Es noticia
Menú
Las acciones de los bancos ya no sirven de refugio inversor ante una subida de tipos
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Tras la subida de tipos

Las acciones de los bancos ya no sirven de refugio inversor ante una subida de tipos

La relación positiva entre los rendimientos del Tesoro y las acciones bancarias se ha desvanecido este año

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La subida de los tipos ha sido buena para las acciones bancarias en el pasado. Sin embargo, esa época parece haber terminado, por ahora. Si los inversores ocasionales saben algo sobre las acciones bancarias, es que son un sector del mercado que puede beneficiarse de la subida de los tipos de interés.

Pero esta sabiduría convencional se basa en algunas suposiciones. En primer lugar, que los intereses que los bancos obtienen de sus activos, como los préstamos, aumentarán más rápidamente que los costes de sus pasivos, como los depósitos. También se supone que la subida de los tipos puede ser una buena señal para la economía y una señal de aumento de la demanda de préstamos o de un riesgo crediticio relativamente bajo.

Foto: Billetes de euro, libra y dólar. (EFE/Daniel Irungu)

Pero parece que los inversores han perdido la fe en esta relación histórica. Los analistas de Autonomous Research midieron la correlación entre las variaciones a un mes del índice bancario KBW Nasdaq y los rendimientos de las notas del Tesoro a 10 años.

En general, ambos se han movido en la misma dirección cada año desde los tiempos de las secuelas de la crisis financiera mundial de 2008, un periodo que incluía el ciclo de subida de tipos previo a la pandemia. Sin embargo, en lo que va de 2022, la correlación ha sido negativa. Autonomous señala además que la correlación negativa ha sido aún más extrema desde que el rendimiento a 10 años alcanzó el 3% en mayo.

Detrás de este colapso se esconden muchas razones. Aunque los bancos aún no han agotado el enorme exceso de depósitos que les llegó durante la pandemia, y los tipos de depósito se han mantenido relativamente bajos, muchos indicios apuntan a un aumento de la presión sobre los costes de financiación.

Foto: Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort. (Reuters/Wolfgang Rattay)

La rapidez con la que las expectativas de tipos han subido, impulsadas por el tono agresivo del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha hecho que incluso los fondos del mercado monetario que invierten en instrumentos a corto plazo puedan tener que ponerse aún al día del todo con la subida de tipos. Pero los fondos monetarios podrían conseguirlo pronto: los estrategas de Barclays esperan que los rendimientos superen el 3% este otoño.

Los mejores tipos ofrecidos por los fondos del mercado monetario pueden empujar a los bancos a subir los tipos de depósito para competir.

"Nos preguntamos si los bancos se han vuelto algo complacientes", escribieron los estrategas de Barclays en una nota esta semana. Para contextualizar, los analistas de Wolfe Research esperan que los costes de los depósitos con intereses en los grandes bancos orientados al consumidor de los que realizan un seguimiento obtengan en torno a un 1,6% de media en el tercer trimestre.

A esto se añade que cada vez es mayor la preocupación por el riesgo crediticio, es decir, por la posibilidad de que se produzcan pérdidas en los préstamos. En una encuesta realizada recientemente por los analistas de Piper Sandler a sus clientes inversores, el 55% de los encuestados afirmó que el riesgo crediticio era el mayor riesgo a corto plazo para los bancos. En una encuesta realizada el año pasado, solo el 5% expresó esa misma opinión.

Foto: EC.

El aumento de los tipos de interés también supone un reto para las carteras de los bancos, aunque parece transitorio. Las pérdidas de mercado en las inversiones de renta fija de los bancos han ejercido cierta presión sobre los niveles de capital. Ese golpe de capital puede revertirse cuando venzan esos instrumentos, y los bancos podrán reinvertir a tipos más altos o hacer más recompras de acciones. El riesgo sería que los bancos tuvieran que empezar a vender bonos con pérdidas porque necesitarán dinero en efectivo para cubrir sus necesidades de liquidez. Pero las reservas de efectivo de los grandes bancos estadounidenses siguen siendo considerables, en torno al 11% de los activos totales, frente al 8% anterior a la crisis, según los datos de la Reserva Federal.

Los bancos no cotizan actualmente a precios desorbitados. Los del S&P 500 cotizan con un ligero descuento respecto al valor contable y por debajo de 10 veces la estimación de beneficios de los analistas para 2022, según FactSet. Ambos son descuentos con respecto a las medias de 10 años de los bancos, y representan un descuento más pronunciado de lo habitual con respecto a los múltiplos del mercado general del S&P 500.

Así que los inversores ya no pueden contar con las acciones bancarias como contrapeso a la subida de los tipos. Pero los bancos tampoco deberían quedar totalmente al margen. Un inversor con un horizonte temporal más largo podría ver los bancos más grandes, con franquicias de depósitos más aisladas de las presiones competitivas, como una forma de apostar por un aterrizaje suave de la economía.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

La subida de los tipos ha sido buena para las acciones bancarias en el pasado. Sin embargo, esa época parece haber terminado, por ahora. Si los inversores ocasionales saben algo sobre las acciones bancarias, es que son un sector del mercado que puede beneficiarse de la subida de los tipos de interés.

Inversores Tipos de interés Reserva Federal Wall Street Journal
El redactor recomienda