Es noticia
Menú
Los inversores deben ir tras el capital flotante
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
El cheque nunca está realmente en camino

Los inversores deben ir tras el capital flotante

Las empresas que retenían el dinero durante más tiempo no valían la pena en la época de los tipos bajos y el exceso de efectivo, pero eso ya ha empezado a cambiar

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Cuando billones de dólares se desplazan entre dos lugares, o cuando simplemente se quedan en el medio, la suma pasa a denominarse capital flotante. En la larga era del dinero fácil y los tipos superbajos, esas enormes sumas no importaban mucho. Ahora sí. Con la subida de los tipos y la lucha de la Reserva Federal por contener la inflación, un mero porcentaje de esa montaña de dinero es, en sí mismo, dinero serio. Esto hará que cambien las cosas para las empresas y los particulares, para bien o para mal.

Los bancos y las agencias de valores son los beneficiarios más obvios del aumento del valor del capital flotante, así como de los que más se habla, ya que una parte clave de su negocio es recoger el dinero en efectivo de los inversores y depositantes y ganar beneficios a partir de él mientras puedan retenerlo. Según Warren Buffett, una de las principales razones por las que se metió en el sector de los seguros fue porque funcionaba con un modelo de "cobrar ahora y pagar después" que generaba un importante capital flotante que él podía invertir. Aunque las acciones de los bancos han tenido problemas con temas como el capital y el riesgo crediticio, las compañías de seguros del S&P 500 han subido más del 5% este año, muy por delante de la caída del 10% del mercado en general.

Foto: El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters/Mary F. Calvert)

Pero el beneficio del capital flotante se está haciendo notar en muchos otros tipos de empresas. Por ejemplo, los proveedores de servicios de nóminas recogen el dinero de las empresas y lo envían a los empleados. Durante este proceso, estas empresas retienen parte del capital durante un tiempo, por ejemplo, antes de enviar las retenciones fiscales a los gobiernos. Durante ese tiempo, pueden obtener ingresos por intereses. A medida que aumentan los tipos de interés, se trata de una fuente de ingresos de rápido crecimiento. Automatic Data Processing, por ejemplo, prevé un aumento de aproximadamente el 60% en los ingresos por intereses de los fondos de los clientes en su próximo año fiscal, hasta un rango de 720 a 740 millones de dólares. Sus acciones han subido casi un 6% en lo que va de año.

Así mismo, las empresas que cobran los pagos mensuales de las hipotecas pueden ganar más a partir del efectivo que retienen antes de que se pague a otras partes. Esto ayuda a aumentar el valor de los derechos de servicio de las hipotecas -el derecho a cobrar los pagos de los propietarios-, que por lo general aumentan cuando lo hacen los tipos de interés, ya que menos prestatarios pagan por adelantado sus hipotecas. Esto puede compensar en gran medida el descenso de los volúmenes de apertura de hipotecas.

Mr. Cooper Group, uno de los mayores administradores de hipotecas, publicó en su reciente informe trimestral que espera que sus ingresos operativos antes de impuestos pasen de 7 millones de dólares en el primer trimestre a más de 125 millones en el cuarto. En lo que va de 2022, ha registrado unos 750 millones de dólares en márgenes positivos sobre sus derechos de servicio. Sus acciones han desafiado una gran caída en todo el sector hipotecario, subiendo más del 11% este año.

Foto: El último tren para subirse a las hipotecas a tipo fijo está a punto de partir. (Foto: iStock))

Por supuesto, el dinero en efectivo, que es valioso para alguien que puede retenerlo, también es valioso para quien lo envía. Las empresas que de repente se encuentran con que están subvencionando a sus contrapartes podrían cambiar de estrategia para retener un mayor porcentaje del capital flotante. Por ejemplo, el gigante de la bolsa y las liquidaciones CME Group vio cómo el porcentaje de ingresos por intereses que obtiene de las garantías en efectivo que mantiene casi se triplicaba en el segundo trimestre. Ahora, sus miembros de liquidación están empezando a retener más efectivo: CME espera que la proporción de garantías no monetarias depositadas, que le reportan menos ingresos, aumente con el tiempo.

A diferencia de las empresas expertas, los consumidores tienen con mucha menos frecuencia la oportunidad de aferrarse a su dinero. Los propietarios de viviendas no pueden decidir simplemente enviar sus pagos de hipoteca con retraso, por ejemplo. Por otro lado, en los últimos años, algunos bancos han puesto el sueldo de los clientes a su disposición uno o dos días antes de que el dinero llegue a su cuenta. A medida que los tipos suben y el dinero en efectivo se vuelve más escaso y valioso, el coste de oportunidad de entregarlo antes a los clientes aumenta.

A algunas empresas les encantaría mantener más dinero en efectivo durante más tiempo antes de pagar las facturas, pero no lo han hecho porque no querían molestar a sus proveedores en un momento pleno de interrupciones de la cadena de suministro, según un estudio reciente realizado por los asesores de pagos de JPMorgan Chase. Las empresas también han intentado ser más agresivas a la hora de cobrar el dinero que se les debe, lo que en parte refleja el auge de la demanda y la transición hacia el comercio electrónico, donde el pago suele ser instantáneo, según explica Gourang Shah, jefe de asesoría global de pagos de JPMorgan. El número medio de días para cobrar un pago después de una venta para un subconjunto de empresas del S&P 1500 se redujo en más de seis días de 2020 a 2021, según el estudio.

Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters/Wolfgang Rattay)

Pero si las cadenas de suministro vuelven a fluir, las empresas podrían intentar aprovecharse de ello reteniendo su efectivo durante más tiempo. Mientras tanto, las empresas que se esfuerzan por conseguir efectivo tendrán que pagar por ello, con la subida de los tipos de los préstamos a corto plazo o vendiendo sus pagos entrantes futuros con descuento. Esto podría ser una buena noticia para los prestamistas o los inversores. Pero también podría aumentar el riesgo y los gastos para las empresas que operan con menores colchones de efectivo. La escasez de efectivo también puede repercutir rápidamente en los mercados. Una breve escasez sistémica de efectivo en 2019 provocó un aumento de los costes de los préstamos a un día y el pánico de los inversores.

Con tanto efectivo aún disponible tras la lucha por liquidez que tuvo lugar a raíz de la pandemia, la situación podría no ser tan mala por un tiempo. La Reserva Federal podría incluso limitar sus esfuerzos de endurecimiento cuantitativo del acceso al dinero si hay suficiente preocupación por la economía. Pero, mientras tanto, las empresas que apuestan por el capital flotante podrían ayudar a algunos inversores a mantenerse a flote, o a ser un ancla para otros.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'

Cuando billones de dólares se desplazan entre dos lugares, o cuando simplemente se quedan en el medio, la suma pasa a denominarse capital flotante. En la larga era del dinero fácil y los tipos superbajos, esas enormes sumas no importaban mucho. Ahora sí. Con la subida de los tipos y la lucha de la Reserva Federal por contener la inflación, un mero porcentaje de esa montaña de dinero es, en sí mismo, dinero serio. Esto hará que cambien las cosas para las empresas y los particulares, para bien o para mal.

Inversores Tipos de interés Wall Street Journal
El redactor recomienda