Es noticia
Menú
Apple y Google, en guardia: por qué los gobiernos recelan de Chrome y Safari
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Ley antimonopolio para las tecnológicas

Apple y Google, en guardia: por qué los gobiernos recelan de Chrome y Safari

Google y Apple controlan más del 80% del mercado a través de Chrome y Safari. Esto ha suscitado dudas entre reguladores y la competencia

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los navegadores web protagonizaron el primer gran caso antimonopolio que desafió el poder de las grandes empresas tecnológicas hace más de dos décadas. Ahora, una nueva generación de reguladores y competidores vuelve a cuestionar si las puertas de acceso a internet están demasiado controladas.

Entonces, en los años noventa, el objetivo era Microsoft Corp. Hoy son Google, de Alphabet Inc., y Apple Inc., quienes controlan en conjunto más del 80% del mercado a través de sus navegadores respectivos, Chrome y Safari.

En el Reino Unido, la Autoridad de Competencia y Mercados anunció en junio que estaba examinando la competencia entre los desarrolladores de navegadores en los dispositivos móviles como parte de una investigación antimonopolio sobre Apple y Google.

Tras recibir quejas por parte de un grupo de desarrolladores de 'software', denominado Open Web Advocacy, la Comisión Europea añadió una sección centrada en los desarrolladores de navegadores a la recién aprobada Ley de Mercados Digitales, que se espera que imponga sanciones a las empresas que no hayan adoptado sus recomendaciones para 2024.

Foto: Un móvil muestra la aplicación de TikTok en Shanghái, China. (EFE/Alex Plavevski)

Varias empresas emergentes también intentan abrirse paso, alegando que pueden hacer que la experiencia con un navegador sea más compatible con las aplicaciones, y con la esperanza de que el panorama competitivo cambie. Microsoft ha organizado un nuevo impulso con su navegador Edge, que ha sustituido a Internet Explorer.

Algunos participantes en el mercado sostienen que Chrome y Safari se han impuesto porque son más rápidos y seguros que sus competidores, y que es relativamente fácil cambiar de un navegador a otro.

Según un portavoz de Google, la gente elige usar Chrome porque es "rápido, seguro y ofrece la mejor experiencia". Añadió también que Google ha hecho que el código subyacente del navegador sea gratuito para que otros lo usen.

Una portavoz de Apple afirmó que la compañía "tiene todo el interés del mundo en apoyar un ecosistema robusto de navegadores y aplicaciones web de terceros, y continuará promoviendo la innovación y la elección, al tiempo que garantiza la protección de la privacidad y la seguridad de los usuarios".

Foto: WSJ.
Las acciones tecnológicas vuelven a reinar en la fiesta de los mercados
The Wall Street Journal. Pia Singh y Hardika Singh

Según los desarrolladores de 'software', los navegadores web son piezas clave en las estrategias que Apple y Google han utilizado para dominar los mercados de internet en la última década.

El navegador Chrome alberga casi dos tercios de la actividad de internet en todo el mundo y es un importante motor de tráfico para el lucrativo motor de búsqueda de Google. La empresa ha frenado en ocasiones la implementación de nuevas funciones que corrían el riesgo de reducir el tráfico del motor de búsqueda, según cuentan personas familiarizadas con las decisiones pertinentes. El portavoz de Google estableció que la compañía prueba regularmente nuevas características en Chrome y da prioridad a la experiencia del usuario, el rendimiento y la seguridad a la hora de tomar decisiones sobre el producto.

"Google tiene incentivos para hacer de Chrome un gran cuadro de búsquedas en Google", opina Josh Miller, director ejecutivo de Browser Company of New York Inc. Esta empresa está creando un producto competidor llamado Arc que, según Miller, pretende servir a los flujos de trabajo y las necesidades del usuario medio de internet.

The Browser Company recaudó 15 millones de dólares este mes a través de una ronda de financiación, dirigida por el cofundador de Instagram Mike Krieger, en la que participaron el director general de Shopify Inc., Tobi Lütke, y Stewart Butterfield, director ejecutivo de Slack, valorando la empresa de casi tres años en unos 350 millones de dólares.

Foto: Foto: EC Diseño.

Google lanzó Chrome en 2008, y con su presentación minimalista y su rápido rendimiento, encontró inmediatamente un público, superando a Internet Explorer en cuota de mercado menos de cuatro años después de su debut, según datos de Statcounter.

La temprana decisión del equipo de Chrome de Google de combinar las barras de URL y de búsqueda en un solo campo contribuyó a que el navegador se convirtiera en una importante fuente de tráfico para el motor de búsqueda, la mayor fuente de ingresos de la empresa. Los analistas de Bernstein estimaron que Google iba camino de pagar unos 15.000 millones de dólares a Apple el año pasado por el derecho a tener su motor de búsqueda como predeterminado en Safari, que se lanzó en 2003.

La importancia de Chrome también ha aumentado para Google, ya que la empresa está trabajando para eliminar las herramientas de 'software' conocidas como 'cookies', que se utilizan para exponer a los usuarios de internet a publicidad personalizada.

Foto: Imagen del logo de Google Chrome rodeado de un código junto a la palabra 'spy'. (Dado Ruvic/Reuters)

El entorno competitivo es diferente al de los años noventa, cuando los rivales de Microsoft se quejaron de que la empresa había inclinado artificialmente el mercado a su favor al incluir el navegador Internet Explorer en su sistema operativo Windows, lo que dio pie a una demanda antimonopolio. Los fiscales federales acabaron retirando las demandas relacionadas con esas tácticas, y Microsoft resolvió la demanda aceptando cambiar algunas de sus prácticas comerciales.

Aunque los navegadores Chrome, de Google, y Safari, de Apple, se han librado hasta ahora de la atención de las instituciones antimonopolio, su competencia ha alzado recientemente la voz ante los legisladores y reguladores por los supuestos abusos del mercado.

Algunos competidores han afirmado que Google, que se enfrenta a una demanda del Departamento de Justicia por su dominio en las búsquedas en línea, ha utilizado indicios y trucos sutiles que dificultan a los buscadores y navegadores de terceros la distribución de sus productos a través de Chrome. Un portavoz de Google refutó las quejas de que Chrome interfiere con los competidores.

Foto: Ilustración del logotipo de Google Chrome (Reuters)

Mientras tanto, algunos desarrolladores de 'software' han criticado como anticompetitiva la política de Apple de prohibir que los navegadores distintos de Safari ejecuten sus propios programas de 'software', conocidos como motores de navegación, en los dispositivos móviles de Apple. Los navegadores de la competencia en los dispositivos de Apple deben estar construidos con WebKit, el programa de 'software' de código abierto que hace funcionar a Safari.

Una sección de la Ley de Mercados Digitales de la Unión Europea se centra en los motores de navegación y su potencial para ser abusados de manera anticompetitiva.

Según una portavoz de Apple, WebKit es importante a la hora de proteger la privacidad y la seguridad, así como para promover la eficiencia y el rendimiento. Explicó además que los usuarios pueden cambiar fácilmente su navegador por defecto en los dispositivos de la marca.

Foto: Imagen: EC.

En Estados Unidos, algunos fabricantes de navegadores más pequeños consideran prometedora la propuesta de ley antimonopolio respaldada por la senadora Amy Klobuchar (representante de Minnesota, del Partido Demócrata), cuyo objetivo es impedir que las grandes empresas tecnológicas den prioridad a sus propios productos a expensas de los servicios de la competencia.

La Fundación Mozilla, que desarrolló el navegador Firefox, compró un anuncio de página completa en el 'Washington Post' el mes pasado para expresar su apoyo al proyecto de ley, escribiendo que las grandes empresas tecnológicas han dificultado que los usuarios "descubran, instalen y utilicen Firefox como navegador preferido".

Los esfuerzos de las grandes empresas tecnológicas por favorecer sus propios productos de navegación hacen "muy difícil que haya más opciones", opina Mika Shah, vicepresidente de producto y política de Mozilla Corp. "Los navegadores, en particular, son realmente personales".

Foto: MarketWatch.

La mayor parte de los ingresos de Mozilla proviene de un acuerdo de larga duración para que Google sea el motor de búsqueda por defecto en Firefox, acuerdo que se espera que expire el próximo año.

DuckDuckGo, que ofrece un motor de búsqueda centrado en la privacidad, contó ante los legisladores estadounidenses que investigan a las grandes empresas tecnológicas que ha llegado recientemente a la conclusión de que su única opción es crear su propio navegador para competir con Google.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Los navegadores web protagonizaron el primer gran caso antimonopolio que desafió el poder de las grandes empresas tecnológicas hace más de dos décadas. Ahora, una nueva generación de reguladores y competidores vuelve a cuestionar si las puertas de acceso a internet están demasiado controladas.

Navegadores Microsoft En el punto de mira Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda