Es noticia
Menú
Adiós al patrón oro: lecciones de los tres días que cambiaron la economía mundial
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Medidas de Nixon para afrontar la crisis

Adiós al patrón oro: lecciones de los tres días que cambiaron la economía mundial

Reflexionamos con Jeffrey Garten, antiguo subsecretario de Comercio de EEUU, sobre las lecciones que nos enseñan las decisiones económicas tomadas por la Administración Nixon en Camp David en 1971

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La época de Nixon ha quedado empañada en la historia por los escándalos políticos en que se vio envuelta esa Administración. Pero, según el economista Jeffrey Garten, algunas de las decisiones económicas tomadas bajo el mandato del presidente Richard Nixon merecen ser revisadas por el trabajo en equipo, la eficiencia y la decisión que mostró ante el caos económico que se avecinaba.

Un momento clave se produjo en 1971, cuando Nixon y su Administración se enfrentaban a una inminente crisis económica. El sistema monetario mundial dependía de las menguantes reservas de oro. Los crecientes desequilibrios comerciales amenazaban con desestabilizar Estados Unidos. El país norteamericano necesitaba deshacerse de parte de su carga económica, pero no podía arriesgarse a debilitar su posición en el sistema internacional. Si se desatase un pánico bancario relativo al oro, superaría rápidamente las reservas, y décadas de confianza y prosperidad en Estados Unidos quedarían por los suelos.

Ante esta realidad, Nixon convocó una reunión secreta de sus asesores de mayor confianza. Durante tres días, en Camp David, en agosto de 1971, el grupo elaboró rápidamente un audaz plan para cambiar la política monetaria y restablecer la posición económica de Estados Unidos en el mundo. Se evitó una crisis económica y comenzó una nueva era de globalización.

Foto: Los carteles de precios son microrrelatos de terror. (EFE/Luis Millan)

Garten es un antiguo subsecretario de Comercio y autor de ' Three Days at Camp David: How a Secret Meeting in 1971 Transformed the Global Economy' ('Tres días en Camp David: cómo una reunión secreta en 1971 transformó la economía mundial').

La conversación a continuación ha sido editada.

PREGUNTA. Nixon eliminó el vínculo entre el dólar y el oro. ¿Por qué fue tan importante ese cambio?

RESPUESTA. El dólar ha sido una de las principales fuentes de poder, influencia y apalancamiento para Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. La reunión de Camp David se diseñó para asegurar que esto no cambiase, aunque fuera necesario para ello establecer un nuevo sistema. Tuvieron mucho éxito a la hora de implementar algo que muchos opinaban que nunca funcionaría, que era tener estos tipos de cambio flexibles y mantener el dólar como la moneda clave con diferencia. Fue un ajuste masivo de una.

Foto: Foto: EC Diseño.

P. La decisión de Camp David ayudó a Estados Unidos a encontrar un equilibrio entre su propia salud económica y sus responsabilidades y su posición mundial. ¿Cree que podemos repetir ese éxito?

R. Sería realmente difícil para Estados Unidos actuar hoy con la misma eficacia que en 1971. La razón tiene que ver con nuestra polarización política interna. En 1971, Nixon consiguió que el Congreso le apoyara totalmente. Pero ahora los partidos parecen tan irreconciliables. El peligro que ello conlleva no se limita solo al momento actual. También está la posibilidad de que otros países nos miren y digan, ¿de qué sirve la palabra de EEUU hoy si mañana puede haber elecciones y el poder se inclina hacia otro lado? ¿Dónde está nuestra credibilidad si no parece haber un consenso subyacente sobre lo que representa Estados Unidos y cuál debe ser nuestra política?

P. ¿Cree que pronto volverá a producirse un cambio radical en el sistema monetario mundial?

R. No, no lo creo. Es comprensible que hoy en día se discuta mucho sobre el desafío que supone para el dólar la moneda china. Y también se habla mucho de que, en algún momento, vamos a entrar en una era de criptodivisas que supondría un gran revés para el dólar. Siempre es tentador hablar de la amenaza al rey, pero no hay ningún escenario plausible en muchas décadas que derribe al dólar de su posición, o que cambie el sistema de monedas flexibles y flotantes.

Foto: Billetes de dólar. EFE/Juan Ignacio Roncoroni

P. ¿Qué hace que el dólar sea más atractivo que, por ejemplo, la moneda china?

R. El mundo tiene más confianza en nuestras instituciones que en las de cualquier otro país. Cuando observa la Reserva Federal, la Comisión del Mercado de Valores y todo el sistema regulatorio, aunque sabemos que hay muchas debilidades en relación con otros países, la gente siente que puede meter su dinero con confianza en Estados Unidos porque siempre podrá sacarlo. No hay ningún país en el mundo que tenga a la vez el imperio de la ley y el enorme número de oportunidades para invertir. Por eso China no será un rival para Estados Unidos en un futuro previsible.

P. Si los dirigentes estadounidenses celebraran hoy una reunión en Camp David, ¿qué figuraría en el orden del día?

R. No tenemos dominio en el sistema mundial para hacerlo sin grandes consultas con otros países clave. Ahora es un sistema mucho más multilateral.

Pero respondiendo a su pregunta, si se reunieran en Camp David, uno de los temas sería: ¿cómo vamos a hacer frente a la inflación mundial? ¿Cómo vamos a asegurarnos de que haya coordinación entre los bancos centrales? Porque si toda la carga recae en la Reserva Federal de Estados Unidos, vamos a ver tipos de interés muy altos que aplastarán la economía.

La segunda categoría de temas tratados sería: ¿cómo podemos coordinar mejor el enfoque del precio de la energía y los alimentos? Si seguimos el rumbo que llevamos ahora, el aumento de los precios de los alimentos en los países en desarrollo va a provocar una inestabilidad política masiva y flujos de refugiados mucho mayores. Se convertirá en un mundo extremadamente inestable en el que Estados Unidos va a tener que hacer mucho más de lo que estamos haciendo.

¿Cómo vamos a hacer frente a la inflación mundial? ¿Cómo vamos a asegurarnos de que haya coordinación entre los bancos centrales?

P. La Reserva Federal es enormemente poderosa, pero pasó a un segundo plano en la historia de Camp David. ¿Por qué?

R. La Fed era muy poderosa en 1971, pero estaba dirigida por alguien que no quería usar la munición disponible. El verdadero problema era que el presidente de la Fed, Arthur Burns, era demasiado cercano al presidente Nixon y estaba dispuesto a hacer todo lo que Nixon quería. Es realmente una cuestión de quién dirige la Fed, si la Fed es independiente, si la Fed tiene una mentalidad global. Mi opinión es que [el presidente actual Jay] Powell está haciendo todo eso. Es un excelente presidente de la Fed para los problemas que tenemos hoy en día.

P. Los antecedentes y las personalidades de los participantes en Camp David contribuyeron al éxito del evento. ¿Es eso también cierto hoy en día?

R. A menudo se habla de la Administración Nixon en términos negativos, pero según los resultados de mi investigación, antes del Watergate tenían algunas personas de gran talento. Eran personas con un historial muy importante y con una gran mentalidad pública. Independientemente de lo que se piense sobre las decisiones, es bastante difícil decir que se podría haber tenido a gente. Escribí el libro durante la Administración Trump, y creo que habría sido fácil concluir entonces que el talento no era ni de lejos lo que era en la Administración Nixon. Simplemente, no tenían la experiencia, el ancho de banda o el espíritu público.

Foto: El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters/Elizabeth Frantz)

Hoy es diferente. Powell es visto, con razón, como un jugador importante con gran independencia. Es difícil encontrar a alguien con más experiencia que [la secretaria del Tesoro] Janet Yellen. La jefa del Departamento de Comercio también tiene mucha experiencia y conocimientos. Si se mira persona por persona, tenemos suerte de contar con las personas que tenemos en el cargo actualmente.

P. ¿Qué lecciones debemos aprender de la reunión que ayuden a resolver algunos de nuestros problemas actuales?

R. Una de las lecciones es que se necesitan personas realmente inteligentes que entiendan la economía global para tomar las decisiones.

Una de las lecciones es que se necesitan personas realmente inteligentes que entiendan la economía global para tomar las decisiones

La segunda lección es que Estados Unidos tiene mucha responsabilidad sobre sus espaldas. Eso era cierto en 1945, era cierto en 1971 y sigue siendo cierto ahora. Nos corresponde intentar liderar y no decir, como creo que se dijo en la Administración Trump, que esto es una jungla y que vamos a posicionarnos como el rey de las bestias. Se necesita un conjunto de supuestos sobre lo que es y lo que pretende Estados Unidos en el mundo. Creo que ahora tenemos eso, pero puede que no lo tengamos para siempre. Es una lección que realmente importa.

El tercer suceso que ocurrió en los años setenta fue que después de la reunión hubo una gran cantidad de negociaciones y consultas durante los siguientes meses y años. Así que, solo porque Estados Unidos haya tomado una decisión, no significa que la decisión no deba ser modificada. Incluso los países grandes y poderosos tienen que tener en cuenta los intereses de los demás y ser algo flexibles.

Gracias, Jeffrey.

*Contenido con licencia de 'Barron’s'.

La época de Nixon ha quedado empañada en la historia por los escándalos políticos en que se vio envuelta esa Administración. Pero, según el economista Jeffrey Garten, algunas de las decisiones económicas tomadas bajo el mandato del presidente Richard Nixon merecen ser revisadas por el trabajo en equipo, la eficiencia y la decisión que mostró ante el caos económico que se avecinaba.

El redactor recomienda