Es noticia
Menú
El caos en los aeropuertos europeos se prolongará más allá del verano
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Las restricciones se alargan hasta octubre

El caos en los aeropuertos europeos se prolongará más allá del verano

Para las compañías aéreas, las restricciones más duraderas suponen una nueva frustración mientras intentan reorganizar sus operaciones

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las compañías aéreas se están preparando para que la desorganización de los viajes de este verano en Europa continúe en otoño, con algunos de los aeropuertos más grandes de la región, ampliando los límites de pasajeros, mientras luchan por seguir el ritmo de la rápida recuperación de los viajes aéreos.

Los principales aeropuertos, como Heathrow (Londres), Frankfurt o Schiphol (Ámsterdam), han anunciado recientemente que las restricciones de capacidad durarán al menos hasta octubre, ya que están luchando por contratar más personal.

Foto: Turistas en la playa de Maspalomas (Gran Canaria). (EFE/Elvira Urquijo)

Los aeropuertos de toda Europa impusieron límites al número de pasajeros y vuelos que podían pasar por sus instalaciones este verano después de que, en ocasiones, se vieran desbordados por un repunte de la demanda mayor de lo esperado. Tras dos años de restricciones a los viajes debido a la pandemia, los pasajeros que vuelven a surcar los cielos se han encontrado con largas colas en los controles de seguridad, un repunte de las pérdidas de equipajes y retrasos o cancelaciones regulares de los vuelos.

Para las compañías aéreas, las restricciones más duraderas suponen una nueva frustración mientras intentan reorganizar sus operaciones. Los topes de pasajeros ya han llevado a las compañías a cancelar más vuelos y a detener algunas reservas, lo que parece que también afectará a las vacaciones escolares de otoño, normalmente ajetreadas.

Aunque las aerolíneas europeas están registrando beneficios por primera vez desde la pandemia, el caos en los aeropuertos, los retrasos y las cancelaciones están desembocando en fuertes indemnizaciones y gastos operativos, y han llevado a muchas compañías a reducir sus planes de vuelo.

Foto: Foto: EFE/Stephanie Lecocq.

Para los pasajeros, la continua amenaza de trastornos podría disuadir a algunos de viajar.

Emily Cutler ha decidido no volar a Grecia después de que un reciente viaje con su hijo de 3 años se viera empañado por una espera de dos horas en la pista de aterrizaje, una conexión perdida en Heathrow y una estancia de una noche en una de las terminales del aeropuerto. Viajaba desde Newcastle, en el noreste de Inglaterra, para visitar a sus padres por primera vez desde que comenzó la pandemia.

"Estaba pensando en volver a visitar a mis padres en otoño. He decidido que no lo haré", afirmó la Sra. Cutler.

Los aeropuertos, sin embargo, dicen que los topes —de una escala sin precedentes— están ayudando.

Foto:  Largas colas de turistas esperan en la zona de embarque de la aerolínea EasyJet en el Aeropuerto de Palma de Mallorca. (EFE)

"La introducción del límite de demanda ha permitido que los pasajeros realicen viajes mejores y más fiables", afirmó el jueves el director ejecutivo de Heathrow, John Holland-Kaye, mientras el aeropuerto informaba de que 6,3 millones de pasajeros pasaron por sus terminales en julio, lo que supone un aumento de más del cuádruple respecto al mismo periodo del año anterior.

En la primera semana de agosto, el 24,7% de los vuelos que salieron de Heathrow llegaron a su destino más tarde de lo previsto, según datos de FlightAware, lo que representa una mejora frente al 54,5% de vuelos retrasados en la semana que terminó el 26 de junio, y es el mejor resultado desde principios de mayo.

Tanto en Schiphol como en Frankfurt se han registrado mejoras similares, según los datos de FlightAware.

Foto: Vendedores ambulantes en la playa de Sanya. (Reuters/Tingshu Wang)

Heathrow ha comunicado a las compañías aéreas que se preparen para que el límite diario de pasajeros de salida se aplique hasta finales de octubre, con la idea de mantener las restricciones hasta que se contrate personal suficiente para evitar la congestión. Las medidas actuales, que debían levantarse el 11 de septiembre, limitan el número de pasajeros a 100.000 al día, es decir, 4.000 menos de los que las compañías aéreas tenían previsto que pasasen por el mayor centro de operaciones de Europa en agosto y septiembre.

El director general del aeropuerto también ha planteado la posibilidad de que los límites vuelvan a aplicarse el verano que viene, ya que los servicios de asistencia en tierra y las compañías aéreas del aeropuerto tienen dificultades a la hora de contratar más personal de equipaje, operadores de puentes aéreos y personal de facturación.

"Si el panorama de los recursos cambia, también cambiaremos el límite, pero este seguirá vigente hasta que se resuelva el problema de los recursos", anunció una portavoz del aeropuerto, añadiendo que aún no se ha fijado una fecha definitiva para levantar el límite.

Foto: Imágenes del informe oficial Vuelo 4102. (Cedida)

Los aeropuertos y las empresas de asistencia en tierra han tratado de incorporar rápidamente a miles de nuevos empleados, pero sus esfuerzos se han visto ralentizados por los largos tiempos de espera para las comprobaciones de seguridad de los antecedentes y un mercado laboral restringido. Fraport AG, propietaria del aeropuerto de Frankfurt, ha contratado a trabajadores temporales con salarios más altos, ha aumentado los sueldos de algunos empleados y ha ofrecido bonificaciones a la tripulación que esté dispuesta a hacer turnos extra.

British Airways, que usa Heathrow como principal centro de operaciones, dejó de vender temporalmente billetes este mes en todas las rutas europeas y nacionales para mantenerse por debajo del límite. Está previsto que siga restringiendo las ventas en determinados vuelos, incluidas las rutas internacionales, hasta que se levante el límite de pasajeros.

Luis Gallego, director general de la empresa matriz de British Airways, International Consolidated Airlines Group SA, aseguró a los analistas en una llamada de resultados a finales del mes pasado que espera una mejora demostrable de los niveles de interrupción a finales de año.

Foto: El acueducto de Segovia. (EFE/Pablo Martín)

Según Gallego, aunque el rendimiento de la puntualidad estaba mostrando cierta mejora, la aerolínea seguía luchando bajo la presión del aumento del número de pasajeros. "Todavía tenemos días en los que no podemos hacer frente al volumen", admitió.

En Alemania, el aeropuerto de Frankfurt también tiene previsto prolongar el límite de vuelos hasta octubre, con 90 por hora, frente a los 104 de 2019. Según un portavoz, también está estudiando con los reguladores y las aerolíneas si se requerirán restricciones similares en la temporada de vuelos de invierno, a partir de noviembre.

Deutsche Lufthansa AG, que cuenta con Frankfurt como su mayor aeropuerto central, ha suprimido miles de vuelos en varias oleadas para aliviar la presión en el aeropuerto, que según la empresa se había visto especialmente afectado por la escasez de personal de asistencia en tierra, en parte debido a mayores tasas de baja por enfermedad. La aerolínea ya ha acogido con satisfacción los recortes de capacidad para gestionar la congestión.

Foto: El logo del operador Aena en el Aeopuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez. (Reuters/Sergio Pérez)

Ámsterdam Schiphol anunció que iba a prorrogar la limitación de pasajeros hasta octubre. Con el cambio de estación, los viajeros suelen llevar más equipaje, ropa de abrigo o equipo de senderismo, lo que, según el aeropuerto, contribuirá a alargar las colas de seguridad y facturación.

En respuesta, KLM Royal Dutch Airlines está limitando la venta de billetes para los vuelos que salen de Ámsterdam durante los próximos dos meses, pero dijo que no espera cancelar ningún vuelo adicional. "Estas medidas son necesarias para mantener la situación en Schiphol bajo control para los clientes", estableció la aerolínea.

Foto: Avión de Air France. (Reuters/Sarah Meyssonnier)

El consejero delegado del grupo Air France-KLM, Ben Smith, declaró el mes pasado que espera que la batalla del sector contra la escasez de mano de obra, la congestión y las limitaciones de la cadena de suministro sea una lucha a largo plazo.

"El auge de la demanda cogió a muchos por sorpresa", reconoce Smith. "Pero la realidad es que algunos de estos trastornos seguirán apareciendo durante muchos años".

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'

Las compañías aéreas se están preparando para que la desorganización de los viajes de este verano en Europa continúe en otoño, con algunos de los aeropuertos más grandes de la región, ampliando los límites de pasajeros, mientras luchan por seguir el ritmo de la rápida recuperación de los viajes aéreos.

Aeropuertos Heathrow Pandemia Aerolíneas Inglaterra Indemnizaciones Wall Street Journal
El redactor recomienda