Es noticia
Menú
El hambre en el mundo aumenta y estas empresas tienen mucho que decir
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
CRISIS MUNDIAL SIN PRECEDENTES

El hambre en el mundo aumenta y estas empresas tienen mucho que decir

Según las Naciones Unidas, casi una de cada tres personas en todo el mundo —es decir, 2.300 millones de personas— no tenía acceso a una alimentación adecuada en 2021

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El calor abrasador y la sequía marchitan las cosechas en el Medio Oeste y el este de África. Una pandemia sin fin. La guerra en Ucrania. Pocas veces el mundo ha visto tal confluencia de desastres, que amenazan la capacidad de las naciones para alimentar a los hambrientos, este año y en adelante.

Los precios de los alimentos estaban subiendo incluso antes de la guerra en Ucrania, perjudicados por las interrupciones relacionadas con la pandemia, que se suman a la devastación causada por las catástrofes meteorológicas, más frecuentes y graves. Según las Naciones Unidas, casi una de cada tres personas en todo el mundo —es decir, 2.300 millones de personas— no tenía acceso a una alimentación adecuada en 2021, lo que supone un aumento de 350 millones con respecto a los niveles anteriores a la pandemia. Se calcula que entre 702 y 828 millones de personas en el mundo pasarán hambre, lo que supone un aumento de 150 millones respecto a los niveles anteriores a la crisis.

Foto: Inicio de las rebajas en un centro comercial madrileño. (EFE/Javier Lizón)

La invasión de Ucrania por parte de Rusia agravó el problema, al dejar el mundo sin, al menos temporalmente, el suministro de una cuarta parte del trigo del planeta, además del aceite de girasol, uno de los principales aceites para cocinar. Las sanciones impuestas a Rusia, que aporta aproximadamente una quinta parte de las reservas mundiales de potasa, han hecho subir los precios de este fertilizante clave, amenazando el rendimiento de la cosecha del año próximo.

El resultado es "una crisis de hambre mundial sin precedentes", según el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres. El índice de precios de los alimentos de la ONU para una cesta de productos básicos ha batido récords este año, aumentando un 62% en junio con respecto a los niveles de 2019. En Estados Unidos, los precios de los alimentos subieron un 10,4% en junio con respecto al año anterior, el mayor aumento en 40 años.

"Hay indicios de que el panorama está cambiando, pero la seguridad alimentaria es un problema que no desaparecerá el año que viene"

Algunos precios de las materias primas se han moderado, y Rusia y Ucrania acordaron recientemente un pacto para reanudar las exportaciones de grano ucraniano, aunque su ejecución exitosa es todo menos segura. "Hay indicios de que el panorama está cambiando, pero la seguridad alimentaria es un problema que no desaparecerá el año que viene", afirma Joyce Chang, presidenta de investigación global de JP Morgan, que ve que la inflación alimentaria mundial se reducirá en el cuarto trimestre.

Las empresas de equipos agrícolas, semillas y fertilizantes esperan aumentar la producción de alimentos. Al igual que los fabricantes de vacunas Pfizer y Moderna, que podrían aliviar las consecuencias de una crisis mundial ayudando a obtener más alimentos de menos tierras, y también aumentar sus beneficios en el camino.

Foto: El sector primario teme que la actual deriva inflacionista conduzca a un escenario de recesión como el vivido en 2008 y 2009. (EFE/Luis Tejido)

Mientras que Pfizer y Moderna utilizaron una revolucionaria tecnología de vacunas para contrarrestar el virus del covid-19, las empresas agrícolas y alimentarias están aprovechando las nuevas tecnologías para hacer más eficiente la producción de alimentos. Por ejemplo, Deere (DE) y CNH Industrial (CNHI) están utilizando drones, robótica y sistemas de navegación, junto con el análisis de datos, para que los agricultores sean más productivos. La tecnología agrícola se ha convertido en un creciente foco de innovación, atrayendo 10.500 millones de dólares de capital riesgo el año pasado, según PitchBook.

La pandemia, la guerra en Ucrania y el cambio climático ilustran la vulnerabilidad de los suministros de alimentos, amenazando con mantener los precios elevados durante los próximos años. Eso inflige más dolor a quienes ya luchan contra el hambre en Estados Unidos y en todo el mundo. También complica la lucha contra la inflación de los bancos centrales, ya que aumenta el riesgo de recesión, y pone a prueba las finanzas de los países de América Latina, África y Asia.

Foto: Una frutería. (EFE/Víctor Lerena)

Según la ONU, el 52% de todas las tierras agrícolas están degradadas, es decir, sufren la erosión del suelo, lo que se traduce en la disminución del rendimiento de los cultivos y la pérdida de biodiversidad. Si se mantienen las prácticas actuales, la ONU ha advertido que un área adicional equivalente al tamaño de Sudamérica sufrirá el mismo destino en 2050.

Haim Israel, que dirige el equipo de Investigación Temática Global de Bank of America, afirma que el mundo está utilizando la naturaleza 1,7 veces más rápido de lo que la biocapacidad de la Tierra puede regenerar. Según él, en 2030, si se mantienen las tendencias actuales, esa velocidad se multiplicará por dos.

Foto: El cambio climático amenaza a la agricultura (Fuente: iStock)

A medida que la gente lucha por los alimentos y el coste de la vida se dispara, la presión financiera se está convirtiendo en disturbios políticos en lugares como Sri Lanka y Perú. "El riesgo de disturbios por la inflación de los alimentos es mayor que en la última década", afirma Peter Ceretti, analista de Eurasia Group.

El aumento de los precios de los alimentos ya está poniendo a prueba a los bancos de alimentos en Estados Unidos, ya que cada vez hay más gente haciendo cola para recibir ayuda. Las subidas de los precios de los alimentos son aún más dolorosas para los países de bajos ingresos, donde los alimentos representan aproximadamente el 45% de los ingresos de los hogares, por término medio. Los hogares estadounidenses, por término medio, gastan el 10,3% de su presupuesto en alimentos, según el USDA.

Reforzar el suministro nacional de alimentos es una prioridad, pero en algunos casos se hace a expensas del libre comercio

Los responsables políticos se apresuran a responder. Túnez ha puesto en marcha subvenciones alimentarias. India reintrodujo las subvenciones a los fertilizantes, y Egipto limitó los precios de una pita común a base de trigo, mientras que México intentó congelar algunos precios de los alimentos. Aunque estas medidas podrían ayudar a calmar el descontento social, amenazan la ya tensa situación fiscal de los países.

Reforzar el suministro nacional de alimentos es una prioridad, pero en algunos casos se hace a expensas del libre comercio, lo que agrava la escasez y las subidas de precios. India, que prohibió las exportaciones de trigo y limitó las de azúcar tras una ola de calor, es uno de los 34 países que han impuesto algún tipo de restricción a las exportaciones de alimentos y fertilizantes, un fenómeno que se produjo por última vez durante la crisis alimentaria de 2008 a 2012, según el Banco Mundial.

Foto: Planta de tratamiento de fertilizantes en Shandong, China. (Reuters/Stringer)

"Acontecimientos como estos recuerdan a los países su propia vulnerabilidad, y se ven reacciones inmediatas", dice Caitlin Welsh, directora del programa de seguridad alimentaria mundial del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, que anteriormente trabajó para el Departamento de Estado de Estados Unidos en cuestiones de seguridad alimentaria.

Cerca del 60% de la producción mundial de alimentos procede de cinco países: China, Estados Unidos, India, Brasil y Argentina. Las crisis simultáneas en la producción de cereales son cada vez más probables en las próximas décadas debido a los fenómenos meteorológicos extremos, según los modelos de la consultora McKinsey. McKinsey afirma que, entre 1998 y 2017, la probabilidad de que se produjera una crisis del 15% en la producción de cereales era de una entre 100. Ahora, la probabilidad se duplica de aquí a 20 años. Pero la probabilidad se duplica de aquí a 2030 debido a los riesgos para la producción de maíz, arroz y soja. Estos cultivos se ven más perjudicados por los patrones meteorológicos más extremos resultantes del cambio climático.

Para hacer frente a estos problemas será necesario un esfuerzo conjunto de las naciones y sus líderes en todo el mundo: según las Naciones Unidas, se necesitará aproximadamente un 60% más de alimentos que en 2010 para alimentar a la población mundial de 9.700 millones de personas en el año 2050. La renovada atención al suministro mundial de alimentos aumenta la demanda de empresas como los gigantes de la maquinaria agrícola Deere y CNH Industrial. Su reto: aumentar la eficiencia cambiando radicalmente la agricultura a medida que la tierra cultivable se agota debido a sequías, incendios forestales e inundaciones cada vez más frecuentes.

Foto: El alza de precio de los fertilizantes amenaza la producción de alimentos. (EFE/Alaa Badarneh)

El dominio de Deere, con más de 6.000 distribuidores en más de 100 países, ha hecho que la empresa sea más rentable que sus rivales, lo que le permite gastar 1.500 millones de dólares al año en investigación y desarrollo y obtener una ventaja tecnológica. Las inversiones en pulverización y siembra de precisión permiten a los agricultores identificar las malas hierbas que hay que eliminar, ahorrando dinero en productos químicos. Los tractores robotizados reducen la compresión del suelo, lo que hace que los cultivos sean más vulnerables y requieran más riego y fertilizantes.

Las acciones son una de las principales participaciones de Dmitry Khaykin, cogestor del fondo ClearBridge Large Cap Value Fund. Él dice que la perspectiva de los camiones de autoconducción en los campos a finales de este año debería ayudar a Deere a reclutar talento de la talla de Waymo de Google.

"Google domina las búsquedas porque hay más gente que utiliza las búsquedas de Google que las de otros", dice. "Puede ser lo mismo para Deere, dándoles más datos para entrenar sus algoritmos para dar a los agricultores mejores resultados". La empresa está impulsando un servicio de suscripción en torno a los datos recogidos de los tractores y herramientas de la compañía. Las suscripciones representan ahora menos del 1% de las ventas, pero el director general, John May, dice que podrían crecer hasta el 10% a finales de la década, haciendo que el negocio sea menos cíclico.

Khaykin considera que Deere aumentará sus beneficios entre un 10% y un 15% en los próximos años, una oportunidad atractiva para una acción que cotiza a 12 veces los beneficios del próximo año fiscal que finaliza en octubre.

Foto: Tomy Rohde, con su tractor John Deere. (Imagen cedida)

El rival de Deere, CNH Industrial, es una opción aún más barata. La empresa, que vende marcas como Case y New Holland, ha pasado por varias encarnaciones, fusionándose con Fiat Industrial en 2013. En enero, el negocio de equipos agrícolas y de construcción de la empresa se separó de su negocio de camiones por carretera.

El mercado no ha apreciado del todo el cambio, dice David Herro, cogestor del fondo Oakmark Global Select, que posee CNH Industrial. Según Herro, las acciones han bajado un 30% desde el máximo del 25 de marzo, de 16,80 dólares, y la empresa está infravalorada. Ha realizado exitosas inversiones en agricultura de precisión, importantes para la productividad, añade.

Foto: Elon Musk. (Getty) Opinión

El director ejecutivo de CNH, Scott Wine, dice a 'Barron's' que la empresa está "recuperando rápidamente el terreno perdido" en relación con Deere, gracias a la adquisición por parte de CNH de la empresa de tecnología agrícola de precisión Raven Industries, por valor de 2.100 millones de dólares, a finales del año pasado. "Dentro de unos años, seremos tan buenos o más".

Los analistas esperan que los ingresos netos de la empresa caigan un 4% este año respecto al anterior, hasta los 1.800 millones de dólares, pero que se recuperen el año que viene, con un aumento de los ingresos netos del 11%, hasta los 2.000 millones de dólares. Los analistas son relativamente optimistas, con un precio medio objetivo entre los encuestados por FactSet de 15,81 dólares, lo que representa un 33% de subida desde los niveles actuales.

Foto: La tecnología es esencial en el futuro ganadero español. (iStock)

Corteva también ha invertido mucho, destinando cerca del 8% de sus ventas a la investigación y el desarrollo de tecnologías de productividad de cultivos de nueva generación que ayuden a los agricultores a mejorar el rendimiento de las cosechas, aumentar la producción y reducir la variabilidad de la producción de un año a otro, sin importar el clima.

La empresa se separó de DowDuPont en 2019. Es la combinación del negocio de semillas Pioneer de DuPont, que vende semillas genéticamente modificadas y convencionales a los agricultores de todo el mundo, y el negocio de productos químicos para cultivos de Dow.

Foto: Sede del Banco de Inglaterra.

Corteva ha aprovechado esa inversión y su fuerte posición en el mercado para generar un crecimiento constante de las ventas y los beneficios. Wall Street espera que las ventas aumenten un 5% de media anual entre 2022 y 2025, y que los beneficios aumenten un 13% de media durante el mismo periodo.

Desde su disolución, las acciones de Corteva han hecho ganar a los inversores una media del 25% anual, frente al 12% del S&P 500 en el mismo periodo. El analista de Fermium Research, Frank Mitsch, elevó recientemente su precio objetivo a 62 dólares, un 10% por encima de los niveles actuales.

Nos "encanta su posicionamiento frente a los competidores Bayer y Syngenta", dice Mitsch. Corteva también está lanzando nuevos productos en los próximos años, y Mitsch espera que el CEO Chuck Magro, que llegó a Corteva a finales de 2021 desde el gigante de los fertilizantes Nutrien, mejore los márgenes de beneficio.

Foto: Campos de trigo. (EFE)

A corto plazo, los precios de los fertilizantes son una de las principales preocupaciones que se ciernen sobre los agricultores. A diferencia de algunos rivales, ICL Group produce fertilizantes de fosfato y potasa, en lugar de nitrógeno dependiente del gas natural que puede estar sujeto a la volatilidad de los precios del gas, especialmente a raíz de la guerra en Ucrania.

Los analistas esperan que las ventas de ICL alcancen los 10.300 millones de dólares este año, frente a los 7.000 millones del año pasado, impulsadas por la subida de los precios de los fertilizantes. Los precios de referencia de la potasa han subido un 150% este año, en parte debido a las sanciones impuestas a Rusia, que junto con Bielorrusia, representa el 38% de la producción mundial.

Foto: El CEO de la Compañía Luis Cid en el estreno de Opdenergy en bolsa. (Reuters/Isabel Infantes)

Wall Street espera que la empresa gane 1,82 dólares por acción en 2022, frente a los 60 céntimos de 2021. Las acciones cotizan a 5 veces los réditos estimados para 2022.

Comprar acciones relacionadas con las materias primas cuando los precios de éstas están en su punto máximo puede ser arriesgado. Las acciones de ICL Group se dispararon un 25% en el primer trimestre junto con la subida de los precios de la potasa, pero invirtieron esas ganancias en el segundo trimestre al caer los precios de las materias primas. Los precios del trigo han bajado casi un 40% desde su máximo de 52 semanas de casi 13 dólares por bushel.

Foto: Un joven carga con unos sacos de arroz en Mozambique. (Archivo EFE)

"Normalmente diría que este es un negocio cíclico y que los precios altos inducirían una mayor oferta, pero el déficit debido a Ucrania es lo suficientemente importante como para que este panorama de precios pueda durar algún tiempo", afirma Abhay Deshpande, director de inversiones de Centerstone Investors, una empresa orientada al valor. Deshpande considera que la empresa tiene un precio atractivo, con una fuerte rentabilidad por dividendo del 10%. El flujo de caja libre de la empresa ha cubierto cómodamente el dividendo durante los últimos años y debería hacerlo también en 2023.

El precio medio de los analistas para las acciones de ICL es de unos 11,52 dólares por acción, lo que supone una subida del 25% respecto a los niveles recientes. A 11,52 dólares, las acciones cotizarían a unas 14 veces los beneficios estimados para 2024, de unos 80 céntimos por acción.

Para los inversores que buscan una solución única para un grupo diverso de empresas que se benefician de algunas de estas tendencias, una opción es el fondo cotizado de 262 millones de dólares iShares MSCI Global Agriculture Producers (VEGI). En abril, BlackRock lanzó el ETF multisectorial iShares Emergent Food & AgTech (IVEG). Invierte en empresas que aumentan el rendimiento agrícola, mejoran la eficiencia o reducen los residuos en la producción de alimentos, crean proteínas alternativas que utilizan menos tierra y agua, y productores de alimentos y envases sostenibles.

Foto: Campos de cultivo rodeados de naturaleza en La Rioja. (EFE/Gobierno de La Rioja)

Por último, un nuevo grupo de empresas en fase inicial también está llamando la atención de los inversores. A corto plazo, el aumento de los tipos de interés y las presiones inflacionistas suponen un reto para algunas de estas empresas, pero los gestores monetarios están atentos a las nuevas formas de abordar la cuestión de la seguridad alimentaria.

Por ejemplo, Bioceres Crop Solutions produce alternativas biológicas a los productos químicos sintéticos y semillas tolerantes a la sequía. Los cultivos verticales y de interior aumentan la densidad de la producción, son menos vulnerables al cambio climático y, a menudo, utilizan la automatización para hacer frente a la escasez de mano de obra creada por el envejecimiento de la población agrícola, afirma Robbie Miles, gestor en Londres del fondo de seguridad alimentaria de AllianzGI, que invierte en empresas centradas en la producción sostenible de alimentos.

"A largo plazo, el cambio climático va a exacerbar la volatilidad dentro de la alimentación y la seguridad alimentaria"

Local Bounti cultiva verduras de hoja verde mediante un híbrido de agricultura vertical e invernadero, mientras que Kalera (KAL) utiliza 'big data' y automatización para mejorar el rendimiento de las lechugas que cultiva para clientes como restaurantes, centros turísticos y líneas de cruceros. Estas tres empresas no son lo suficientemente atractivas como para comprar en este momento, pero los gestores financieros no pierden de vista sus tecnologías.

"A largo plazo, el cambio climático va a exacerbar la volatilidad dentro de la alimentación y la seguridad alimentaria, creando una fuerza inflacionaria más secular que en los últimos 30 o 40 años", dice Matt Kadnar, socio y gestor de cartera de GMO. "La seguridad alimentaria creará oportunidades de crecimiento secular para las inversiones relacionadas con la agricultura que deberían estar presentes durante años".

*Contenido con licencia de 'Barron's'.

El calor abrasador y la sequía marchitan las cosechas en el Medio Oeste y el este de África. Una pandemia sin fin. La guerra en Ucrania. Pocas veces el mundo ha visto tal confluencia de desastres, que amenazan la capacidad de las naciones para alimentar a los hambrientos, este año y en adelante.

Inflación Materias primas Agricultura
El redactor recomienda