Es noticia
Menú
Las grandes tecnológicas son el arma sorpresa de Occidente contra Rusia y China
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Un misil destruyó un centro de datos

Las grandes tecnológicas son el arma sorpresa de Occidente contra Rusia y China

La confianza de Ucrania en Amazon, Microsoft y Google contrasta con la ambivalencia occidental hacia el alcance de las empresas

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

En febrero, Ucrania aprobó una ley que permitía a los proveedores de la nube privada almacenar datos del gobierno fuera de sus fronteras, y luego firmó contratos con Amazon Web Services, Microsoft, Oracle y Google de Alphabet.

Días después, Rusia invadió y un misil destruyó un centro de datos en Kiev donde se había almacenado información, dijo Mykhailo Fedorov, ministro ucraniano de transformación digital. "Todas las copias de seguridad ya fueron transportadas a otros países europeos y no se produjo ningún daño", dijo.

Foto: Un camión con el logotipo de Amazon Prime llega a un centro logístico de Amazon. (Reuters/Pascal Rossignol)

Las grandes empresas tecnológicas se enfrentan a una intensificación de las críticas en su país por su influencia en el mercado y la esfera pública. Pero al mismo tiempo, su papel en Ucrania muestra cómo se están convirtiendo en una baza clave en la rivalidad de Occidente con Rusia y China.

Ucrania no comparte la ambivalencia hacia las grandes empresas tecnológicas de sus homólogos occidentales. Concedió a Google un premio de la paz por su ayuda para proteger los sistemas informáticos ucranianos contra los ciberataques rusos y por cortar algunos lazos comerciales con Rusia. Más tarde concedió a AWS y Microsoft premios similares.

En una entrevista en Davos (Suiza) el pasado mes de mayo, Fedorov dijo que la tecnología tiene dos paradigmas ideológicos. En el primero, dijo a través de un traductor, "los datos son propiedad de los propios ciudadanos. El otro paradigma considera que esos datos son propiedad del Estado. Este segundo paradigma, se puede encontrar en Rusia, y en China". Ucrania se inclina por el primer paradigma, y eso se refleja en las empresas con las que hace negocios.

Foto: Javier Solana posa para la entrevista en su despacho del Museo del Prado. (O.C.)
"El actor importante es China, no Rusia"
Esteban Hernández Fotografía: Olmo Calvo Vídeo: Patricia Seijas

A menudo se piensa que la tecnología es apolítica: los semiconductores funcionan de la misma manera en los Estados Unidos democráticos y en la China autocrática. Sin embargo, la forma en que las empresas tecnológicas, especialmente en servicios como las redes sociales y la computación en la nube, operan en el extranjero puede reflejar los valores y las leyes de su país de origen.

Por ejemplo, empresas de medios sociales como YouTube de Google, Facebook de Meta Platforms y Twitter son presionadas con regularidad para que retiren o dejen de publicar ciertos contenidos, pero rara vez el gobierno de Estados Unidos les ordena hacerlo. Cuando los gobiernos extranjeros lo hacen, a menudo se resisten.

Foto: Maria Zajarova, en una foto de 2018. (EFE/Sergei Ilnitsky)

El año pasado, el gobierno de India exigió a Twitter que retirara las publicaciones que protestaban por sus políticas agrícolas. Twitter se opuso a la orden; el gobierno respondió animando a los usuarios a pasarse a Koo, una plataforma de microblogging india que compite con Twitter. El cofundador de Koo ha afirmado que cree en la cooperación con las peticiones de retirada de información de gobiernos y reguladores.

Google ha sido multado por Rusia por no retirar contenidos, por ejemplo, por referirse a la guerra de Ucrania. En cambio, Yandex, competidor de Rusia, no incluye en su agregador de noticias contenidos procedentes de fuentes no aprobadas.

Cuando Google retira contenidos, revela las solicitudes en informes periódicos. Este tipo de transparencia es poco frecuente fuera de Estados Unidos, según Shreya Tewari, del Proyecto Lumen, una organización sin ánimo de lucro con sede en la Universidad de Harvard que promueve la transparencia en la eliminación de contenidos en línea. Lo atribuye a que Internet se desarrolla "en Estados Unidos dentro del entorno de la Primera Enmienda y el compromiso con la libertad de expresión".

Foto: Día de la Victoria en Rusia. (Reuters/Maxim Shemetov)

Estados Unidos no está exento de problemas en materia de protección de datos. Las revelaciones del excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional, Edward Snowden, de que las autoridades estadounidenses a veces accedían a la información de extranjeros a través de empresas estadounidenses es una de las razones por las que China alimentó su propia industria de la nube. Sin embargo, sus empresas han avanzado poco fuera de China. Así, el gigante de Internet Alibaba Group Holding controla el 34% del mercado de la nube en China, pero solo el 4% en el resto del mundo, según Synergy Research, que hace un seguimiento del sector.

John Dinsdale, director de investigación de Synergy, dijo en un correo electrónico que China no tiene el nivel de "privacidad y seguridad personal [o corporativa] que esperamos en la mayor parte del resto del mundo". También está bastante claro que el gobierno chino intervendrá en los mercados o en empresas individuales si siente la necesidad de hacerlo". Eso, dijo, no es reconfortante para los clientes de la nube, para quienes "la privacidad y la protección de datos son cuestiones básicas".

En los días que siguieron a la invasión rusa, AWS utilizó varios dispositivos de almacenamiento del tamaño de una maleta, llamados "snowballs" (bolas de nieve), para descargar y hacer copias de seguridad rápidamente de los datos del gobierno ucraniano, desde los registros de la propiedad hasta los registros fiscales, transportarlos a un lugar seguro y luego subirlos a la nube. Liam Maxwell, que trabajó en la iniciativa para AWS, dijo que no sabe dónde están los datos ahora. "Está donde [Ucrania] quiere. La gente que necesita saberlo, lo sabe".

Foto: Javier Solana posa para la entrevista en su despacho del Museo del Prado. (O.C.)
"El actor importante es China, no Rusia"
Esteban Hernández Fotografía: Olmo Calvo Vídeo: Patricia Seijas

AWS protege además los datos de los clientes de personas ajenas a la empresa, incluidos los propios empleados de Amazon, mediante encriptación y microchips que mantienen separadas físicamente las funciones utilizadas por AWS y las utilizadas por los clientes, dijo Maxwell. Sin embargo, una de las mayores ventajas competitivas de AWS no es una pieza de tecnología: es el estado de derecho de Estados Unidos y el claro marco legal que rige los datos alojados por los proveedores estadounidenses, dijo Maxwell. Son "una ventaja tremendamente poderosa para cualquier empresa estadounidense que trabaje en este espacio".

Esto presenta a los responsables políticos de Estados Unidos con presiones contradictorias: frenar los supuestos abusos competitivos y de moderación de contenidos de las grandes empresas tecnológicas en casa, pero reconocerlas como un bastión contra la influencia rusa y china en el extranjero. Un grupo de exfuncionarios de la administración Trump advirtió recientemente a los líderes del Congreso contra las propuestas que obligan a esas empresas a abrir sus tiendas de aplicaciones y plataformas a personas ajenas a ellas. "Nuestros adversarios —especialmente China— verán con buenos ojos cualquier acción del gobierno federal que disminuya la fuerza de la industria tecnológica estadounidense", escribieron.

Foto: El presidente ruso, Vladímir Putin, durante la reunión virtual de los BRICS. (Reuters)

Si Estados Unidos quiere aliarse con otros países que compartan sus valores sobre cómo "se recogen, utilizan y analizan los datos, querríamos que las empresas estadounidenses estuvieran en terceros mercados y ayudaran a implantar y formalizar ese proceso", dijo Adam Segal, coautor de un informe del Consejo de Relaciones Exteriores sobre política exterior para el ciberespacio.

Estas prioridades están encontrando su camino en la política comercial. La administración Trump negoció la libre circulación de datos a través de las fronteras en los acuerdos comerciales con México, Canadá y Japón, y la administración Biden está buscando lo mismo en su Marco Económico Indo-Pacífico con 13 naciones asiáticas.

El coste, las características y la fiabilidad serán los principales determinantes de la tecnología que gane la competición mundial por la influencia. Pero los valores también desempeñarán un gran papel. La empresa china Huawei Technologies ha suministrado muchos equipos de telecomunicaciones a Ucrania. Pero Fedorov dice que Ucrania está hablando con la sueca Ericsson AB y la finlandesa Nokia sobre la construcción de una red 5G. Suecia y Finlandia respaldan a Ucrania en la guerra, mientras que China apoya a Rusia. "Estamos cooperando con empresas y países que comparten los mismos valores", dijo.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

En febrero, Ucrania aprobó una ley que permitía a los proveedores de la nube privada almacenar datos del gobierno fuera de sus fronteras, y luego firmó contratos con Amazon Web Services, Microsoft, Oracle y Google de Alphabet.

Lo sentimos, la página no está disponible.
Error 500
Inténtelo de nuevo en unos minutos
Ir a la portada