Es noticia
Menú
La guerra entre 'value' y 'growth' sigue su curso... ¿Quién tiene las de ganar?
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
¿Podrá la subida de tipos calmar los precios?

La guerra entre 'value' y 'growth' sigue su curso... ¿Quién tiene las de ganar?

Este año ha sido testigo del resurgimiento de la inversión en valor tras más de una década de dominio de los valores de crecimiento

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La subida de los tipos de interés, la resaca pospandemia de las empresas tecnológicas y la subida de los precios de las materias primas están detrás de este cambio. El resultado no está claro, y el debate entre crecimiento y valor continuará.

El índice Russell 1000 Growth ha bajado un 25% desde el inicio de 2022, mientras que el índice Russell 1000 Value ha bajado un 11%.

El aumento de los precios del petróleo y el gas es un factor importante en la divergencia del valor y el crecimiento este año. Los valores energéticos del S&P 500 han subido un 29% en 2022, mientras que la tecnología, los servicios de comunicación y el consumo discrecional han bajado al menos un 23% cada uno.

Foto: EC.

Y eso incluso después de que se haya reducido el margen en el último mes, cuando los valores energéticos han caído un 15% y los otros tres sectores han subido. El resultado ha sido un reciente repunte del crecimiento frente al valor.

"El repunte del crecimiento probablemente se pueda atribuir a la reducción de las valoraciones, desde los niveles altos de principios de año, así como a la subida de las valoraciones de las categorías de valor, que han superado las expectativas de crecimiento significativamente este año", escribió el lunes John Stoltzfus, estratega jefe de Inversiones de Oppenheimer Asset Management. "La noticia de que varias de las FAANG podrían pasar de los índices de crecimiento a los de valor como resultado de la bajada de las valoraciones probablemente también desempeñó un papel en el auge del crecimiento".

Los valores FAANG incluyen a Meta Platforms (META), Amazon (AMZN), Apple (AAPL), Netflix (NFLX) y Alphabet (GOOG).

Foto: Foto: EC.

A pesar de su bajo rendimiento, los valores de crecimiento siguen siendo caros en relación con los de valor, pero no son tan caros como lo fueron en el pico del mercado alcista del covid-19. El índice Russell 1000 Growth cotizó recientemente por un múltiplo precio-beneficio futuro de 21,4, un margen de 7,9 puntos sobre las 13,5 veces del índice Russell 1000 Value. El año pasado tenía una prima de casi 15 puntos.

La prima media a largo plazo del múltiplo precio/beneficio del crecimiento sobre el del valor es de solo 4,8 puntos, según indica Jonathan Golub, de Credit Suisse. La última vez que los dos índices cotizaron a la par fue durante la crisis financiera mundial, hace más de una docena de años.

"Aunque ciertamente parece que se ha pasado la oportunidad de aprovechar el valor largo y barato y el crecimiento corto y caro, creemos que todavía queda mucho camino antes de que oigamos lo último al respecto", escribió el equipo de asignación de activos de GMO en un artículo publicado el viernes. "Al menos hasta hace muy poco, el deseo insaciable de crecimiento había llevado las disparidades de valoración a niveles que no habíamos visto desde el pico de la burbuja de Internet".

Mark Haefele, director de Inversiones de UBS Wealth Management, ve como resultado más probable un "aterrizaje suave" a finales de este año, en el que el crecimiento económico se ralentiza, la inflación sigue siendo relativamente alta, pero se modera respecto a los extremos alcanzados recientemente, y los beneficios empresariales no se aceleran significativamente ni disminuyen de forma drástica.

Haefele espera que el valor supere al crecimiento, impulsado por la subida de los beneficios de las empresas productoras y financieras

Llegados a ese escenario, Haefele espera que el valor siga superando al crecimiento, impulsado por la continua subida de los beneficios de las empresas productoras de materias primas y de las financieras, que se benefician de unos tipos de interés más altos.

Por su parte, Alger Management, centrada en el crecimiento, adopta una perspectiva a más largo plazo y considera que la liquidación de este año de empresas no rentables pero de alto crecimiento constituye una oportunidad para comprar. La semana pasada, sus estrategas escribieron que "la preferencia de los inversores por los flujos de caja actuales ha generado descuentos considerables en un lugar sorprendente: los valores de crecimiento de gran capitalización que crecen más rápido, que ahora tienen valoraciones relativas históricamente bajas, lo que podría proporcionar otra oportunidad atractiva para los inversores pacientes orientados al largo plazo".

Si llegamos a entrar en una recesión, las empresas cuyas ventas son más sensibles a las condiciones económicas generales se verían afectadas. Entre esas empresas cíclicas se encuentran las industriales, las de materiales, las energéticas y las financieras, la mayoría de las cuales se incluyen en el índice de valor.

Foto: EC.

Las empresas de crecimiento, por su parte, suelen encontrarse en sectores como la tecnología, los servicios de comunicación y la sanidad. Su crecimiento futuro depende menos de la marcha de la economía y más de la adopción de nuevas tecnologías o innovaciones científicas: es un crecimiento secular, no cíclico. Este perfil podría hacer que los valores de crecimiento sean más atractivos que los de valor en una recesión o en un periodo de crecimiento económico lento.

Una recesión también podría llevar a la Reserva Federal a dejar de pisar el acelerador a la hora de subir los tipos de interés en algún momento en el futuro. Si los rendimientos de los bonos bajan, eso ayuda a las valoraciones de las empresas que se prevé que ganen la mayor parte de sus flujos de caja en el futuro. Utilizar un tipo de descuento más bajo hace que los beneficios lejanos valgan más en el presente.

Pero si la economía pasa por un bache importante, no espere una fuerte rentabilidad absoluta ni de las acciones de valor ni de las de crecimiento. Durante la recesión que duró desde diciembre de 2007 hasta junio de 2009, el índice Russell 1000 Growth perdió un 33%, mientras que el índice Russell 1000 Value perdió un 42%, según la directora de estrategia de renta variable estadounidense de RBC Capital Markets, Lori Calvasina. Desde febrero hasta abril de 2020, los primeros días de la pandemia, los valores de crecimiento subieron un 3,3%, mientras que los de valor perdieron un 8,2%.

Otro problema al que se enfrentan los valores de crecimiento es que muchos se enfrentarán a duras comparaciones interanuales

Además de conservar valoraciones elevadas, otro problema al que se enfrentan en esta ocasión los valores de crecimiento es que muchos se enfrentarán a duras comparaciones interanuales a medida que avance el año. La tendencia a quedarse en casa durante la pandemia supuso un gran impulso para muchas empresas tecnológicas y de 'software', y a medida que el mundo ha vuelto a abrirse, ese viento de cola se ha desvanecido. Esto podría presagiar un crecimiento relativo de los beneficios decepcionante para los próximos trimestres.

Según Justin Thomson, jefe de Renta Variable Internacional y director de Inversiones de T. Rowe Price, "en el segundo semestre vamos a tener que hacer algunas comparaciones de beneficios muy fuertes con 2021". "También estamos viendo algunos efectos tardíos del ciclo que son perjudiciales para la tecnología, como la escasez de habilidades y la inflación salarial".

Por último, el análisis técnico sugiere que el crecimiento podría seguir superando los resultados a corto plazo. "El crecimiento se ha posicionado en un mínimo inicial frente al valor y ha empezado a subir a corto plazo, y se mantiene por encima de los mínimos de mayo, a pesar de que los mercados se mueven a la baja", escribió el viernes el jefe de Estrategia Técnica de Fundstrat, Mark L. Newton. "Es una primera señal prometedora".

*Contenido con licencia de 'Barron’s'.

La subida de los tipos de interés, la resaca pospandemia de las empresas tecnológicas y la subida de los precios de las materias primas están detrás de este cambio. El resultado no está claro, y el debate entre crecimiento y valor continuará.

Tecnología Tipos de interés Materias primas Petróleo Inflación Reserva Federal