Es noticia
Menú
El calentamiento del Ártico crea oportunidades para cables submarinos
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Estrategia Geopolítica

El calentamiento del Ártico crea oportunidades para cables submarinos

Por ahora, solo se puede avanzar en los meses de verano. Pero las empresas ven el remoto y frágil norte como un futuro nodo de enlaces de infraestructura digital entrecruzados

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los países del norte se están apresurando a construir cables de comunicaciones submarinos a través de las aguas del Ártico, a medida que la disminución de la cobertura de hielo abre la región a nuevas oportunidades de negocio y agudiza las rivalidades geopolíticas entre Rusia y Occidente.

Los cables proyectados por un grupo de empresas de Alaska, Finlandia y Japón, así como por el gobierno ruso, compiten por crear una mejor infraestructura digital en una zona frágil pero cada vez más vital para la defensa y la investigación científica.

Foto: Los niveles de hielo no para de bajar. (iStock)

Aproximadamente el 95% del tráfico intercontinental de voz y datos transcurre por cables submarinos, haces de líneas de fibra óptica. Hoy en día hay más de 400 cables de este tipo, con una velocidad de comunicaciones aproximadamente proporcional a la longitud de cada cable.

Dado que la distancia geográfica entre continentes es menor en el Ártico que más al sur, los expertos opinan que un cable a través de la región permitiría comunicaciones aún más rápidas. La posibilidad de una ruta se ha hecho más factible a medida que el calentamiento acelerado ha abierto la zona al desarrollo.

Un banco de Londres que transmita datos a Tokio podría hacerlo entre un 30 y un 40% más rápido a través de una ruta ártica que a través de las rutas existentes, que parten de Londres y se dirigen hacia el Este atravesando Egipto, afirma Tim Stronge, analista de la empresa de análisis de cables submarinos TeleGeography. Explicó que industrias como la defensa, el petróleo, el gas y la pesca, así como los científicos que investigan el clima en el Ártico, se beneficiarían de unas comunicaciones más rápidas, y añadió que las comunidades que viven allí también tendrían un mejor acceso a Internet.

La empresa de Alaska Far North Digital LLC, que se ha asociado con la empresa finlandesa Cinia Ltd. y el grupo japonés Arteria Networks Corp., tiene planes para construir un cable a través del Paso del Noroeste, la ruta que rodea el norte de Alaska y las islas canadienses dispersas y hace un bucle bajo Groenlandia, uniendo el Atlántico con el Pacífico. La empresa espera desplegar buques para comenzar los trabajos de prospección en el verano de 2023.

Según Ethan Berkowitz, cofundador de Far North Digital, la ruta de fibra óptica Far North propuesta, que pretende estar operativa a finales de 2026, recorrería aproximadamente 14.000 kilómetros, u 8.699 millas, hacia el este desde Japón, atravesando el paso noroeste y luego yendo hacia Europa. Afirmó que el proyecto lleva varios años en marcha.

Berkowitz contó que el proyecto ha obtenido un contrato de ingeniería, adquisición y construcción de Alcatel Submarine Networks y ha comenzado el proceso de obtención de permisos "en varios lugares de la ruta". Añadió que las empresas están en conversaciones avanzadas para financiar el proyecto, que se espera que cueste aproximadamente 1.000 millones de euros, o 1.040 millones de dólares.

Foto: Ejercicios militares 'Cold Response' en el Ártico noruego. (Reuters/Yves Herman)

Far North Digital no es la única empresa que está reclamando el uso de la frontera norte. Una empresa estatal rusa, Morsvyazsputnik, saltó a los titulares en agosto cuando declaró que había iniciado la construcción de un cable de 12.650 kilómetros alrededor de su costa septentrional y oriental.

El gobierno ruso ha guardado silencio al respecto desde entonces. Stronge, de TeleGeography, comentó: "Tenemos entendido, por fuentes del sector, que algunos segmentos están activos".

A medida que el deshielo del Ártico abre la región a nuevas oportunidades económicas, la zona está cada vez más politizada y protagoniza cada vez más competición geoeconómica, explicó Tim Reilly, investigador del Instituto de Investigación Polar Scott de la Universidad de Cambridge. Añadió que la guerra de Rusia en Ucrania agudizó aún más esas tensiones.

"La cuestión estratégica es la lucha silenciosa pero despiadada por el gobierno de la región utilizando medios tecnológicos en lugar de un conflicto abierto", matizó.

Nima Khorrami, investigador asociado en el Instituto Ártico, ubicado en Estocolmo, comentó: "tener el control del paso de datos, eso, en sí mismo, es una fuente de poder".

Foto: La educación ambiental, entre la espada y la pared. (iStock)

Según Reilly, los cables representan una ventaja en inteligencia, estratégica y económica. Podrían ayudar a los países a gestionar e interceptar big data, a controlar mejor los sistemas de guiado de misiles basados en el espacio y los satélites que ofrecen contenidos y servicios como medio de influencia global.

"Con la probable admisión de Finlandia en la OTAN, así como de Suecia, hará posible un tipo de comunicaciones que no tendríamos de otra manera", argumentó Berkowitz. "Esta ruta es más segura y depende menos de los miembros que no pertenecen a la OTAN".

Pero la construcción de un cable submarino en las frígidas aguas del Ártico no es una tarea fácil, según cuenta Matt Peterson, director de tecnología de Quintillion Subsea Operations, LLC, que opera un cable submarino de 1.180 millas alrededor de la costa de Alaska.

La primera dificultad es que construir o trabajar sobre el cable sólo es posible durante los meses de verano, cuando las capas de hielo no cubren la superficie del agua, explicó.

Foto:  Las temperaturas globales siguen aumentando, lo que hace que los niveles de oxígeno de los lagos sean cada vez más bajos (Pexels).

Otro riesgo es que cuando las placas de hielo se desplazan, especialmente en las aguas menos profundas que rodean Alaska, corren el riesgo de cortar la fibra. Añade que Quintillion contrató a Alcatel Submarine Networks para crear un arado marino capaz de enterrar el cable a gran profundidad bajo el lecho marino para evitar ese problema.

Al igual que Far North Digital, Quintillion también tiene previsto tender un nuevo cable. Espera completar la construcción de un tramo que conecte Alaska con Asia en unos tres años, y después comenzar con un tramo entre Canadá y Europa.

Según Berkowitz, el hielo del Ártico tiene sus ventajas. Muchos de los problemas de los cables submarinos se deben a que los barcos y las anclas se arrastran y desgarran el fondo. "Esos problemas no se dan cuando hay una capa de hielo", explicó.

Berkowitz dijo que llevaba una década pensando en un cable ártico, antes de que el deshielo de la región hiciera más realista la idea. "Se trata de una infraestructura esencial", aseveró.

"Para mí es una cuestión de mirar un mapa y ves una necesidad", afirmó.

*Contenido con licencia de “The Wall Street Journal”

Los países del norte se están apresurando a construir cables de comunicaciones submarinos a través de las aguas del Ártico, a medida que la disminución de la cobertura de hielo abre la región a nuevas oportunidades de negocio y agudiza las rivalidades geopolíticas entre Rusia y Occidente.

Alaska Japón Finlandia OTAN Petróleo Egipto Pesca Wall Street Journal Canadá Conflicto de Ucrania Reino Unido Ucrania