Es noticia
Menú
Invertir en vino suena bien, pero puede causar resaca
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
La oferta es limitada

Invertir en vino suena bien, pero puede causar resaca

Lo primero que debe entender su cliente es que los vinos de colección no se encuentran en las estanterías de las tiendas de licores y, desde luego, no se encuentran en la sección de ofertas

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Imagínese que está en la oficina y suena el teléfono. Es un cliente de largo recorrido y va directo al grano: "Las acciones han caído. Los bonos han caído. ¿Qué le parece el vino de calidad como inversión alternativa?".

¿Qué debería decirles? Como antiguo asesor, que también ha sido coleccionista de vino durante los últimos 40 años, puedo ayudar a responder a esa pregunta.

Comienza pidiendo al cliente que le cuente un poco más. Le explica que el índice Liv-Ex Champagne 50 ha subido un 10,8% en lo que va de año. (En caso de que nunca haya oído hablar de Liv-Ex, es una empresa de datos con sede en el Reino Unido que hace un seguimiento del mercado de vinos de calidad, principalmente a través de los precios de las subastas).

Foto: EC.

El cliente explica entonces que quiere empezar a comprar botellas de vino de colección poco a poco, almacenándolas en su propia casa o con un intermediario como un almacén de depósito, y luego venderlas cuando llegue el momento.

Lo primero que debe entender su cliente es que los vinos de colección no se encuentran en las estanterías de las tiendas de licores y, desde luego, no se encuentran en la sección de ofertas. El mundo de la enología decidió hace mucho tiempo qué vinos eran coleccionables y esos se venden principalmente por asignación. Château Lafite Rothschild, por ejemplo, podría producir 20.000 cajas (240.000 botellas) para el consumo mundial. En 2020 había unos 49.000 empleados a tiempo completo en los 12 mayores bancos de inversión. Si todos hubieran intentado comprar una caja en el momento de la prima, tres de cada cinco trabajadores se habrían ido a casa con las manos vacías. Las tiendas de vino no pueden pedir todo lo que quieren; tienen suerte si consiguen siquiera una pequeña asignación.

Ahí es donde entran los futuros del vino. Los vinos de Burdeos, en concreto, se venden de esta manera desde poco después de la Segunda Guerra Mundial. El concepto es sencillo: se pide, por ejemplo, Château Pétrus, el apreciado Burdeos tinto de Pomerol (Francia), del que se producen unas 2.500 cajas (30.000 botellas) al año, se paga el total ahora y se recibe la entrega unos dos años después. Otra forma de comprar -y vender- vino añejo valioso es en las subastas que celebran las grandes casas desde 1673, año en que tuvo lugar la primera, en Londres.

Foto: Foto: EFE.

Ahora que ha cubierto los aspectos básicos de cómo se compran y venden los vinos de colección para su cliente, puede enumerar algunos de los pros y los contras de hacerlo.

En cuanto a los pros, los vinos de calidad, como clase de activo alternativo, han registrado altas tasas de apreciación y tienden a mantenerse estables en medio de la volatilidad de los mercados financieros. Otra ventaja, como ya se ha dicho, es que la oferta es limitada: cada vez que alguien abre una botella, la oferta mundial disminuye; lo mismo ocurre cuando una botella se cae. Además, los datos sobre vinos añejos son abundantes.

Pero a pesar de las ventajas, yo diría que las desventajas las superan, sobre todo para un coleccionista novato o que no posea un patrimonio importante. He aquí el porqué:

No tienen rendimientos rápidos. La gran mayoría de los vinos tardan mucho tiempo en ser considerados de colección. No es como la vez que compró acciones de Amazon a su precio de salida a bolsa en 1997 y luego vio cómo se disparaban los beneficios.

Foto: Foto: iStock.

Los costes de transacción son enormes. La prima del comprador -el porcentaje añadido que se cobra al comprador en la subasta en función del "precio de remate"- estará entre el 20% y el 30%, a menudo más si se utiliza un sitio web de terceros. Cuando se decida a vender, la comisión del vendedor podría ser del 6%, ¡y usted estaba teniendo problemas para justificar el precio basado en los activos! El impuesto sobre las ventas es otro coste que tener en cuenta.

También está la cuestión del almacenamiento. Lo ideal es que el vino se conserve en un espacio con temperatura controlada, a menudo en un almacén especializado. Es imprescindible tener un seguro, sobre todo si almacena el vino en casa.

La venta lleva tiempo. Las existencias se liquidan en tres días. La casa de subastas celebrará quizás un evento al trimestre y puede tardar semanas en recibir el pago, ya que necesitan cobrar al comprador.

Foto: La vendimia se adelanta cada año por el cambio climático (EFE/V. Xhemaj)

Abundan los casos de fraude. El mundo de la inversión en vino tiene su cuota de escándalos, incluso en años recientes. En 2010 se produjo un gran escándalo del vino, en el que se decía que la mitad de todas las botellas de vino Château Lafite vendidas en China eran falsas.

Esta es mi conclusión: la mayoría de los clientes deberían limitarse a comprar vino fino principalmente para su disfrute personal. Si algunas botellas suben de precio, siempre pueden considerar la posibilidad de venderlas por medios legales, como las casas de subastas especializadas.

Lo que si puede asegurar a su cliente es que, a diferencia de otras inversiones más intangibles, si la estrategia no funciona, seguirá teniendo el placer de disfrutar de una buena botella de vino.

*Contenido con licencia de "Barron's"

Imagínese que está en la oficina y suena el teléfono. Es un cliente de largo recorrido y va directo al grano: "Las acciones han caído. Los bonos han caído. ¿Qué le parece el vino de calidad como inversión alternativa?".

Vinos Inversiones