Es noticia
Menú
La criptofiesta toca a su fin
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Debacle de las criptos en los mercados

La criptofiesta toca a su fin

La industria de las criptomonedas se construyó sobre fanfarronería, entusiasmo y optimismo, tres pilares que escasean hoy en día, a medida que aumentan las pérdidas

Foto: WSJ.
WSJ.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El domingo de la Super Bowl, un anuncio de Crypto.com con la estrella multimillonaria de la NBA LeBron James llegó a los televisores de millones de estadounidenses. "Si quieres hacer historia, tienes que tomar tus propias decisiones", dice James en el anuncio de 30 segundos de la popular plataforma de intercambio de criptomonedas. Las palabras que aparecieron en pantalla al terminar el anuncio rezaban "La fortuna favorece a los valientes".

La semana pasada, Crypto.com despidió al 5% de su plantilla mientras su director ejecutivo decía en Twitter que la empresa estaba tomando "decisiones difíciles y necesarias".

La industria de las criptomonedas se construyó en parte sobre fanfarronería, entusiasmo y optimismo. El grito de guerra de los partidarios del bitcoin para rechazar a los escépticos era: "Diviértete siendo pobre". Aquellos que no compraron estaban dejando pasar el futuro.

Foto: Jóvenes esperando en la cola para ser entrevistados para la oferta de trabajo de Mundo Crypto este martes. (Isabel Blanco)

A veces, las criptodivisas parecían una combinación de Beanie Babies, acciones de las 'puntocom' y The Velvet Underground: es frenético, es dinero y toda la gente guay está metida en ello. También ha compartido características con otras burbujas a lo largo de la historia, marcadas por la especulación que roza el engaño, la falta de consideración y de respeto por el riesgo, y la codicia.

Ahora, con la caída de los mercados y la inflación que asola la economía mundial, las criptomonedas han sido uno de los primeros activos en ser vendidos. Desde que el bitcoin alcanzó su máximo histórico en noviembre, se han desvanecido unos dos billones de dólares en valor de criptodivisas, más de dos tercios de todas las criptodivisas existentes. El propio bitcoin se ha desplomado hasta los 21.206 dólares**, aproximadamente un 69% menos que su máximo histórico de 67.802,30 dólares. Los intercambios de criptomonedas están perdiendo usuarios, las empresas de criptomonedas están despidiendo trabajadores y al menos una de ellas está contemplando la posibilidad de reestructurarse.

Cuando el polvo se asiente, algunos productos y empresas cripto dejarán de existir

El mundo de las criptomonedas no es ajeno a los auges y las caídas, a las que muchos en la industria denominan 'inviernos'. Pero muchos inversores y trabajadores están sintiendo esta caída de las criptomonedas de forma más aguda que las anteriores. Cuando el polvo se asiente, algunos productos y empresas de criptografía podrían dejar de existir.

"La realidad es que, al igual que con las acciones, con las criptodivisas todo el mundo es un genio en un mercado alcista", explica Mark Cuban, que se hizo multimillonario durante el 'boom' de las 'puntocom' en los años noventa y que más recientemente ha invertido en varios proyectos de cripto. "Ahora que los precios están cayendo para ambos, esas empresas que fueron sostenidas de forma no natural por el dinero fácil desaparecerán".

Al rojo vivo

El bitcoin surgió como una forma de dinero electrónico en 2009, obra de un creador anónimo que respondía al nombre de Satoshi Nakamoto. Su precio subió —de forma irregular, desordenada, a menudo violenta y con grandes caídas entremedias— a medida que más gente se subía al carro. Numerosos factores impulsaron la subida, pero los inversores en criptodivisas solían compartir la creencia de que el sistema financiero existente había fracasado y las criptomonedas eran el futuro.

En abril de 2021, la mayor bolsa de criptodivisas de EEUU, Coinbase Global Inc., salió a bolsa con una valoración de 85.000 millones de dólares, convirtiéndose en la primera gran empresa pública centrada en el bitcoin. Se considera que fue un momento decisivo para el mundo de las criptomonedas. En agosto, la ciudad de Miami estrenó MiamiCoin, una criptodivisa de marca municipal.

El complejo de la criptodivisa empujó a los inversores particulares a unirse a ella. El anuncio de Crypto.com con LeBron James fue uno de varios anuncios de criptomonedas que se emitieron durante la Super Bowl de este año. Ahora, los anuncios de las empresas de criptomonedas se pueden ver en los uniformes de los árbitros de las Grandes Ligas de Béisbol y en varias sedes de grandes ligas y de deportes universitarios. Coinbase emitió un anuncio durante las finales de la NBA.

Foto: EC

En mayo de 2020, el conocido gestor de fondos de cobertura Paul Tudor Jones reveló que tenía una pequeña parte de sus activos en bitcoins, y lo calificó de "gran especulación". En ese momento, el bitcoin cotizaba en torno a los 9.000 dólares. Otros inversores profesionales le siguieron. Bill Miller. Alan Howard. Stanley Druckenmiller. De repente, parecía que las criptomonedas estaban bien para el público general.

El pasado mes de diciembre, se retiraron las letras rojas que deletreaban 'Staples Center' de la fachada del famoso recinto de Los Ángeles y se sustituyeron por un nuevo letrero que dice 'Crypto.com Arena', tras un acuerdo de 700 millones de dólares por los derechos de denominación, que se cree que es el mayor de la historia.

A principios de año, más de 25.000 personas asistieron a una conferencia sobre criptomonedas en Miami, una serie de eventos en toda la ciudad y un sinfín de fiestas. El alcalde de Miami, Francis Suárez, presidió la inauguración de un toro negro de 3.000 libras y estilo tecnológico, que rivaliza con el famoso de Nueva York en Wall Street. La pieza central de la sala de exposiciones de la conferencia fue un gigantesco volcán de papel maché humeante. La fiesta en la mansión de Versace contó con música en directo y nadadores sincronizados.

La gestora Cathie Wood pronosticó que el bitcoin alcanzaría el billón de dólares

Los paneles y los ponentes se deshicieron en elogios hacia el bitcoin y su futuro. El cofundador de MicroStrategy Inc. Michael Saylor, que apalancó su empresa de 'software' empresarial y colocó en su balance más de 100.000 bitcoins, con un valor de más de 6.000 millones de dólares en su punto álgido, declaró: "Soy más alcista que nunca con el bitcoin". La consejera delegada de ARK Investment, Cathie Wood, afirmó que el bitcoin subiría a más de un millón de dólares. El cofundador de PayPal Holdings Inc. Peter Thiel sugirió que los partidarios del bitcoin deberían hacer una "lista de enemigos" en la que incluir a las personas que se oponen a la criptodivisa.

En esa conferencia y en otras, "se podía apreciar cierta euforia y sensación de ser invencibles", cuenta Dan Gunsberg, que comenzó a invertir en bitcoins en 2015 y hoy es el director ejecutivo en la red de criptografía Hxro. Gunsberg explica que sabía que la euforia era una señal de problemas: "Nada que se mueva tan rápido, con un recorrido tan parabólico, puede permanecer en lo alto. La gravedad lo devuelve a la tierra".

La caída

A medida que el miedo a la inflación hace estragos, los operadores e inversores se deshacen de los activos de su cartera que consideran de riesgo. Las acciones de las empresas no rentables han caído rápidamente, y muchas empresas tecnológicas que acaban de salir a bolsa han perdido más de la mitad de su valor en la primera mitad del año. En la lista de ventas, también figuran las criptomonedas.

En lo que va de año, el bitcoin ha perdido más de la mitad de su valor y actualmente cotiza a su nivel más bajo desde finales de 2020. Ethereum, otra criptodivisa popular, ha caído alrededor de un 68% en lo que va de año.

"Desde luego que hubo mucha arrogancia en muchas clases de activos. Eso llevó a mucha codicia y a modelos de negocio insostenibles y a un gran apalancamiento en las criptomonedas. Y ahora eso se está derrumbando", describe Alex Thorn, jefe de investigación de Galaxy Digital Holdings Ltd., una empresa de servicios financieros centrada en las criptomonedas. "Un gran número de fondos de criptomonedas no sobrevivirá a esto".

Foto: EC.

Muchos no son conscientes de hasta qué punto el crecimiento del sector se ha visto favorecido por un mercado alcista de acciones de larga duración y por las políticas de apoyo al mercado de los bancos centrales del mundo, advierte Joel Kruger, estratega de la bolsa de activos LMAX Digital. Era el mismo sistema que las criptomonedas pretendían sustituir.

"La ironía de todo esto es que las condiciones de dinero fácil desde la crisis de 2008 han dado pie al mayor periodo de asunción de riesgos que hemos visto nunca", explica Kruger. "Eso benefició a las criptomonedas".

Las consecuencias

En retrospectiva, el comentario del Sr. Jones sobre la 'gran especulación' podría acabar siendo el comentario más clarividente sobre el bitcoin. La fanfarronería que marcó gran parte del mundo de las criptomonedas se está desvaneciendo a medida que se revierten las políticas de dinero fácil y desaparece el mercado alcista de las acciones.

La masacre se ha propagado desde las propias criptodivisas hasta las empresas que prestan servicios en el mercado. En el caso de las bolsas, la actividad comercial constituye la mayor parte de su negocio y, con la liquidación, los ingresos han disminuido. Coinbase informó en mayo de una pérdida de 429,7 millones de dólares en el primer trimestre y advirtió que sus usuarios estaban huyendo de la plataforma, incluso mientras sus ejecutivos vendían acciones y se embolsaban beneficios. En junio, por primera vez desde su fundación en 2012, despidió a parte del personal, casi un quinto de su plantilla. Sus acciones cotizan ahora en torno a los 51 dólares, frente a su máximo de 429,54 dólares en su primer día de cotización, el 14 de abril de 2021. Gemini, BlockFi y Crypto.com, que tiene un gran presupuesto, también han despedido a parte de su plantilla.

A principios de mayo, la persistente presión a la baja en el mercado de las criptomonedas rompió algo grande: la 'stablecoin' terraUSD, una criptomoneda destinada a mantener un valor estable de un dólar, se derrumbó debido a lo que fue básicamente una retirada masiva de fondos, llevándose consigo su moneda hermana, luna. Casi de la noche a la mañana, desaparecieron 40.000 millones de dólares de las dos criptomonedas. Este colapso ha tenido efectos secundarios. A principios de junio, un servicio de préstamos de criptomonedas de gran tamaño llamado Celsius Network LLC, que tenía unos 12.000 millones de dólares en activos de usuarios, congeló las retiradas. El dinero sigue bloqueado y la empresa ha contratado a un bufete de abogados para tratar de resolver sus obligaciones y deudas. Otro prestamista, Babel Finance, suspendió el viernes las retiradas y los reembolsos.

Foto: EC.

El fondo de cobertura centrado en la criptomoneda Three Arrows Capital Ltd. ha estado considerando opciones estratégicas, según informó el viernes 'The Wall Street Journal', incluyendo la venta de activos o un rescate por parte de otra empresa, después de haber sufrido grandes pérdidas.

A pesar de las pérdidas, algunos inversores siguen siendo optimistas. Marshall Johnson Jr., un productor de televisión educativa de 54 años en Maryland, empezó a comprar bitcoins en 2021, cuando rondaba los 38.000 dólares. Su plan en ese momento era poner lentamente el dinero suficiente para poseer un bitcoin completo. Sigue creyendo en el futuro del bitcoin, y no ha cambiado su plan a pesar de la liquidación y de que, sobre el papel, ha perdido dinero. De hecho, dada la caída del precio, cree que podrá alcanzar su objetivo antes de lo esperado. "Estoy más cerca que hace un año", celebra, riendo.

C.J. Wilson oyó hablar por primera vez del bitcoin en 2012. Por aquel entonces, era un 'pitcher' de las Grandes Ligas de Béisbol que vivía en California y había pasado su tiempo libre comprando y vendiendo lingotes de plata y monedas de oro. Cuenta que veía la moneda digital con escepticismo porque no estaba seguro de cómo se podían crear divisas en un ordenador. Sin embargo, en 2019, tras retirarse de la MLB, leyó el libro blanco de Satoshi Nakamoto sobre el bitcoin y quedó intrigado.

Wilson, que se describe a sí mismo como un insomne, recuerda que empezó a comerciar con bitcoins en mitad de la noche, y pronto empezó a hacer incursiones en otras criptodivisas. "A veces las miras y piensas que tienen un nombre genial". Asistió a conferencias sobre criptomonedas en todo el mundo, desde San Francisco hasta Londres y Las Vegas.

Como en el colapso 'puntocom', que sean el futuro no evita que puedan generar pérdidas

Con el tiempo, Wilson volvió a centrar su atención en el bitcoin. El año pasado, sin embargo, comenzó a notar signos de frivolidad. Cuando Crypto.com patrocinó el estadio de los Lakers, empezó a preguntarse: "¿De dónde sacan todo este dinero?". Cuenta que recibía invitaciones a fiestas en yates de personas que habían triunfado en el mundo de las criptomonedas. Notó que el CEO de Coinbase, Brian Armstrong, compró una casa en California por 133 millones de dólares. En la conferencia de bitcoin en Miami esta primavera, asistió a una ostentosa fiesta organizada por Gemini en una mansión. "Para mí, eran señales que te hacen ver que probablemente fue el punto álgido del mercado", explica. Wilson dice que sigue creyendo en el bitcoin, pero esta primavera empezó a comerciar con él más que a adquirirlo solo.

La actual liquidación mundial de las criptomonedas parece similar a la de finales de los años noventa y las empresas de internet. Por un lado, los inversores tenían razón durante esa burbuja: internet era el futuro. Pero eso no impidió que muchos de ellos perdieran montones de dinero a raíz del fracaso de cientos de empresas de internet. "A largo plazo, somos grandes creyentes en las criptomonedas", afirma Shaun Maguire, un socio de Sequoia Capital que invierte en criptomonedas. "Pero a corto plazo, cuidado".

Antes de la pandemia, Kelly Miller, de 35 años, era un músico profesional en San Francisco. Vio cómo sus ingresos se reducían a cero mientras el mundo se encerraba en casa, y empezó a invertir en acciones a través de Robinhood Markets Inc. En enero de 2021, decidió probar a comprar algunas criptomonedas y adquirió dogecoins. Vio cómo su pequeña compra se disparaba en valor antes de retroceder rápidamente. A pesar de la montaña rusa, Kelly, que ahora vive en Estambul, cuenta que estaba enganchado. Durante el último año y medio, ha comprado bitcoins, ethereums y solanas, entre otros, con la mayor parte de su dinero en solanas. La última caída, que ha afectado a su cartera, le dejó claro que el mundo de las criptomonedas necesita cambios.

"Este espacio tiene que estar regulado, tiene que ser seguro para los consumidores", argumenta. Cree que hay mucho valor en la tecnología subyacente, y en las NFT en particular, pero le preocupa que las liquidaciones, como el actual invierno de las criptomonedas, erosionen la confianza de los inversores.

Foto: El entorno inflacionista y las subidas de tipos golpean al mundo cripto. (Reuters/Dado Ruvic) Opinión

Dan Held empezó a participar en el mundo del bitcoin en 2012, atraído por la idea de un nuevo sistema monetario en un momento en que la mayoría de la gente ni siquiera había oído hablar de él. Se mudó a San Francisco desde Texas, empezó a ir a reuniones de bitcoin y se sumergió en la cultura.

Held lleva años haciendo proselitismo del bitcoin y tiene un número considerable de seguidores en Twitter, pero se sorprendió a principios de este año cuando empezó a ser reconocido, tanto en la calle como en un ascensor de un hotel de Texas. Para él fue una señal de lo extendido que estaba el fenómeno. "¿Me reconocen por la calle? ¿Caminando por Austin?", se asombró. "Era realmente sorprendente".

Su fervor se debe a la idea de que el bitcoin resuelve problemas fundamentales del sistema actual. Ninguna de las caídas —ni siquiera la actual— ha hecho tambalear esa creencia. "Mi tesis es la misma que en 2012", asevera. "Hay tanta gente como yo, que no veo que esto sea el fin del bitcoin".

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

** Después de la publicación de este artículo, el precio del bitcoin llegó a caer, este sábado, hasta los 17.785 dólares. Este lunes, al cierre de esta edición, cotizaba en el entorno de los 20.300 dólares.

El domingo de la Super Bowl, un anuncio de Crypto.com con la estrella multimillonaria de la NBA LeBron James llegó a los televisores de millones de estadounidenses. "Si quieres hacer historia, tienes que tomar tus propias decisiones", dice James en el anuncio de 30 segundos de la popular plataforma de intercambio de criptomonedas. Las palabras que aparecieron en pantalla al terminar el anuncio rezaban "La fortuna favorece a los valientes".

Historia LeBron James Inflación Wall Street Wall Street Journal Las Vegas
El redactor recomienda