Es noticia
Menú
El ocaso de las 'big tech': una década de dominio en Wall Street llega a su fin
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
OLEADA DE VENTAS

El ocaso de las 'big tech': una década de dominio en Wall Street llega a su fin

La caída del sector es la peor desde 2002; los inversores 'value' ya cantan victoria

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los grandes valores tecnológicos están atravesando su mayor caída en más de una década. Algunos inversores, que recuerdan la crisis de las 'puntocom' del año 2000, se preparan para la llegada de pérdidas aún mayores.

El sector de la tecnología de la información del S&P 500 ha caído un 19% en lo que va de 2022 hasta el pasado martes, su peor comienzo de año desde 2002. Su diferencia con el S&P 500 general, que ha perdido un 13%, es la mayor desde 2004. Según datos de Morningstar Direct que se remontan a 1993, los descensos han llevado a los inversores a retirar, hasta abril, un récord de 7.600 millones de dólares este año de los fondos mutuos y cotizados centrados en la tecnología.

Durante años, las acciones de las empresas tecnológicas han impulsado el mercado bursátil al alza, llevando los principales índices a batir docenas de récords. El entusiasmo por todo lo tecnológico, desde la computación en la nube hasta el 'software' y las redes sociales, impulsó una carrera épica que se extendió hasta los rincones más alejados del mercado. Más recientemente, las políticas acomodaticias de la Reserva Federal al comienzo de la pandemia alimentaron un apetito aparentemente insaciable por las apuestas arriesgadas.

Este año, los inversores se enfrentan a un entorno muy diferente. Los rendimientos del Tesoro han saltado al nivel más alto desde 2018, mientras que los precios de los bonos han caído. Muchas de las tendencias que florecieron en los últimos dos años —incluyendo las operaciones de opciones alcistas, las empresas de adquisiciones de propósito especial y las criptodivisas— han dado un giro brusco. Los sectores de energía y servicios públicos del S&P 500 son los únicos que han subido.

Foto: EC.

Algunos inversores afirman que, tras una década, la era de dominio de la tecnología en los mercados está llegando a su fin. Los inversores en valor, que se basan en indicadores como los beneficios o el valor contable para comprar acciones baratas, ya están celebrando el esperado resurgimiento de las acciones de empresas como Exxon Mobil Corp, Coca-Cola Co. y Altria Group Inc.

El índice S&P 500 Value se sitúa un 17% más alto que el S&P 500 Growth, que incluye empresas como Tesla Inc., Nvidia Corp. y Meta Platforms Inc. Se trata del margen más amplio desde el año 2000. Mientras tanto, se han retirado más de 48.000 millones de dólares de los fondos que siguen las acciones 'growth', según el proveedor de datos EPFR, mientras que se han invertido más de 13.000 millones de dólares en fondos que siguen acciones 'value'.

"Es un cambio claro de régimen de mercado", opina Chris Covington, jefe de Inversiones de AJO Vista. "Me resultaría difícil creer que tendrías un rendimiento superior tan extremo como el que el 'growth' ha visto en los últimos cinco años".

Para muchos inversores, las apuestas contra la tecnología y las turbulencias que llevan meses caracterizando el mercado recuerdan a la burbuja de las 'puntocom' del año 2000, cuando el frenesí que rodeaba a las empresas que luego quebraron causó pérdidas a inversores grandes y pequeños. Entonces, el atractivo de la innovación tecnológica, combinado con los bajos tipos de interés, provocó una avalancha de acciones de internet. Cuando la burbuja estalló, el Nasdaq Composite se desplomó casi un 80% entre marzo de 2000 y octubre de 2002.

A finales de mayo, las acciones de Snap Inc. perdieron un 43% en una sola sesión, su mayor caída porcentual en un día

Este año, los valores tecnológicos individuales han registrado algunas de las caídas más pronunciadas de su historia, se han evaporado cientos de miles de millones de dólares en valor de mercado, a veces en cuestión de horas. A finales de mayo, las acciones de Snap Inc. perdieron un 43% en una sola sesión, su mayor caída porcentual en un día y una pérdida de aproximadamente 16.000 millones de dólares en valor de mercado. Apuestas que alguna vez fueron de alto vuelo, como la empresa de tecnología financiera Affirm Holdings Inc. y Coinbase Global Inc., han perdido más de la mitad de sus valores en lo que va de 2022.

Las mayores empresas del sector no se han librado. Las acciones de los populares valores FAANG —Meta Platforms Inc. (la matriz de Facebook), Amazon.com Inc., Apple Inc., Netflix Inc. y Alphabet Inc. (la matriz de Google)— han sufrido caídas porcentuales de dos dígitos este año que son más pronunciadas que las del S&P 500.

Tras un castigado comienzo de año, muchos inversores especulan sobre qué área del mercado será la siguiente en caer.

"Cuando las burbujas explotan, no solo tienden a caer hasta su valor razonable, sino que tienden a ir más allá", explica Ben Inker, codirector de Asignación de Activos de la gestora de dinero de Boston GMO.

Inker, que lleva más de un año apostando contra los valores 'growth' con valoraciones ampliadas, expuso que la prima adicional a la que cotizan las acciones 'growth' en relación con las 'value' se mantiene por encima de los niveles históricos.

Foto: EC.

Incluso después de la liquidación, los valores tecnológicos siguen representando un 27% del S&P 500, casi un récord, y se acercan a los niveles más altos desde la burbuja de las 'puntocom', según publicaron los estrategas de Bank of America el 27 de mayo. La empresa advirtió de que era demasiado pronto para comprar la caída de muchos de los valores.

Por supuesto, algunos inversores subrayan las importantes diferencias entre la era actual y la crisis de las 'puntocom'. Aunque las valoraciones de las acciones tecnológicas se han disparado en los últimos años, no se han acercado a los niveles observados en marzo de 2000, cuando los múltiplos futuros del S&P 500 alcanzaron un nivel máximo de 26,2. Según FactSet, en su punto álgido, en septiembre de 2020, la ratio precio/beneficio a futuros, basada en las expectativas de beneficios para el siguiente año, alcanzó el 24,08.

Los rendimientos del Tesoro, por su parte, han subido en los últimos meses, pero siguen estando muy por debajo de los niveles históricos. Actualmente, el rendimiento del Tesoro a 10 años ronda un 3%. En el año 2000, era de aproximadamente el 5%.

No cabe duda de que aún estamos al principio del ciclo de subida de tipos de la Fed. Los inversores esperan que el banco central siga subiendo los tipos de interés este año. Eso significa que los rendimientos probablemente seguirán subiendo, lo que podría ejercer más presión sobre los valores tecnológicos y otros valores 'growth'. El aumento de los rendimientos hace que los flujos de caja futuros de las empresas sean menos atractivos.

Si los tipos siguen subiendo, "el mercado bursátil también tendrá que bajar bastante", advierte Inker. "Realmente, depende de dónde vayan a acabar los tipos de interés".

Foto: Pantallas de cotización en el interior de la Bolsa de Madrid. (EFE/V. A. del Val)

La preocupación por la cuantía y la rapidez con que la Reserva Federal subirá los tipos ha estimulado el debate sobre si la economía se dirige hacia una recesión, aunque los datos económicos recientes no apuntan a una a corto plazo.

Muchos inversores han apostado contra los valores tecnológicos o han cerrado posiciones bajistas. Según S3 Partners, de los 11 sectores del S&P 500, el tecnológico es el que está en camino de registrar la mayor caída de interés en corto en el segundo trimestre, aunque sigue siendo el sector con más venta en corto del mercado. Los operadores siguen apostando firmemente contra Tesla, Apple, Microsoft Corp. y Amazon, por lo que se encuentran entre los valores más cortos, al igual que en los dos años anteriores.

No obstante, algunos inversores y analistas siguen confiando en que el dominio de la tecnología aún no ha tocado a su fin.

Según Jay Kaeppel, analista de Sundial Capital Research, la ratio entre las opciones de venta y las opciones de compra del Technology Select Sector SPDR Fund, o XLK, ha sido elevada, una señal contraria que sugiere que ya podría haber pasado lo peor para el sector.

"Hemos descubierto que las cosas no suben sin más", asevera David Eiswert, gestor de carteras de T. Rowe Price. "No se puede comprar una cesta de valores tecnológicos sin más. Hay que diferenciar". Eiswert cree que algunas acciones tecnológicas, como Amazon, parecen atractivas después de sus recientes caídas y no descarta aumentar su exposición al grupo.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Los grandes valores tecnológicos están atravesando su mayor caída en más de una década. Algunos inversores, que recuerdan la crisis de las 'puntocom' del año 2000, se preparan para la llegada de pérdidas aún mayores.

Acciones Inversores Tecnología Reserva Federal Pandemia Wall Street Journal
El redactor recomienda