Es noticia
Menú
Dos grietas del sistema financiero por donde podría estallar la próxima crisis bursátil
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
BUENAS Y MALAS NOTICIAS

Dos grietas del sistema financiero por donde podría estallar la próxima crisis bursátil

No cabe duda de que este año ha bajado la marea en los mercados, pero el sector financiero ha podido seguir adelante sin muchos problemas, por ahora

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Como dijo una vez Warren Buffett, cuando baja la marea se descubre quién se está bañando desnudo. No cabe duda de que, este año, la marea ha bajado para los mercados, pero el sector financiero ha podido seguir adelante sin muchos problemas. ¿Es posible que esta vez casi todo el mundo haya optado por ponerse el bañador?

La perspectiva optimista es que los culpables habituales —especuladores que utilizan dinero prestado— ya se han visto sorprendidos en los últimos dos años y, por lo tanto, no estaban haciendo sus trucos habituales. La perspectiva pesimista es que la crisis aún está por llegar.

Empecemos por lo positivo: la lista de crisis recientes que han hecho que los inversores se replanteen los peligros. El ‘shock’ de la pandemia a principios de 2020 dejó al descubierto graves problemas con las operaciones apalancadas y los préstamos a un día en el Tesoro. La Reserva Federal intervino y respaldó el mercado, pero los fondos de cobertura de renta fija, que perdieron mucho a medida que los tesoros se movían en la dirección equivocada, tuvieron que optar por recortar.

Foto: establizacion-bonos-bolsas-bra

En enero de 2021, los vendedores en corto se vieron afectados cuando los usuarios de Reddit fueron en masa a por acciones 'meme' como GameStop, haciendo subir sus precios y provocando pérdidas multimillonarias a quienes apostaban contra ellas. Melvin Capital, que estaba llevando a cabo ventas en corto sustanciales de GameStop, ha acabado cerrando este año. Otros fondos de cobertura tomaron nota y se replantearon las posiciones cortas concentradas.

Después, en marzo del año pasado, cuando el mercado todavía seguía tendencias muy alcistas, el fondo de cobertura Archegos implosionó, causando pérdidas de unos 10.000 millones de dólares a los bancos de inversión que se habían arriesgado a prestarle dinero. Los bancos de inversión han reexaminado sus préstamos a fondos de alto riesgo, mientras que Credit Suisse ha decidido retirarse de este negocio. Una vez más, el aumento de los poderes otorgados a los gestores de riesgos conlleva una reducción del riesgo de que esto se repita.

En otoño, los operadores de divisas y bonos empezaron a prepararse para la subida de los tipos de interés, guiados por las sorprendentes declaraciones del Banco de Inglaterra. Sin embargo, los precios retrocedieron bruscamente en noviembre, cuando el Banco no llevó a cabo el esperado endurecimiento, y los fondos que operan en función de las noticias macroeconómicas se enfrentaron de nuevo a la volatilidad que ha dominado los mercados a nivel mundial desde entonces.

Todos estos 'shocks', que fueron grandes, pero no enormes, contribuyeron a reducir el riesgo asumido, lo que significa que hubo menos participantes muy apalancados que pudieran quedar eliminados por los movimientos extremos de acciones, bonos, materias primas y divisas en 2022.

Gracias a las reformas posteriores a 2008, los bancos son más fuertes que en las últimas dos décadas

Hasta ahora solo ha habido una crisis de verdad en el sector financiero tradicional: la congelación del mercado del níquel cuando la Bolsa de Metales de Londres decidió ingenuamente salvar a una empresa china que se vio atrapada por apuestas masivas erróneas. Pero por muchos problemas que les causase, nunca iba a ser suficiente para derribar partes importantes del sistema financiero.

Ha habido algunos desastres totales en el ámbito de las criptomonedas, entre las que destaca el colapso de la 'stablecoin' terra, pero su vinculación a las finanzas tradicionales sigue siendo lo suficientemente débil como para que tuviera pocas consecuencias para la mayoría.

El otro pilar relevante es que, gracias a las reformas posteriores a 2008, los bancos son sustancialmente más fuertes que en las últimas dos décadas. Como resultado, pueden sobrellevar los tiempos de vacas flacas con más facilidad.

Hasta aquí, las buenas noticias. El estado de ánimo predominante de los ejecutivos financieros a los que he preguntado sobre la falta de problemas se resume en una misma respuesta: "Por ahora".

Foto: EC.

Mucho antes de que Buffett hablase de bañistas desnudos, el economista John Kenneth Galbraith acuñó el término 'bezzle': pérdidas fraudulentas acumuladas en tiempos de vacas gordas que solo se descubren cuando la economía se debilita. Después de un mercado alcista de una década, con solo una breve interrupción en 2020, podría haber muchos casos así por descubrir.

Los mayores casos de 'bezzle' de la historia reciente tardaron un tiempo dolorosamente largo en ser descubiertos. Tras el estallido de la burbuja de las puntocom en marzo de 2000, pasaron 18 meses hasta que la compañía eléctrica y el operador de energía apalancada Enron sucumbieron al fraude de contabilidad en lo que entonces fue la mayor quiebra de la historia. Tras la crisis financiera de 2008, los escándalos continuaron durante años tanto en las finanzas como en la economía real.

El bucle de retroalimentación de las finanzas a la economía real y vuelta también tarda en crear problemas graves. Los países en desarrollo más débiles y endeudados ya se están enfrentando a ellos, con Sri Lanka en crisis y Ghana imponiendo una férrea austeridad para mantener las finanzas en orden. La subida del dólar y el mayor rendimiento de los bonos estadounidenses perjudican a los gobiernos y a los países que deciden endeudarse en dólares y tienen un desajuste entre los costes en dólares y los ingresos en su moneda local.

En 1994 y entre 1997 y 1998, las crisis de los mercados emergentes (la 'crisis del tequila' de México en 1994 y las devaluaciones asiáticas de 1997, seguidas del impago de la deuda interna de Rusia) tardaron más de un año en llegar a Wall Street. Cuando lo hicieron, la estabilidad financiera de Wall Street se tambaleó. Y lo que es más preocupante, la pérdida de los inversores en bonos del Tesoro a 10 años desde su máximo ya es mucho mayor que en el 'shock' de 1994.

Foto: Foto: Reuters/Kevin Lamarque

Hay dos nuevos riesgos con los que la historia no ayuda. El primero es la cantidad de liquidez sin precedentes que ha sido inyectada en el sector financiero por los bancos centrales que compran bonos. La falta de liquidez es lo que suele crear problemas financieros, ya que impide la refinanciación de las deudas. Los problemas podrían aflorar a medida que la Fed y otros bancos centrales reducen la liquidez.

La segunda es que hay una cantidad masiva, y desconocida, de deuda privada emitida por bancos 'en la sombra' poco regulados. Lo que más me preocupa no es que los préstamos se agrien (aunque podría llegar a pasar). El peligro reside más bien en que el auge de la deuda privada resulte ser una consecuencia del dinero fácil. Si los inversores se muestran menos dispuestos a guardar su dinero en fondos de deuda privada a medida que los tipos de interés hacen que las inversiones convencionales sean más atractivas, se producirá una reducción constante de la capacidad de préstamo. Esto podría frenar la economía y dificultar la refinanciación de los préstamos por parte de las empresas. Este tipo de efectos en cadena podría tardar años en provocar problemas financieros.

Sospecho que todavía hay muchos bañistas con poca ropa que aún no han quedado expuestos. Espero que las crisis de práctica de los dos últimos años signifique que hay menos riesgo de que Wall Street se detenga de repente.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Como dijo una vez Warren Buffett, cuando baja la marea se descubre quién se está bañando desnudo. No cabe duda de que, este año, la marea ha bajado para los mercados, pero el sector financiero ha podido seguir adelante sin muchos problemas. ¿Es posible que esta vez casi todo el mundo haya optado por ponerse el bañador?

Sector Financiero Wall Street Hedge funds Inversores Reserva Federal Finanzas Renta fija Reddit Pandemia Banco de Inglaterra Tendencias Bancos centrales Wall Street Journal
El redactor recomienda