Es noticia
Menú
Luna no está en 'Terra' firme: una novedosa solución fallida a un problema muy antiguo
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
REINVENTAR LA RUEDA

Luna no está en 'Terra' firme: una novedosa solución fallida a un problema muy antiguo

La 'stablecoin' algorítmica TerraUSD compartía las debilidades de las monedas fíat como el dólar y carecía de muchas de sus ventajas

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las 'stablecoins' algorítmicas son una creación novedosa, pero no han podido evitar algunos problemas muy antiguos.

TerraUSD es, o era, la más importante. Se trata de una 'stablecoin' porque tenía por objetivo tener siempre el valor de un dólar estadounidense, haciendo de ella un útil sustituto digital de la divisa. En aras de este objetivo, emplea un sistema algorítmico: es intercambiable por otro token, conocido como Luna, que no tiene un valor fijo. Si el valor de TerraUSD bajaba de 1 dólar, podía "quemarse" y cambiarse por un dólar en Luna, y viceversa. Pero, evidentemente, ese sistema ha fallado, y TerraUSD ha dejado de valer 1 dólar. Ahora se cotiza a unos 40 céntimos de dólar.

No está del todo claro por qué ha fallado, pero uno de los motivos es que, a medida que se desarrollaban los acontecimientos, hubo prisa por deshacerse tanto de TerraUSD como de Luna. Así, a pesar de su novedad, TerraUSD se encontró con el mismo problema que las llamadas monedas fíat emitidas por los gobiernos han tratado de evitar durante mucho tiempo: la pérdida de confianza.

Foto: Bitcoin. Ethereum (Unsplash)

La palabra algoritmo funciona como distracción. Todo token digital incluye reglas y sistemas como parte de su diseño. La diferencia fundamental con otras 'stablecoins' radica en la forma en que obtiene su valor. Se espera que las 'stablecoins' como USD Coin o Tether estén totalmente respaldadas por una reserva de dinero en efectivo o por instrumentos conocidos, como los bonos del Tesoro de EEUU. En otras palabras, funcionan más como una caja de conversión clásica que como una vinculación entre divisas ordinaria, con el dinero emitido respaldado al 100% por las reservas de la moneda ancla.

Por su parte, una "stablecoin algorítmica" es, en cierto modo, como una moneda fíat destinada a ser vinculada a otra. Por supuesto, no es emitida por el gobierno y no hay un banco central. No obstante, la palabra "fíat" también da una impresión errónea de cómo las monedas gubernamentales desarrollan su valor. El término, que proviene del latín y significa "hágase", está asociada a la frase bíblica "Fiat lux" —que se haga la luz—. Por supuesto, los gobiernos no son deidades: si la gente considera que una moneda no tiene valor, aunque sea de curso legal, pueden buscar otras formas de almacenar o intercambiar valor. Durante la crisis financiera asiática de la década de 1990, cayeron varias divisas de los gobiernos que el público percibía como monedas de vinculación débil.

Los gobiernos tienen leyes, ejércitos e impuestos para respaldar su postura. Terra necesitaba otros mecanismos. Intentar vincularlo al dólar estadounidense a través del mecanismo Luna para evitar la volatilidad a la que se enfrentan las típicas criptodivisas era uno de ellos. Otro consistía en ayudar a financiar el pago de los rendimientos a los titulares de TerraUSD a través del protocolo Anchor. Con tasas de casi un 20%, este mecanismo dio pie a flujos de entrada, y muchos intercambiaron dólares estadounidenses, Bitcoin o Ether para comprarlo. También utilizó una especie de reserva de divisas extranjeras —Bitcoin— como respaldo parcial de TerraUSD.

Al igual que los banqueros centrales pueden cometer errores de política, también pueden hacerlo las reglas de un Blockchain

Las criptomonedas también prosperan gracias a la influencia social: ver que otras personas la utilizan y la valoran puede reforzar su credibilidad. Se podría considerar que TerraUSD había empezado a conseguirlo, a través de aplicaciones de pago e inversión, pero evidentemente no ha sido suficiente. Las divisas también deben hacer frente a las crisis. Y al igual que los banqueros centrales pueden cometer errores de política, también pueden hacerlo las reglas del mecanismo de 'software' en un Blockchain. Esto se está debatiendo en el 'postmortem' que ha seguido al colapso de Terra.

Es debatible si un comité de banqueros centrales, en lugar de un consenso de titulares, habría tomado mejores decisiones. Terra y sus mecanismos podrían ser, en última instancia, una versión más responsable, transparente o equitativa de lo que hacen las autoridades monetarias. En cualquier caso, sigue requiriendo la misma confianza que una divisa fíat.

Tildar a Terra de estafa subestima su ambición. Lo que pretendía era nada menos que reinventar la rueda.

*Contenido con licencia de "The Wall Street Journal"

Las 'stablecoins' algorítmicas son una creación novedosa, pero no han podido evitar algunos problemas muy antiguos.

Diseño Bonos del Tesoro Estados Unidos (EEUU)