Es noticia
Menú
La lucha contra la inflación añade más deuda pública a un mundo ya endeudado
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Aumento de precios

La lucha contra la inflación añade más deuda pública a un mundo ya endeudado

Las ayudas del gobierno pueden ayudar a controlar las protestas por los precios de los combustibles y los alimentos, pero podrían acabar crujiendo a los países que son económicamente frágiles

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El aumento de los precios de los alimentos y los carburantes está generando presión sobre los gobiernos de todo el mundo para que paguen la cuenta de los consumidores, poniendo a prueba las precarias finanzas públicas e intensificando la inestabilidad política en las economías más débiles.

Asustados por las protestas que han estallado recientemente desde Bangkok hasta Sicilia, muchos gobiernos han implementado subvenciones o exenciones fiscales para proteger a los hogares y a las empresas de la subida de los precios.

Sin embargo, estas ayudas están aumentando la ya elevada deuda pública, justo cuando los costes de los préstamos están creciendo. Para algunos países, el aumento podría resultar demasiado costoso, lo que hace temer que se produzcan disturbios políticos.

Según Joerg Kraemer, economista jefe de Commerzbank en Frankfurt, los subsidios "podrían aumentar la confianza de los consumidores a corto plazo, pero también impiden los ajustes saludables en la economía", lo que disuade a las empresas y a los consumidores de que se ajusten a los cambios económicos.

Foto: EC.

En Europa, el ataque de Rusia a Ucrania hizo que los precios de la gasolina y el gasóleo vieran los mayores saltos desde las crisis del petróleo de la década de 1970, en el marco de una inflación ya galopante. Después de sufrir las restricciones del covid-19, los europeos protestan ahora por la disminución de su poder adquisitivo.

A mediados de marzo, los agricultores griegos condujeron sus tractores hasta el Ministerio de Agricultura en Atenas para exigir alivio. En Sicilia, los camioneros que protestaban interrumpieron las entregas de alimentos, incluidas las de las famosas naranjas de la isla. En España, los camioneros en huelga provocaron escasez de alimentos en algunas zonas y llevaron a empresas como Danone SA y Heineken NV a advertir de recortes en la producción.

Inditex SA, el fabricante español de ropa detrás de Zara, informó de que la huelga podría retrasar la llegada de los productos a las tiendas. La inflación en España subió al 9,8% en marzo, según las cifras preliminares publicadas la semana pasada, el nivel más alto desde 1985.

A mediados de marzo, Francia evitó una huelga similar con un paquete de ayuda de 400 millones de euros, que incluye pagos directos a los camioneros. En España, los huelguistas han rechazado un paquete de ayuda gubernamental propuesto de 500 millones de euros por considerarlo demasiado pequeño. Alemania ha anunciado recientemente pagos en efectivo a los contribuyentes, billetes de transporte público con grandes descuentos y una limitación temporal de los precios de la gasolina y el gasóleo.

Foto: EC.

Todo este gasto adicional se suma a tres años de aumento del gasto público relacionado con la pandemia. Según Capital Economics, es probable que los gobiernos de los 19 países de la eurozona registren este año un déficit presupuestario medio de alrededor del 4,5% del PIB, debido en parte a las nuevas subvenciones.

Muchos economistas afirman que los subsidios suelen ser políticamente difíciles de retirar una vez que han cumplido su objetivo. El Fondo Monetario Internacional sostiene que tienden a beneficiar a los hogares más ricos que consumen más energía. Los subsidios al gas y al petróleo también podrían socavar los planes para abandonar los combustibles fósiles. Los subsidios a los combustibles fósiles a nivel mundial ya suponían unos 6 billones de dólares o el 7% de la producción mundial en 2021, según el FMI.

Para los mercados emergentes, en particular, el coste de agotar a menudo las arcas públicas también es un problema. Las economías emergentes deben refinanciar deuda por valor de unos 7 billones de dólares este año, frente a los 5,5 billones de dólares de 2021.

En toda África, los gobiernos que luchan por recuperarse de las recesiones inducidas por la crisis han mantenido o reintroducido subvenciones y exenciones fiscales, lo que podría agravar la crisis de deuda del continente. Con los precios de los alimentos y el combustible volviendo a subir, muchas naciones africanas se han visto atrapadas en el medio, desbaratando los esfuerzos por reparar los estragos causados por la pandemia.

En Nigeria, las autoridades han suspendido los planes anunciados hace tiempo para suprimir las subvenciones a la gasolina, mientras que el gobierno de Zambia está ampliando las subvenciones a los fertilizantes para apoyar a los agricultores de maíz, lo que pone en peligro la promesa de esta nación altamente endeudada de frenar la creciente deuda externa. Tras las protestas públicas, Kenia, la mayor economía del este de África, presentó nuevos subsidios para ayudar a los hogares pobres. Ahora planea gastar más de 500 millones de dólares en los próximos dos años para aliviar la espiral de costes, según el Tesoro.

Foto: EC.

"Estamos siendo humillados por el estado de la economía", afirmó Isaac Kitao, propietario de un autobús keniano en la televisión nacional la semana pasada. "Los precios del combustible son muy altos y no podemos subir las tarifas. No entendemos lo que está pasando porque el gobierno nos había dicho que quería subvencionar el coste del combustible para que fuera asequible".

Egipto, el mayor importador de trigo del mundo, suele comprar el 70% de su grano a Ucrania y Rusia. El aumento de los precios de la harina y el combustible ha incrementado los gastos del gobierno en unos 1.000 millones de dólares, lo que le ha llevado a regular los precios del pan no subvencionado. Tras las protestas por los alimentos en algunas partes de Irak, el gobierno comenzó a suministrar harina y aceite de su reserva estratégica, que ahora está casi agotada.

El gobierno libanés limitó a principios de este mes el suministro de productos alimentarios subvencionados. Ordenó a los molinos que suministraran exclusivamente harina destinada a la producción de pan árabe local, tipo pita, hasta que el país pudiera conseguir más envíos de grano y trigo del extranjero, según un comunicado de la Asociación de Molineros del Líbano. Desde entonces, según los panaderos, el precio de la harina se ha disparado.

"Nos la están poniendo demasiado cara", se quejó Mohammad Fakhani, propietario de varias panaderías y tiendas de postres en Beirut. "El precio de una bolsa de harina se multiplica, no parece real".

Foto: Foto: EC.

Los economistas afirman que las economías asiáticas están en mejores condiciones para enfrentarse al 'shock' inflacionario de la guerra que en crisis anteriores, con finanzas públicas más sólidas y menor dependencia del capital extranjero. Algunas, como Malasia o Indonesia, son exportadoras netas de materias primas. Según los economistas, el aumento de los ingresos procedentes de estas exportaciones podría ayudar a financiar las subvenciones sin provocar grandes agujeros en sus presupuestos.

En China, los consumidores están parcialmente protegidos de la subida de los precios del petróleo gracias a la regulación de los precios de la gasolina al por menor. Zhu Haibin, economista jefe para China de J.P. Morgan Chase, ha avisado de que, si los precios del petróleo siguen subiendo, las refinerías estatales asumirán una parte desproporcionada del coste extra.

En la India, el gobierno ha presupuestado unos 40.000 millones de dólares para un programa de subsidios a los alimentos y los fertilizantes para el año fiscal hasta marzo de 2023, destinado a apoyar a los consumidores y a los agricultores. El aumento de los precios significa que la factura para el Tesoro podría llegar a estar entre el 1,0% y el 1,5% de la renta nacional, según indica Andrew Wood, director del equipo de calificación soberana de S&P Global Ratings. Esto dificultaría el cumplimiento del objetivo del gobierno de reducir su déficit presupuestario al 6,4% del producto interior bruto desde el 6,9% de este año fiscal.

En Pakistán, el primer ministro Imran Khan anunció a finales de febrero una subvención de más de 1.500 millones de dólares en gasolina, gasóleo y electricidad. Khan había visto recientemente mermada su popularidad por la inflación galopante, llevando a la oposición a intentar derrocar a su gobierno.

Foto: Foto: EC.

Tal era la urgencia percibida, que el presidente Khan anunció la subvención sin el acuerdo previo del FMI, que ha estado presionando a Pakistán para que elimine las subvenciones en muchos sectores. El gobierno y el prestamista están ahora en conversaciones sobre si el programa del FMI para Pakistán puede continuar.

Algunos países de renta baja y media que exportan productos básicos, además de importar alimentos y combustibles, están mejor posicionados, ya que el aumento de los ingresos por exportaciones puede ayudar a compensar el aumento de los precios de las importaciones.

En Argentina, el FMI dijo que la capacidad del país para cumplir con un nuevo programa para refinanciar 44.000 millones de dólares de deuda se enfrenta a riesgos excepcionalmente altos debido al impacto de la guerra en Ucrania. El programa exige la reducción de los costosos subsidios a la energía, lo que, según los economistas, será políticamente más difícil a medida que los precios del petróleo se disparen.

Aunque el aumento de los precios de los cereales podría impulsar las exportaciones de Argentina, los hogares también se enfrentan a un aumento de las facturas de los alimentos en un país en el que cerca del 40% de la población vive en la pobreza y la inflación supera el 50%. A principios de este mes, Argentina dijo que los agricultores tendrían que desviar 800.000 toneladas de trigo al mercado interno para garantizar el suministro local y mantener bajos los precios de productos básicos como la pasta y la harina.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'

El aumento de los precios de los alimentos y los carburantes está generando presión sobre los gobiernos de todo el mundo para que paguen la cuenta de los consumidores, poniendo a prueba las precarias finanzas públicas e intensificando la inestabilidad política en las economías más débiles.

Inflación Argentina Kenia Grecia Egipto Malasia PIB Ministerio de Agricultura Agricultura Commerzbank Pakistán India Ucrania Conflicto de Ucrania Gasóleo Fondo Monetario Internacional (FMI) Hogares Petróleo Irak
El redactor recomienda