Es noticia
Menú
Los precios de la energía ponen en jaque la transición ecológica en Wall Street
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
¿BYE, BYE, COMBUSTIBLES FÓSILES?

Los precios de la energía ponen en jaque la transición ecológica en Wall Street

Algunos bancos, entre ellos Citigroup, trabajaron en más colocaciones de deuda vinculada al negocio de petróleo y gas que de deuda verde

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

A lo largo del primer trimestre de 2022, Wall Street ha colocado más bonos y préstamos para proyectos de energía limpia que para empresas de petróleo y gas, pero el sorpaso podría ser efímero en medio de la presión para aumentar el suministro de combustibles fósiles tras la invasión rusa de Ucrania.

Los bancos suscribieron más de 100.000 millones de dólares en bonos y préstamos para usos de energías limpias en el primer trimestre y prestaron 95.000 millones de dólares a empresas de petróleo y gas. El ritmo de suscripción se redujo en ambas categorías con respecto al año pasado, en el que el total de la deuda verde y de petróleo emitida en cada área ascendió a unos 570.000 millones de dólares.

La transición a la suscripción de deuda verde ha sido espectacular en los últimos años. La ratio entre la deuda de petróleo y gas y la deuda verde suscrita cayó hasta un 0,9 en el primer trimestre, frente a la ratio de uno del año pasado. En 2018, los bancos obtuvieron cuatro veces más dinero para combustibles fósiles que para usos de energía limpia.

La suscripción de deuda para un banco de Wall Street implica encontrar compradores y respaldar los precios cuando sea necesario. Es una de las principales formas en que los bancos ayudan a las empresas y a los gobiernos a conseguir dinero. Los datos no incluyen los préstamos directos, la suscripción de acciones ni otros préstamos relacionados con medidas de sostenibilidad.

Foto: Bomberos franceses extinguen el fuego de un campo de trigo en Ramillies, Francia. (Reuters/Pascal Rossignol)

Aunque el sector en general cerró el trimestre con más suscripciones ecológicas, algunos bancos han cambiado de rumbo. Citigroup Inc. contrató más deuda verde que de combustibles fósiles por primera vez el año pasado, pero, en el primer trimestre, suscribió más deuda de petróleo y gas. Wells Fargo & Co., Mizuho Financial Group Inc. y Société Générale SA también suscribieron más deuda de petróleo y gas que deuda verde y cerraron el primer trimestre con una ratio más elevada.

Los bancos afirman que no pueden abandonar los combustibles fósiles con demasiada rapidez, dadas las limitaciones de la capacidad de las energías limpias, y que la actividad crediticia refleja las tendencias generales del sector. Los precios del petróleo y del gas natural han subido, impulsados por la guerra en Ucrania, lo que ha mejorado las perspectivas de muchos productores y ha dado pie a llamamientos para aumentar la producción. Mientras tanto, las interrupciones en la cadena de suministro han hecho subir los costes y han retrasado muchos proyectos de energía limpia.

Aun así, algunos analistas sostienen que muchos bancos exageran su compromiso con la lucha contra el cambio climático porque siguen proporcionando financiación a los combustibles fósiles de forma sistemática.

Según Margaret Peloso, socia del bufete de abogados Vinson & Elkins LLP, que asesora a los bancos en cuestiones medioambientales, "es muy difícil saber cuándo se está convirtiendo en un caso de 'greenwashing', o de información engañosa sobre el progreso climático".

Foto: EC.

Muchos financiadores también mantienen que deben colaborar con las empresas para reducir las emisiones en lugar de desprenderse de las industrias que emiten mucho.

JPMorgan Chase & Co, el mayor banco de Estados Unidos, que fue el mayor financiador del sector energético el año pasado, redujo su ratio entre suscripción de deuda petrolera y de gas a 1,2 durante ese mismo periodo, frente a 10 en 2018. La proporción se mantuvo a ese nivel en el primer trimestre, indicando de nuevo que la actividad de combustibles fósiles es mayor que en la industria en general. JPMorgan prometió el año pasado que las empresas de petróleo y gas de su cartera reducirían sustancialmente la intensidad de carbono operacional (emisiones por unidad de producción) para 2030.

Los analistas afirman que los objetivos de intensidad de carbono son menos agresivos que las cifras de reducción de emisiones porque la intensidad de carbono puede disminuir mientras las emisiones generales aumentan.

En enero, Citigroup declaró que tenía por objetivo una gran reducción absoluta de la financiación de emisiones del sector energético para 2030, una medida que, según los analistas, superaba los compromisos similares de sus homólogos. Su ratio de suscripción de petróleo y gas con respecto a la deuda verde aumentó hasta un 1,4 en el primer trimestre, frente a casi uno el año pasado. La directora ejecutiva de Citigroup, Jane Fraser, habló en la cumbre mundial de Glasgow del año pasado sobre la necesidad de ampliar las soluciones climáticas y ha comentado que el banco podría tener que recortar clientes para cumplir sus objetivos climáticos.

Foto: EC.

Wells Fargo organiza mucha más deuda con combustibles fósiles que deuda verde, con una ratio de 6,7 en el primer trimestre de este año y 6,3 el año pasado. Aún se trata de un descenso en comparación con el 6,8 de 2018. El prestamista con sede en San Francisco se unió recientemente a otros bancos al declarar que reduciría sus emisiones netas a cero para 2050.

Entre las empresas energéticas que recaudaron miles de millones en deuda a través de los grandes bancos en el primer trimestre se encuentran los comerciantes de productos básicos Vitol SA y Trafigura Pte. Ltd., así como el productor de petróleo y gas ConocoPhillips.

A muchos ecologistas también les preocupa que el ritmo de financiación de las energías limpias se esté ralentizando, retrasando el gasto necesario para alcanzar los objetivos climáticos del mundo y reducir la dependencia mundial del petróleo y el gas. Entre las empresas que emitieron bonos verdes para reducir las emisiones el pasado trimestre, se incluyen la empresa de biotecnología Amgen Inc. y Honda Motor Co. No obstante, la cantidad total recaudada fue muy inferior al ritmo del año pasado.

Algunos analistas afirman que tendremos que alcanzar entre cinco y 10 veces el total del año pasado en bonos y préstamos verdes a mediados de la década para acelerar la transición energética.

"El resto de este año será buen indicador de si esto es factible o no", afirmó Krista Tukiainen, jefa de Inteligencia de Mercado de Climate Bonds Initiative, una organización sin ánimo de lucro que promueve la inversión verde.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

A lo largo del primer trimestre de 2022, Wall Street ha colocado más bonos y préstamos para proyectos de energía limpia que para empresas de petróleo y gas, pero el sorpaso podría ser efímero en medio de la presión para aumentar el suministro de combustibles fósiles tras la invasión rusa de Ucrania.

Petróleo Combustibles fósiles Wall Street Ucrania Precios Ecología Gas natural Wall Street Journal Cambio climático Estados Unidos (EEUU) Inflación