Es noticia
Menú
El rincón de Wall Street donde la información privilegiada campa a sus anchas
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Venta en bloques

El rincón de Wall Street donde la información privilegiada campa a sus anchas

Según un análisis llevado a cabo por The Wall Street Journal, los precios de las acciones caen antes del 58% de las grandes ventas. Los reguladores ya están investigando

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Durante años, en Wall Street, se ha repetido un extraño suceso.

Antes de que un accionista de peso ponga en marcha sus planes de vender un montón de acciones, el precio caía. Era como si los demás inversores supieran lo que se avecinaba.

Ocurrió cuando Bain Capital vendió acciones de Canada Goose Holdings Inc., el fabricante de parkas de moda; cuando 3G Capital vendió acciones de Kraft Heinz Co.; cuando Apollo Global Management Inc. vendió acciones de Norwegian Cruise Line Holdings Ltd.; y cuando el fondo petrolero estatal de Alaska recortó su participación en una empresa de software de inteligencia artificial.

En teoría, estas transacciones, conocidas como operaciones en bloque, son un secreto entre los accionistas vendedores y los bancos de inversión que contratan para ejecutar las operaciones. Sin embargo, un análisis del Wall Street Journal de casi 400 operaciones de este tipo realizadas a lo largo de tres años indica que la información sobre las ventas se filtra antes de tiempo de manera regular, una práctica potencialmente ilegal que cuesta millones de dólares a los vendedores y beneficia a los bancos y a los fondos de cobertura que son sus clientes.

Foto: EC.

El análisis del WSJ, que abarca 393 operaciones en bloque realizadas entre 2018 y 2021, encontró que, en el 58% de los casos, el precio de la acción bajó en la sesión de negociación inmediatamente anterior, con control del rendimiento de empresas afines. Las 268 operaciones en las que el WSJ pudo determinar cuánto pagaron los bancos habrían generado 382 millones de dólares más para los vendedores, o en torno a 1,4 millones de dólares por operación, si las acciones se hubieran comportado según indicaba el índice de referencia.

Un puñado de estos casos podría atribuirse a un titular negativo o a la mala suerte. Pero el patrón persistente de caída de las acciones en el período previo a las grandes ventas de información privilegiada sugiere un problema más generalizado: la información que debería ser confidencial se está divulgando.

Ahora, ese patrón es el centro de una investigación federal sobre si los bancos avisan a sus clientes importantes cuando se avecina este tipo de operaciones en bloque. La Comisión de Bolsa y Valores ha solicitado registros de operaciones y comunicaciones electrónicas a varios grandes bancos y fondos de cobertura, y el Departamento de Justicia de EEUU está llevando a cabo su propia investigación, según informó el WSJ por primera vez en febrero.

Por ahora, la investigación parece centrarse en Morgan Stanley, el banco que ha dominado las operaciones en bloque durante los últimos años. La empresa reveló a finales de febrero que había estado respondiendo a las solicitudes de información del Departamento de Justicia desde el verano. En noviembre, puso a uno de sus altos ejecutivos a cargo de las operaciones en bloque, Pawan Passi, actualmente ausente. Una portavoz de Morgan Stanley declinó hacer comentarios en nombre de Passi, y los repetidos intentos de contactar con él no han dado resultado.

Foto: Foto: Reuters

Según el WSJ, Goldman Sachs Group Inc. también ha recibido solicitudes de los reguladores.

Según banqueros e inversores, la investigación, junto con un declive más amplio del mercado, ha enfriado el gran negocio de las operaciones en bloque en los últimos meses.

El análisis del WSJ concluye que, cuando Morgan Stanley ejecutaba una operación en bloque de forma independiente, la media de las acciones giraba en torno a 0,7 puntos porcentuales menos que la de otras acciones similares en la sesión de negociación que precedía a la operación, lo que significa que la mitad obtuvo un rendimiento aún peor. Este es el peor resultado de todos los grandes bancos que protagonizan el negocio de las operaciones en bloque. El análisis también indica que el rendimiento medio de las operaciones de Credit Suisse Group AG fue de 0,4 puntos porcentuales menos que otras acciones similares. La media de las operaciones realizadas por Goldman y Barclays PLC se ajustaba al mercado más o menos.

La media general de todos los bancos quedó rezagada un 0,2%.

Morgan Stanley, Credit Suisse, Goldman y Barclays declinaron hacer comentarios. Las demás empresas e inversores mencionados en este artículo declinaron hacer comentarios o no respondieron.

La información filtrada podría proceder de varias fuentes. Las empresas suelen dirigirse a varios bancos para que pujen por operaciones en bloque, lo que implica que una institución que no se haya quedado con el negocio podría haber filtrado la información.

Al principio de una operación en bloque, los banqueros tienen en sus manos información muy valiosa

No existe una lista pública exhaustiva de operaciones en bloque. Algunas están registradas en la Comisión de Bolsa y Valores. Otras se pueden extraer de archivos corporativos menos conocidos. Muchas no dejan ningún rastro. El análisis del WSJ empleó las bases de datos que mantienen las empresas de investigación IPO Boutique y Dealogic, así como la información de los participantes en el mercado, y cotejó los detalles de esas operaciones con los registros de valores cuando fue posible, pero lo más probable es que la lista no sea exhaustiva.

Los que quieren vender acciones en bloque se enfrentan a un dilema: anunciarlo en una bolsa pública probablemente hundiría el precio. Así que recurren a Wall Street.

Los bancos de inversión se comprometen a comprar acciones discretamente, y por lo general hacia el mediodía, con un descuento sobre el precio de cierre del mercado ese mismo día. A continuación, el banco buscará vender las acciones a sus clientes comerciales a un precio superior para embolsarse la diferencia. Es un mundo basado en los clubes: cuatro o cinco bancos realizan la gran mayoría de las operaciones, y la misma lista de fondos de cobertura hace cola para comprar las acciones, según los datos y los participantes del mercado.

Wall Street se nutre de las ventajas que proporciona la información, y al principio de una operación en bloque, los banqueros tienen en sus manos información muy valiosa: saben que es probable que se produzca una oleada de ventas. Esto se debe a que los accionistas públicos, asumiendo que las personas de la empresa están mejor informadas, tienden a copiar sus operaciones. Una avalancha de acciones puestas a la venta también desequilibra la oferta y la demanda.

placeholder Foto: Reuters
Foto: Reuters

Los reguladores sospechan que los bancos de inversión han estado avisando a sus mejores clientes, que se lanzan a vender antes de esa oleada, según personas familiarizadas con las investigaciones. En muchas de las operaciones examinadas por el WSJ, la caída del precio de las acciones comenzó a última hora de la mañana o a primera de la tarde, en torno a la hora en la que los vendedores suelen avisar a los banqueros de sus planes.

Cuando esto ocurre, los que más pierden suelen ser los fondos de pensiones, las dotaciones y las fundaciones. Invierten en empresas de capital riesgo, que utilizan las operaciones en bloque para deshacerse de las participaciones en empresas que acaban de salir a bolsa.

Bain Capital, que perdió 33 millones de dólares después de que las acciones de Canada Goose cayeran en las últimas horas de cotización antes de vender en bloque, cuenta con profesores de Indiana y trabajadores de la ciudad de Los Ángeles entre sus inversores, según los registros públicos. Los fondos de pensiones también son grandes inversores en T.H. Lee Partners, con sede en Boston, que perdió al menos 31 millones de dólares de ingresos en cinco operaciones en bloque entre 2018 y 2021 debido a caídas de precios inexplicables, según muestran los datos de las operaciones.

Las operaciones en bloque pueden ser arriesgadas. Los bancos compiten por el derecho a comprar las acciones con pequeños descuentos, y si juzgan mal la demanda de los inversores o se produce una caída repentina e inesperada, su margen de beneficio puede evaporarse rápidamente.

Foto: Mairead McGuinness (Reuters)

Esto crea un incentivo financiero para filtrar los detalles con antelación. Saber qué inversores comprarán las acciones, y a qué precio, podría ayudar a un banco a afinar su oferta y disminuir su riesgo de pérdidas. Además, avisar a los principales fondos de que podría tener lugar una operación rentable -la venta en corto de acciones que van a formar parte de operaciones en bloque suele ser un éxito- podría ayudarles a ganarse el favor de clientes importantes.

Hay otras razones por las que una acción puede caer antes de una operación en bloque. Cuando una empresa sale a bolsa, se suele impedir a los empleados y a los primeros inversores que vendan sus acciones durante un tiempo, generalmente seis meses. Los fondos de cobertura saben cuándo caducan esos bloqueos y suelen ponerse en corto poco antes de que ocurra.

Sin embargo, menos de 20 operaciones en bloque de la lista del WSJ parecen estar vinculadas a la expiración de los bloqueos de las ofertas públicas iniciales, y su rendimiento fue sólo ligeramente peor que el del resto. En la gran mayoría de los casos, no había ninguna razón obvia para que las acciones tuvieran un rendimiento inferior.

Foto: Imagen de un operador de mercado, frente a unas pantallas de cotización en el interior de la Bolsa de Nueva York. (Reuters/Brendan McDermid)

La mayoría de los casos se asemejan a la situación a la que se enfrentó 3G Capital, una empresa de capital privado conocida por sus inversiones en marcas domésticas. Entre 2018 y 2021, 3G llevó a cabo al menos tres operaciones en bloque para recortar sus participaciones en dos de ellas: Kraft y Restaurant Brands International Inc., la empresa matriz de Burger King. En ambos casos contrató a Morgan Stanley para vender las acciones y, en ambos casos, el precio se movió en su contra.

El 7 de agosto de 2018, las acciones de Kraft subieron toda la mañana, superando el índice S&P de otras grandes empresas de productos de consumo. A las 12:26 p.m. -justo a la hora en que los vendedores de operaciones en bloque suelen contratar a los bancos- el precio de las acciones comenzó a caer bruscamente. Cerró con un descenso del 1,6%, a la zaga del índice, lo que le costó unos 13 millones de dólares en pérdidas a 3G Capital.

Un año después, en otra operación en bloque de 3G, las acciones de Restaurant Brands se desplomaron a mediodía y cerraron con una caída del 1,8% en un día en que el índice subió. La empresa de inversión, conocida por ser cicatera (es pionera en la gestión de costes y exige a los empleados que pidan permiso para hacer fotocopias en color), perdió 56 millones de dólares en ganancias, según el análisis del WSJ.

— Con la colaboración de Susan Pulliam y Juliet Chung.

*Contenido con licencia de "The Wall Street Journal"

Durante años, en Wall Street, se ha repetido un extraño suceso.

Acciones Venta Inversores Bain Capital Hedge funds Wall Street Wall Street Journal Accionistas Salidas a bolsa
El redactor recomienda