Es noticia
Menú
El secreto para invertir en un mercado salvaje
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
TU VALOR COMO INVERSOR

El secreto para invertir en un mercado salvaje

Durante la mayor parte de la última década, las inversiones no requerían armarse de valor, pero esto podría estar cambiando

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

En el otoño de 1939, justo después de que las fuerzas de Adolf Hitler irrumpieran en Polonia y abocaran el mundo a la guerra, un joven de un pequeño pueblo de Tennessee pidió a su corredor que comprase 100 dólares de todas las acciones que cotizaban en una de las principales bolsas de Estados Unidos por menos de un dólar por acción.

El corredor le confirmó que había comprado una parte de todas las empresas que cotizaban por debajo de un dólar y que no estaban en quiebra. "No, no", exclamó el cliente, "las quiero todas. Hasta la última, esté o no en quiebra". Acabó con 104 empresas, 34 de ellas en quiebra.

El cliente se llamaba John Templeton. A la tierna edad de 26 años, tuvo que pedir prestados 10.000 dólares —más de 200.000 dólares de hoy— para financiar su valor.

Templeton murió en 2008, pero pude entrevistarle en diciembre de 1989, en su casa del Caribe. Le pregunté cómo se había sentido cuando compró esas acciones en 1939.

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE/Petit Tesson)

"Consideré que el miedo que yo mismo sentía era una señal de lo grave que era la cosa", explicó Templeton, un hombre profundamente religioso. "No estaba seguro de que no fueran a empeorar, y de hecho lo hicieron. Pero estaba bastante seguro de que estábamos cerca del punto de máximo pesimismo. Y si las cosas empeoraban mucho, la propia civilización no sobreviviría, y yo no creía que el Señor fuese a permitir que ocurriera".

Al año siguiente, cayó Francia; en 1941 llegó Pearl Harbor; en 1942, los nazis atravesaban Rusia. Templeton se mantuvo firme. Finalmente, vendió en 1944, después de cinco de los años más aterradores de la historia moderna. Obtuvo beneficios en 100 de las 104 acciones, y ganó más de cuatro veces el dinero que había invertido.

Templeton pasó a convertirse en uno de los gestores de dinero más exitosos de todos los tiempos. La forma en que posicionó su cartera para un mundo en guerra es un recordatorio de que los grandes inversores poseen siete virtudes cardinales: curiosidad, escepticismo, disciplina, independencia, humildad, paciencia y, sobre todo, valor.

Sería absurdo y ofensivo sugerir que invertir requiere el tipo de valor que están mostrando hoy los ucranianos mientras luchan hasta la muerte para defender su patria. No obstante, durante la mayor parte de la última década o más, invertir no ha requerido casi nada de valor, y eso puede estar cambiando.

Foto: Concentración frente a la Bolsa de Nueva York, en Wall Street, en 1942. (Getty Images)

El mes pasado, la inflación alcanzó una tasa anual del 7,9%, la más alta desde 1982, y algunos analistas creen que los precios del petróleo podrían alcanzar los 200 dólares por barril.

A principios de marzo, Peter Berezin, director de Estrategia Global de BCA Research, en Montreal, situó las probabilidades de que se produzca una "guerra nuclear mundial que acabe con la civilización" durante el próximo año en "un incómodamente alto 10%".

Otra señal de los tiempos que corren es el lastimero comentario de un usuario de 22 años del foro de inversión Bogleheads, en Reddit: "No puedo dejar de pensar sobre si la Tierra seguirá siendo habitable cuando tenga 60 años. ¿Debería usarlos [mis ahorros para la jubilación] en cosas que me permitan disfrutar del 'ahora'?".

A pesar de todo ello, el S&P 500 ha perdido menos de un 1% desde el 24 de febrero, día en que Rusia lanzó su ofensiva en Ucrania. FactSet indica que, durante el mismo periodo, ARK Innovation, el fondo cotizado en bolsa dirigido por la agresiva inversora en crecimiento ('growth') Cathie Wood, ha recibido más de 770 millones de dólares en dinero nuevo.

Esta situación resulta conocida. El 26 de octubre de 1962, cerca del punto álgido de la crisis de los misiles cubanos, 'The Wall Street Journal' publicó que "si no acaba en guerra nuclear, la crisis cubana podría dar un impulso inesperado a la economía estadounidense y quizás incluso posponer una recesión".

Desde el máximo alcanzado a mediados de octubre de 1962, las acciones estadounidenses cayeron solo un 7%, incluso cuando el mundo se tambaleaba al borde de la guerra nuclear.

Sin embargo, no tardó en llegar una época nefasta para la inversión, en la que las acciones no iban a ninguna parte y la inflación hacía estragos. Según Morningstar, si hubieras invertido 1.000 dólares en grandes acciones estadounidenses a principios de 1966, en septiembre de 1974 habrían valido menos de 580 dólares, después de la inflación. No habrías permanecido en números negros, después de la inflación, hasta finales de 1982. Eso demuestra dos cosas.

En primer lugar, los grandes temores evidentes, como el riesgo de una guerra nuclear, pueden cegar a los inversores ante peligros insidiosos, pero más probables, como los estragos de la inflación.

Puedes estar seguro de que demuestras tu valor como inversor cuando escuchas lo que dice tu instinto y luego haces lo contrario

En segundo lugar, los inversores no solo tienen que armarse de valor para actuar, sino también para no hacerlo, para resistir. A principios de la década de 1980, un número inconmensurable de inversores había abandonado las acciones, mientras que muchos otros habían sido engañados por los corredores para que comprasen sociedades limitadas y otras inversiones 'alternativas' que acabaron con su patrimonio.

Si te parece valiente salir corriendo a comprar acciones energéticas, te estás engañando; eso habría sido valiente en abril de 2020, cuando los precios del petróleo alcanzaron su mínimo histórico. Ahora, es una operación de consenso. La valentía no consiste en optar por lo fácil, sino en hacer lo difícil.

Hacer una inversión valiente "te da esa horrible sensación que tienes en la boca del estómago cuando temes estar tirando el dinero bueno por el malo", describe el inversor e historiador financiero William Bernstein, de Efficient Frontier Advisors en Eastford, Connecticut.

Puedes estar seguro de que demuestras tu valor como inversor cuando escuchas lo que te dice tu instinto y luego haces lo contrario.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

En el otoño de 1939, justo después de que las fuerzas de Adolf Hitler irrumpieran en Polonia y abocaran el mundo a la guerra, un joven de un pequeño pueblo de Tennessee pidió a su corredor que comprase 100 dólares de todas las acciones que cotizaban en una de las principales bolsas de Estados Unidos por menos de un dólar por acción.

Acciones Inversores Estados Unidos (EEUU) Historia Conflicto de Ucrania Bolsas Petróleo Reddit Recesión