Es noticia
Menú
La fiebre de Wall Street por los SPAC pasa a gripe: los inversores reclaman su dinero
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
"SON TIEMPOS PRECARIOS"

La fiebre de Wall Street por los SPAC pasa a gripe: los inversores reclaman su dinero

Uno de los negocios más calientes de la pandemia se está enfriando, a medida que la fiebre de las empresas 'de cheque en blanco' da paso a la realidad

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La apuesta favorita de Wall Street durante la pandemia está haciendo aguas.

Las SPAC, o sociedades de adquisición con propósito especial, irrumpieron en escena en 2020 como estrategia de moda para sacar a bolsa las ‘startups’ más punteras de Silicon Valley. A diferencia de las ofertas públicas iniciales (OPI) tradicionales, las SPAC se consideraban modernas y accesibles, ya que permitían a cualquier inversor poner dinero en las empresas del futuro al mismo tiempo que los gestores de dinero profesionales.

Las SPAC, también llamadas empresas de cheque en blanco, empiezan siendo empresas fantasma. Obtienen dinero de inversores y luego cotizan en bolsa. Su único objetivo es buscar una empresa privada con la que fusionarse y sacar a bolsa. Como la empresa que sale a bolsa se fusiona con una entidad que ya cotiza, puede hacer proyecciones de negocio y eludir algunas de las otras regulaciones que se aplican a las OPI. Una vez que los reguladores aprueban la operación, la empresa que sale a bolsa sustituye a la SPAC en el mercado de valores.

Foto: La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero. (EFE/Mariscal)

'Startups' de todo tipo clamaron por participar, seducidas por el grupo de inversores dispuestos a respaldarlas y atraídas por los famosos creadores de SPAC y los banqueros que ganan dinero al completar acuerdos. La empresa detrás del servicio de suscripción de juguetes para perros BarkBox se fusionó con una SPAC. También lo hizo la aplicación de finanzas personales SoFi Technologies Inc. La empresa de oficinas compartidas WeWork Inc. encontró una SPAC después de que la oferta pública inicial que tenían planificada fracasara. Los fabricantes de baterías para vehículos eléctricos, las empresas de taxis voladores, las compañías de coches autónomos y un desfile interminable de nombres de biotecnología se lanzaron al ruedo.

Ahora, la fiebre está dando paso a la realidad. Como tantas otras modas de inversión, lo que al principio parecía una forma de ganar dinero fácil ha demostrado estar lleno de posibles peligros. La amenaza de una reglamentación más estricta se cierne sobre los inversores, y los sonados tropiezos de algunas empresas que salieron a bolsa a través de las SPAC les han enseñado algunas duras lecciones. Resulta que invertir en 'startups' no probadas no le va a todo el mundo, y con la probabilidad de que los tipos de interés suban en los próximos meses, toda clase de inversiones especulativas, desde las acciones tecnológicas hasta el bitcoin, se están viendo afectadas.

Las acciones de la mitad de las empresas que cerraron acuerdos de SPAC en los últimos dos años han bajado un 40% o más desde el precio de 10 dólares al que suelen empezar a cotizar las SPAC, reduciendo en decenas de miles de millones de dólares el valor de mercado de las 'startup'. Las pérdidas superan el 60% desde el pico de hace un año para muchos nombres que alguna vez estuvieron de moda, como la empresa de apuestas deportivas DraftKings Inc. y la empresa de turismo espacial Virgin Galactic Holdings Inc., fundada por el multimillonario británico Richard Branson.

Foto: Foto de archivo: Reuters/Shawn Thew

La empresa de 'fitness' Beachbody Co. cotiza ahora por debajo de los dos dólares, casi un año después de anunciar su fusión con una empresa de bicicletas estáticas y con una SPAC que contaba con la leyenda de la NBA Shaquille O'Neal entre sus asesores. También cotizan por debajo de los cuatro dólares la empresa de 'scooters' eléctricos Bird Global Inc, la compañía de aviones privados Wheels Up Experience Inc y la empresa detrás de BarkBox.

Varias empresas se están retirando de acuerdos con SPAC previamente anunciados, aunque a veces tengan que pagar millones de dólares a la SPAC por echarse atrás. La aplicación de ahorro e inversión Acorns Grow Inc. ha sido la última en hacerlo, poniendo fin a su acuerdo con una SPAC por valor de aproximadamente 2.200 millones de dólares el martes y convirtiéndose en la décima empresa que rescinde un acuerdo de este estilo desde principios de noviembre, según indica Dealogic. Durante los 10 primeros meses del año pasado se rescindieron 13 acuerdos con SPAC.

Según personas familiarizadas con la decisión, la volatilidad del mercado, en especial cuando se trata de acciones de tecnología financiera y empresas que se fusionan con SPAC, fue un factor importante en la decisión de Acorns de poner fin a su acuerdo. La empresa, que cuenta con famosos como Kevin Durant y Ashton Kutcher entre sus partidarios, ha explicado que ahora planea recaudar dinero de los inversores en privado y, finalmente, perseguir una oferta pública inicial tradicional.

Otras empresas que han puesto fin a acuerdos recientemente son Fertitta Entertainment Inc. del multimillonario Tilman Fertitta, una sociedad de cartera para los casinos Golden Nugget y los restaurantes Landry's; la empresa de compensación de operaciones financieras Apex Clearing Holdings LLC y la empresa tecnológica de desarrollo de fármacos Valo Health LLC.

Su cartera se disparó hasta cerca de un millón de dólares hace un año, pero ahora se sitúa en unos 500.000 dólares

Las dificultades del mercado para las empresas que se fusionan con las SPAC fueron uno de los factores que impulsaron la decisión de Valo de poner fin a su acuerdo, explicó una persona familiarizada con el asunto. Añadió que, ahora, la empresa está explorando una ronda de financiación privada.

Aunque los acuerdos pueden cancelarse por varios motivos, y el número de ellos cancelados aún es pequeño en relación con el número de acuerdos que se han llevado a cabo, la situación pone de manifiesto lo agotador del mercado de las SPAC, según los analistas y los ejecutivos. También muestra los riesgos que conlleva permitir que las masas inviertan en 'startups'.

"Nunca pensé que esto sería posible", cuenta Alex Vogt, un asistente médico de 31 años, oriundo de Grand Rapids, Michigan, acerca de la rápida caída del precio de las acciones. Su cartera, formada principalmente por 'startups' que se combinaron con SPAC, se disparó hasta cerca de un millón de dólares hace un año, pero ahora se sitúa en unos 500.000 dólares. Sigue siendo más alto que donde comenzó hace varios años. Vogt, que opera una cuenta de Twitter llamada "EV SPACs", cuenta con SoFi y muchas empresas de vehículos eléctricos y de carga como Proterra Inc. entre sus inversiones.

“Es como si este año no tuviera ni un día bueno”, se lamenta, refiriéndose a los días en los que el valor de su cartera aumenta.

Foto: Un repartidor de Glovo circula por Barcelona. (Reuters/Nacho Doce)

Algunas empresas que usaron esta estrategia para salir a bolsa no cumplieron las previsiones con las que atrajeron a los inversores, lo que provocó una caída del precio de las acciones que se extendió a otras empresas vinculadas. Los reguladores han intensificado el escrutinio de las SPAC, preocupados por que los inversores amateurs pierdan dinero a costa de los iniciados, que están protegidos incluso si las acciones caen.

La reciente estampida de los inversores para salir de muchas operaciones de pandemia y de los valores ligados a la tecnología está añadiendo leña al fuego. Muchos inversores apuestan por que la recuperación de la economía y la subida de los tipos de interés harán más atractivas otras áreas del mercado. La subida de los tipos suele impulsar a los bancos y a otros sectores económicamente sensibles, al tiempo que aumenta la cantidad de dinero que los inversores obtienen al mantener efectivo o bonos del Estado ultraseguros.

“Son tiempos precarios”, explica Evan Ratner, director de Levin Capital Strategies e inversor en SPAC. "Ahora mismo, los precios del mercado van a la baja, nunca al alza".

Batiendo récords

Las SPAC existen desde hace décadas. Sus predecesoras eran conocidas como fondos ciegos ('blind pools') y, en la década de 1980, se asociaban con el fraude de los valores de precio inferior a un dólar. Sin embargo, en 2020, recaudaron más de 80.000 millones de dólares, superando la cantidad recaudada en todos los demás años juntos. El año pasado lograron repetir esa hazaña, recaudando más de 160.000 millones de dólares.

La llegada de una avalancha de dinero al sector hizo que algunos inversores escépticos anticiparan la llegada del momento de volver a poner los pies la tierra. Los vendedores en corto, que apostaron por la caída del precio de las acciones, como Nathan Anderson, de Hindenburg Research, y Carson Block, de Muddy Waters Capital LLC, han apostado contra muchos acuerdos. Los vendedores en corto toman prestadas las acciones, las venden y luego pretenden recomprarlas a precios más bajos.

Anderson, de Hindenburg, publicó un informe en septiembre de 2020 en el que alegaba que el fundador y antiguo presidente ejecutivo de la empresa de camiones eléctricos Nikola Corp., Trevor Milton, engañó a los inversores al tiempo que sacaba la empresa a bolsa a través de una SPAC. A finales del año pasado, Nikola acordó pagar una multa de 125 millones de dólares para resolver una investigación regulatoria sobre las declaraciones del Sr. Milton.

placeholder Logo de la SEC. (Reuters)
Logo de la SEC. (Reuters)

Las acciones de algunas empresas puntuales que salen a bolsa de esta manera siguen siendo populares, como es el caso del fabricante de vehículos eléctricos Lucid Group Inc. y Digital World Acquisition Corp, la SPAC que está sacando a bolsa la nueva empresa de medios sociales del expresidente Donald Trump. Muchos analistas esperan una divergencia continua entre el pequeño número de acuerdos bien recibidos y las muchas otras SPAC que completan transacciones arriesgadas.

La Comisión de Bolsa y Valores de EEUU ha investigado o está investigando varias fusiones de SPAC, incluidas las de Lucid y Digital World. El acuerdo de Digital World para sacar Trump Media & Technology Group a bolsa aún no se ha completado. El presidente de la SEC, Gary Gensler, explicó el mes pasado que quiere igualar el terreno de juego entre las SPAC y las OPI tradicionales, centrándose en los requisitos de divulgación, las prácticas de marketing y la responsabilidad de quienes crean empresas de cheque en blanco.

Los precios bajos de las acciones suponen una amenaza especialmente grave para las SPAC porque pueden desencadenar una espiral negativa. Los inversores que invierten en una SPAC antes de que ésta anuncie un acuerdo no saben qué tipo de fusión hará, por lo que se les permite retirar su dinero antes de que se produzca la fusión. La cantidad que retiran suele equivaler al precio de cotización de la SPAC de 10 dólares, más un pequeño interés.

Si las acciones de una SPAC cotizan por debajo de los 10 dólares antes de que se cierre un acuerdo, muchos fondos de cobertura y otros inversores profesionales optan automáticamente por retirar su dinero para eliminar la posibilidad de sufrir pérdidas o para asegurarse una rentabilidad sin riesgo.

Casi el 95% de los inversores de la SPAC que sacaron a bolsa a BuzzFeed Inc. el mes pasado retiró su dinero, dejando al medio con solo 16 M

Dado que la mayoría de las SPAC están cotizando mal, la tasa media de retirada se disparó desde el 10% de principios del año pasado a cerca del 60% en el último trimestre, según muestran los datos de Dealogic. Eso suele dejar a las empresas que completan los acuerdos con menos efectivo disponible tras sus fusiones. Los limitados ingresos en efectivo para ampliar el negocio pueden entonces añadir aún más presión al precio de las acciones.

Casi el 95% de los inversores de la SPAC que sacaron a bolsa a BuzzFeed Inc. el mes pasado retiró su dinero, dejando al medio de comunicación digital con solo 16 millones de dólares, frente a los 287,5 millones originales de la SPAC. Como parte del acuerdo, BuzzFeed también recaudó 150 millones de dólares por medio de la financiación por obligaciones convertibles. Desde entonces, las acciones han caído en torno al 60%, hasta unos 4 dólares. Según informó anteriormente 'The Wall Street Journal', la empresa tuvo un desacuerdo con su mayor inversor, NBCUniversal, sobre el acuerdo SPAC, y otorgó concesiones a la unidad de Comcast Corp. antes de que se llevara a cabo.

Según SPAC Research, las retiradas alcanzaron un pico reciente del 98,8% para Gelesis Holdings Inc., una empresa de biotecnología para la pérdida de peso. La empresa también recaudó una inversión privada en capital público (IPCP) de 100 millones de dólares de inversores profesionales, como parte de su acuerdo.

Foto: El expresidente de EEUU Donald Trump. (Reuters)

Las empresas suelen intentar conseguir una ICPC para generar efectivo adicional a parte de la operación con SPAC y validar su valoración. Entre los inversores ICPC se incluyen grandes empresas, fondos soberanos, oficinas familiares y fondos gestionados por instituciones estables de Wall Street, como BlackRock Inc. o Fidelity Investments Inc. Incluso los inversores de ICPC más respetados han sufrido fuertes pérdidas en muchas de sus operaciones últimamente, lo que hace más difícil que las empresas obtengan ICPC y crea otro obstáculo para finalizar una operación, explican los banqueros.

El ritmo de los anuncios de acuerdos se ha ralentizado bruscamente al inicio de 2022. Este mes solo se han anunciado tres nuevas fusiones, muy por debajo del ritmo de los meses anteriores.

Algunos inversores mantienen que se esperaban la montaña rusa y siguen confiando en que haya un repunte.

"Si buscas grandes oscilaciones, tienes que poder lidiar con una gran volatilidad", explica Keith Williams-Parker, de 39 años, un profesor de Virginia que ha invertido en SPAC. Aunque vendió algunas de sus inversiones relacionadas con las SPAC para asegurar ganancias y comprar un coche eléctrico de Tesla Inc. el año pasado, todavía mantiene inversiones en la empresa de tecnología financiera de comercio electrónico Katapult Holdings Inc.

Las acciones de esta empresa se han desplomado hasta los 2,60 dólares, lo que también ha perjudicado a los inversores en ICPC, como el fondo de cobertura Tiger Global Management LLC, que invirtió dinero cuando estaban a 10 dólares.

Se acaba el tiempo

El retroceso del mercado está presionando a muchos creadores de SPAC, que suelen tener dos años para alcanzar un acuerdo antes de tener que devolver el dinero a los inversores. No encontrar un acuerdo también significa que los creadores pierden los lucrativos incentivos que les hacen ganar millones de dólares por acuerdo de SPAC medio, incluso si las acciones caen y otros inversores pierden dinero. Los bancos que ayudan a poner en marcha las SPAC también pierden parte de sus honorarios si la empresa de cheque en blanco no completa una fusión.

Las recientes cancelaciones de acuerdos han afectado a algunos de los creadores de SPAC más activos: la empresa de capital riesgo TPG Inc.; el multimillonario de capital riesgo Vinod Khosla; el multimillonario ejecutivo de seguros y propietario de los Vegas Golden Knights Bill Foley; y el dúo formado por la ex editora de la revista Cosmopolitan Joanna Coles y el ejecutivo de capital de riesgo y copropietario de los New York Islanders Jon Ledecky.

Patrick Orlando, ex operador de derivados de Deutsche Bank AG y director general de la SPAC Digital World, que se va a fusionar con Trump Media & Technology Group, vio fracasar otro acuerdo de SPAC el pasado mes de septiembre. Esa SPAC no logró implementar un acuerdo antes del plazo y se liquidó en noviembre.

Ahora, a algunos analistas les preocupa que la presión para cerrar un acuerdo antes de la fecha límite y la competencia entre las SPAC por las mismas fusiones den lugar a transacciones sobrevaloradas. Según Dealogic, cerca de 250 empresas que poseen en conjunto más de 75.000 millones de dólares cuentan con plazos que finalizan en el primer trimestre del próximo año.

"Hay muchos inversores que no quieren esperar a ver qué hay detrás del telón"

A pesar de la masacre reciente, muchos inversores sostienen que los creadores de SPAC más populares, como el capitalista de riesgo Chamath Palihapitiya, probablemente seguirán lanzando operaciones exitosas.

Una de las SPAC de Palihapitiya, que también está respaldada por la empresa de inversión Suvretta Capital Management LLC, anunció el martes que iba a sacar a bolsa ProKidney LP, una empresa que trabaja para tratar la enfermedad renal crónica con las propias células del paciente.

No obstante, incluso las acciones de las empresas que el ex ejecutivo de Facebook ha sacado a bolsa han caído últimamente. SoFi, Virgin Galactic y la empresa inmobiliaria en línea Opendoor Technologies Inc. han bajado alrededor de un 30% o más en el último año como parte de la oleada de retiradas de 'startups'. La 'startup' de tecnología de seguros Clover Health Investments Corp. cotiza ahora por debajo de los 3 dólares por acción.

"Hay muchos inversores que no quieren esperar a ver qué hay detrás del telón", explica Roy Behren, codirector de Westchester Capital Management e inversor en SPAC. "Con la situación actual del mercado, no van a esperar a que una empresa aumente las ventas o los beneficios".

La apuesta favorita de Wall Street durante la pandemia está haciendo aguas.

Inversores Acciones Wall Street Tipos de interés Pandemia Apuestas Wall Street Journal Estados Unidos (EEUU) Salidas a bolsa