Es noticia
Menú
¿Burbuja en el capital riesgo? Valoraciones de 100 millones sin modelo de negocio viable
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
'STARTUPS' EN FASE SEMILLA

¿Burbuja en el capital riesgo? Valoraciones de 100 millones sin modelo de negocio viable

Las inversiones en 'startups' en EEUU se disparan, alcanzando una cifra récord de 93.000 millones de dólares a 15 de diciembre, el triple que hace cinco años

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El modelo de negocio de Blank Street es sencillo: vende café, a veces desde carritos, pero normalmente desde pequeñas tiendas. Abrieron las puertas de su primer local hace 17 meses, y ahora cuentan con baristas distribuidos por Manhattan y Brooklyn.

Hace apenas un par de años, una cadena de cafeterías de bajo coste y sin florituras podría haber tenido problemas para atraer el interés de los inversores en tecnología. Hoy, con el auge del mercado de 'startups', esta empresa de Nueva York ya ha encontrado inversores para su tercera ronda de financiación del año. Según Vinay Menda, director ejecutivo de Blank Street, han recibido una inversión de 35 millones de dólares apenas tres meses después de haber obtenido otros 25 millones.

“Vivimos en un mundo con gran disponibilidad de capital,” explica Menda. El antiguo inversor de capital riesgo, de 29 años, fundó la empresa de café en 2020 con Issam Freiha. Recaudar fondos fue "mucho más fácil de lo que habría sido en el pasado", aclara.

Foto: Trabajadores de Devo. Imagen cedida.

En el último año, se ha producido una auténtica avalancha de inversiones en 'startups' en fase inicial, una categoría de alto riesgo, con inversores clamando por participar en empresas incluso antes de que estas tengan una plantilla o un producto. Aunque el sector de las 'startups' ha recibido cantidades crecientes de dinero durante gran parte de la última década, la mayor parte se ha destinado tradicionalmente a empresas privadas en fase avanzada que emplean modelos de negocio ya probados.

En 2021, hasta el 15 de diciembre, los inversores destinaron 93.000 millones a las denominadas 'startups' en fase de semilla o en fase inicial de EEUU, una cifra récord. Según PitchBook Data Inc., las mismas inversiones ascendieron a 52.000 millones de dólares en 2020 y a 30.000 millones de dólares en 2016.

Ante el aumento del capital disponible para un número estable de nuevas 'startups' financiadas con fondos de riesgo, las valoraciones se han disparado. Según PitchBook, la valoración media de las empresas en fase inicial o de semilla financiadas en 2021 fue de 26 millones de dólares, frente a los 16 millones de dólares de 2020 y los 13 millones de 2016.

Los inversores que apuestan por esta categoría sostienen que las 'startups' aún tienen mucho espacio para crecer. Les ha alentado que muchas empresas de inversiones de riesgo hayan registrado sus mejores rendimientos desde la burbuja de las 'puntocom' gracias a un floreciente sector del 'software' y a los beneficios por valor de miles de millones de empresas como Snowflake Inc. y DoorDash Inc. Las valoraciones combinadas de las 'startups' privadas en todo el mundo se han disparado hasta los billones de dólares, convirtiéndose en una enorme categoría de inversión.

Los rendimientos del capital de riesgo en esta década "van a ser mucho peores"

El aluvión de fondos ha hecho que algunos inversores destacados adviertan del sobrecalentamiento del mercado. La preocupación entre los entendidos de Silicon Valley por el aumento de las valoraciones de las 'startups' no es una novedad, pero la voluntad de advertir sobre su preocupación es notable.

Fred Wilson, socio de Union Square Ventures, uno de los primeros inversores de Twitter Inc. y Coinbase Global Inc., hizo notar en una publicación en línea el pasado mes de noviembre que había visto bastantes rondas de inversión en las que las empresas alcanzaban una valoración de 100 millones de dólares antes de tener un modelo de negocio sostenible.

"Se están comportando como ilusos, contando con que alguien venga y pague un precio más alto en la siguiente ronda", escribió acerca de los inversores. “Las cifras simplemente no cuadran”.

Sam Altman, expresidente de la incubadora de 'startups' Y Combinator, que ha respaldado éxitos como DoorDash y Airbnb Inc., predijo en un tuit de diciembre que los rendimientos del capital riesgo en esta década "van a ser mucho peores que los de la década de 2010".

Foto: Dan Lyons, autor de 'Disrupción'. (YouTube)

Muchos inversores en capital riesgo dicen que, para mantener su habilidad de competir, han dedicado menos tiempo a la verificación de antecedentes y otras investigaciones antes de invertir. La reciente caída de los valores tecnológicos de alto crecimiento tiene a los inversores especialmente nerviosos, ya que las tendencias de las empresas emergentes suelen seguir a los mercados públicos.

Las empresas de capital riesgo tradicionales han recaudado nuevos fondos con rapidez, mientras que los fondos de cobertura y los inversores de capital privado se han adentrado en el mercado. Gran parte del dinero de los fondos de cobertura se destina a las 'startups' en fase avanzada, pero la enorme cantidad de inversores ha empujado a otros a buscar empresas en fase inicial.

Según PitchBook, Tiger Global, un fondo de cobertura e inversor en 'startups' con sede en Nueva York, ha participado en más de 340 rondas de inversión en 'startups' en 2021, frente a las 78 del año anterior. Hace unos años, los inversores más prolíficos solían realizar unas pocas docenas de inversiones de este tipo.

Entre las inversiones de Tiger Global se encuentra Blank Street, que cuenta con planes de crecimiento ambiciosos, pero que implican más construcción física de lo que suele gustar a los inversores tecnológicos. Menda, el director ejecutivo de Blank Street, afirma que el enfoque de la empresa, sin florituras, proporciona fuertes márgenes de beneficio para sus tiendas, y los ingresos anualizados se han cuadruplicado desde que recaudó dinero en septiembre.

placeholder Granos de café. (Reuters)
Granos de café. (Reuters)

Según Menda, su modelo de negocios imita a un grupo de empresas asiáticas, como Kopi Kenangan, de Indonesia, o Luckin Coffee Inc., de China, que fueron pioneras en un enfoque similar que atrae a los clientes con bebidas de bajo coste y aplicaciones que promueven ofertas.

Luckin, la más destacada de este grupo, constituye un caso complicado a la hora de hacer comparaciones. La empresa, que en un momento dado planeaba superar a Starbucks Corp. en China, vio cómo el precio de sus acciones se desplomaba más del 95% en 2020 después de que admitiese ante los inversores que hasta 310 millones de dólares de sus ventas de 2019 eran una fabricación de los empleados. Luckin llegó a un acuerdo con la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos por las acusaciones de fraude contable, cuya veracidad no llegó a confirmar o negar.

Los inversores de capital riesgo suelen rehuir un sector cuando su empresa más conocida sufre una caída en desgracia de este tipo, pero eso no ha ocurrido con las 'startups' de café. Luckin ha perseverado: ha registrado un rápido crecimiento en su último trimestre y sus acciones han recuperado parte de sus pérdidas.

Según Menda, Luckin no es una buena opción para comparar con Blank Street debido a los problemas de gestión a los que se ha enfrentado. En su lugar, la empresa sigue los pasos de otras numerosas cadenas de café para llevar que han sido capaces de recaudar dinero recientemente y crecer con rapidez, incluyendo Kopi.

Foto: Foto: Unsplash.

Hoy en día, una empresa de moda puede pasar por varias rondas de financiación con apenas unas semanas de diferencia, especialmente en sectores de moda como las criptodivisas o las tarjetas de crédito corporativas. En épocas más tranquilas, los inversores de capital riesgo suelen animar a las empresas a recaudar fondos una vez cada nueve a 18 meses.

Mark Suster, socio de Upfront Ventures, ubicado en Los Ángeles, afirma que la empresa media en fase inicial que él estudiaba a mediados de la década de 2010 estaba valorada en unos 15 millones de dólares, mientras que hoy ronda los 25 millones, y a menudo las empresas aún no han generado ingresos.

Explica que, para adaptarse, ha pasado a hacer "apuestas más rápidas y tempranas", basadas en gran medida en los fundadores y en las pocas contrataciones iniciales, más que en la calidad del producto.

Foto: EC.

“Antes podía esperar nueve meses. Podía ver cómo los consumidores usaban el producto”, cuenta. Ahora, "invierto en talento y, con el tiempo, averiguaré si se puede poner en práctica".

Otros están recurriendo a apuestas menos ortodoxas

El pasado mes de septiembre, la 'startup' Colossal Inc. recaudó más de 16 millones de dólares con su plan para reintroducir el mamut lanudo como especie en libertad, modificando los genomas del elefante asiático para que los animales se parezcan y actúen como mamuts lanudos.

Su plan de negocio al estilo Jurassic Park consiste principalmente en ganar dinero con la nueva tecnología, según indica Ben Lamm, director ejecutivo de la empresa. No obstante, en 2020, Colossal también indicó a los inversores que existía la posibilidad de establecer "atracciones de parques de mamuts", entre otras posibles fuentes de ingresos, según una presentación de diapositivas.

Lamm cuenta que, inicialmente, la empresa solo se propuso recaudar ocho millones de dólares, pero encontró mucha más demanda de la que esperaban.

“Era el momento adecuado”, afirma. “La mentalidad y la visión de la gente estaban en el punto y la escala adecuados”.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

El modelo de negocio de Blank Street es sencillo: vende café, a veces desde carritos, pero normalmente desde pequeñas tiendas. Abrieron las puertas de su primer local hace 17 meses, y ahora cuentan con baristas distribuidos por Manhattan y Brooklyn.

Inversores Hedge funds Capital riesgo Tecnología Silicon Valley Estados Unidos (EEUU) Wall Street Journal
El redactor recomienda