Es noticia
Menú
EEUU fija su nuevo frente militar con China en una remota isla del Pacífico
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Tensiones militares en el Pacífico

EEUU fija su nuevo frente militar con China en una remota isla del Pacífico

Más conocida por sus playas, esta remota isla del Pacífico es ahora percibida como un posible escenario de futuros conflictos asiáticos

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

A lo largo de un camino que atraviesa la densa jungla, se está levantando la primera base nueva de los Marines de EEUU en 70 años. Varias grúas ayudan a construir zonas de entrenamiento para enfrentamientos urbanos, y armas que disparan desde un perímetro delimitado por alambre de espino.

La Base Naval Camp Blaz, cuya inauguración formal tendrá lugar en una ceremonia celebrada a principios del año que viene, es la señal más reciente de que Guam, antaño un remoto puesto de avanzada estadounidense ubicado en el océano Pacífico, está adquiriendo una mayor importancia para los coordinadores militares a medida que centran su atención en Asia y las tensiones con China aumentan.

Según oficiales del Ejército estadounidense, la isla, que ya alberga bases aéreas y navales, sería un escenario clave para bombarderos, submarinos y tropas en cualquier conflicto del Pacífico en el que se viese involucrado Estados Unidos, incluidos posibles enfrentamientos derivados de la situación de Taiwán si el país norteamericano decidiese participar.

Los oficiales también subrayan que la expansión de la capacidad militar china también hace que el territorio sea cada vez más vulnerable.

Foto: El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. (Leah Millis/Reuters)

Hace unos seis años, China dio a conocer un nuevo misil, apodado "Guam Killer" por los analistas de defensa estadounidenses, con el alcance necesario para llegar a 3.415 km al este de las Islas Filipinas, donde se ubica esta isla del tamaño de Chicago. Desde entonces, según una estimación reciente del Pentágono, el arsenal chino ha crecido desde unas docenas de misiles a unos 300.

En un video de propaganda chino del año pasado, se mostraba una simulación de un ataque a Guam, con música dramática y explosiones a cámara lenta.

El Ministerio de Asuntos Exteriores transmitió una solicitud de comentarios al Ministerio de Defensa Nacional, que no respondió.

Los líderes militares de EEUU buscan recaudar cientos de millones de dólares con el fin de ampliar el armamento con el que cuenta Guam para interceptar misiles entrantes y proteger sus bases y los 150.000 civiles estadounidenses que allí residen. En su última revisión de recursos globales, el Pentágono puso de manifiesto la importancia de la isla al comprometerse a mejorar su base aérea y otros activos allí ubicados.

placeholder Base naval de EEUU en Guam. (Reuters)
Base naval de EEUU en Guam. (Reuters)

"Costará dinero, es cierto, pero los habitantes de esta isla son ciudadanos estadounidenses. Esto es un territorio soberano de Estados Unidos y queremos asegurarnos de que sus habitantes están protegidos" declaró el contralmirante Ben Nicholson, comandante de las fuerzas estadounidenses en Guam y las islas circundantes.

Las autoridades estadounidenses afirman que los misiles chinos con alcance suficiente para llegar a Guam forman parte de un aumento más general de la producción de armamento en China que se ha convertido en una de las principales preocupaciones del Gobierno en materia de seguridad nacional. La reciente evaluación anual del Ejército chino llevada a cabo por el Pentágono constató la aceleración de la producción de buques militares, aviones y armas nucleares.

Según las autoridades, China habría hecho pruebas con dos misiles hipersónicos durante el verano, incluido uno que dispara un proyectil adicional cuando se acerca a su objetivo, mostrando avances tecnológicos que aún no ha probado ningún otro Estado.

El presidente Biden ha hecho un llamamiento al presidente chino Xi Jinping para entablar diálogo sobre el control de armas, aunque el Gobierno chino no ha asumido ningún compromiso claro.

Foto: La presidenta de Taiwán en un submarino. (Reuters/Tyrone Siu)

Algunos analistas y autoridades militares estadounidenses sostienen que China busca disuadir la cooperación entre Estados Unidos y sus aliados en el oeste del Pacífico al aumentar el peligro que ello conllevaría, con el fin de evitar que intervengan en cualquier conflicto, incluso si China cumple con sus amenazas de apoderarse de Taiwán, una isla autogobernada que China considera como propia.

Aunque Estados Unidos no ha dicho si intervendría ante un ataque a Taiwán, siguiendo una política de "ambigüedad estratégica" que busca desincentivar el conflicto, muchos estrategas militares sostienen que lo haría.

El mar de China Meridional, donde China ha ampliado sus operaciones militares a zonas disputadas, constituye otro posible foco de problemas.

Guam sería especialmente importante en cualquier conflicto debido también a que la Base Aérea Andersen, que ocupa la mayor parte del norte de la isla, es la única base estadounidense en el Pacífico oeste capaz de albergar bombarderos pesados durante periodos prolongados de tiempo. Los submarinos que partan de la base naval de Guam pueden sumergirse rápidamente en aguas profundas para reducir las posibilidades de ser detectados.

El Ejército estadounidense también tiene mucha más libertad en cuanto a cuándo y dónde puede llevar a cabo entrenamientos que en otros de sus puestos de avanzada principales en Asia.

"Guam tiene un papel que desempeñar sin importar dónde se lleven a cabo las operaciones"

El Gobierno japonés lleva años presionando a Estados Unidos para que reduzca su presencia militar en Okinawa, donde se concentra la mayoría de los 50,000 soldados estadounidenses estacionados en el país nipón. Corea del Sur, que acoge a casi 30.000 tropas estadounidenses, se muestra reticente a enemistarse con China.

Guam, por el contrario, lleva bajo el control de EEUU desde finales del s. XIX, exceptuando los años durante los que Japón ocupó la isla tras atacar Pearl Harbor. Los marines estadounidenses la recuperaron y la usaron como un importante centro militar y de abastecimiento durante las últimas etapas de la guerra.

Hoy en día, sus habitantes son ciudadanos de Estados Unidos, aunque sin derecho a voto en las elecciones presidenciales. Si bien la isla es conocida principalmente como destino frecuentado por recién casados de Japón y Corea del Sur, el Departamento de Defensa de EEUU controla aproximadamente un cuarto del territorio, donde ya están estacionados unos 22.000 soldados.

"Guam tiene un papel que desempeñar sin importar dónde se lleven a cabo las operaciones o quiénes sean los adversarios", afirmó el contralmirante Nicholson.

Durante la última década, Estados Unidos ha expandido gradualmente su presencia en la isla. En 2013, trasladó a Guam un sistema para derribar misiles balísticos conocido como Defensa Terminal de Área de Gran Altitud, o Thaad, por sus siglas en inglés, después de que Corea del Norte amenazara con disparar misiles contra la isla.

Foto: El presidente chino Xi Jingping está detrás del impulso tecnológico y armamentístico del gigante asiático

Está previsto que la nueva base naval reciba a unos 5.000 soldados desde Okinawa a partir de mediados de esta década, como parte de la promesa del Gobierno estadounidense de reducir las tropas estacionadas en Japón.

No obstante, la expansión también genera preocupación respecto al futuro de la isla.

Cuando Pekín reveló el misil Dong Feng-26, con alcance suficiente para llegar hasta Guam, las autoridades estadounidenses confiaban en que el sistema Thaad sería capaz de lidiar con la amenaza que ello suponía.

"La isla de Guam está muy bien protegida", aseguraba el General John Hyten en 2017, cuando estaba a la cabeza del Comando Estratégico de Estados Unidos.

El objetivo de las fuerzas armadas estadounidenses es crear capas de protección para la isla que puedan interceptar misiles

En su última evaluación anual de las fuerzas armadas de China, el Pentágono estimó que el arsenal de misiles DF-26 de Pekín habría alcanzado aproximadamente el triple de los 100 misiles que se estimó un año antes, lo que incrementaría el riesgo de que China consiga superar las defensas de Guam. También dijo por primera vez que los misiles podrían usarse para transportar cargas nucleares de bajo rendimiento.

"Estamos en su punto de mira, así es", afirmó Lou Leon Guerrero, gobernador de Guam. "Es muy angustiante".

El objetivo de las fuerzas armadas estadounidenses es crear capas de protección para la isla que puedan interceptar misiles balísticos, que desciendan desde el espacio, y misiles de crucero, cuyo recorrido es plano y más cercano a la superficie terrestre. Hace poco, se probó en Guam el sistema Iron Dome, de fabricación israelí, como una opción para contrarrestar los misiles de crucero.

Los mandos militares coinciden en que se necesita un mecanismo del estilo del sistema naval Aegis para proporcionar defensas adicionales contra los misiles balísticos, pero aún no se ha acordado una propuesta clara.

Foto: Foto de archivo de un F-35. (Reuters/U.S. Navy)

El Congreso se ha abstenido de aprobar la mayor parte de la solicitud, alegando que se necesita más claridad respecto a cómo exactamente se emplearía el dinero.

Según el general de brigada Mark Holler, comandante de la defensa antimisiles del Ejército estadounidense para la región Asia-Pacífico, otros mecanismos de defensa antimisiles ya existentes, como el sistema Patriot en la región del Pacífico, podrían trasladarse a Guam de la noche a la mañana en caso de crisis, pero se necesitan capacidades adicionales para la isla.

Una de las principales preocupaciones consiste en determinar cómo se podría garantizar que cualquier sistema nuevo sea efectivo frente a los avances previstos para la amenaza de los misiles chinos, tarea dificultada por el rápido progreso técnico del gobierno chino.

El Pentágono está revisando un informe presentado por la Agencia de Defensa de Misiles sobre las opciones disponibles.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

A lo largo de un camino que atraviesa la densa jungla, se está levantando la primera base nueva de los Marines de EEUU en 70 años. Varias grúas ayudan a construir zonas de entrenamiento para enfrentamientos urbanos, y armas que disparan desde un perímetro delimitado por alambre de espino.

Estados Unidos (EEUU) Misiles Japón Xi Jinping Corea del Sur Wall Street Journal Ejército Tecnología militar Seguridad