Es noticia
Menú
El permafrost de Rusia se derrite y su economía petrolera se tambalea
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
cambio climático

El permafrost de Rusia se derrite y su economía petrolera se tambalea

El derretimiento de una capa de suelo que se creía que permanecería congelada eternamente provoca grietas en edificios e infraestructuras: "Está todo en juego"

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El derretimiento de una capa de suelo que se pensaba que permanecería congelada de forma permanente está cobrando vida y amenazando una parte esencial de la economía de Rusia.

El derretimiento de la capa gruesa del suelo conocida como 'permafrost' es resultado del cambio climático, según científicos y una investigación del Gobierno ruso. Dos tercios del país descansan sobre dicho terreno, incluida gran parte de su infraestructura de gas y petróleo. Desde 1976, la temperatura media de Rusia ha aumentado 0,96 grados Fahrenheit por década, dos veces y media más rápido que el ritmo global, según muestran datos gubernamentales.

Foto: Plataforma petrolífera.

Las minas y centrales están sufriendo cada vez más fugas y grietas por oxidación, que proceden en gran medida del derretimiento del suelo. En el sector de gasoductos, los soportes y otros mecanismos que antes estaban anclados en el permafrost a menudo se corroen, retuercen y doblan cuando el terreno sobre el que se encuentran cambia, según ecologistas y otros investigadores. Las empresas están invirtiendo millones de dólares en reforzar edificios, supervisar la temperatura del suelo e instalar sistemas de enfriamiento de alta tecnología.

El fenómeno contribuyó al mayor vertido en el Ártico en la primavera de 2020, cuando el deterioro de un tanque de almacenamiento de combustible diésel en la lejana Siberia provocó que se vertieran 20.000 toneladas de combustible.

Tras el vertido, el presidente ruso Vladimir Putin declaró el estado nacional de emergencia y el fiscal general del país ordenó que los fiscales regionales inspeccionaran todas las instalaciones peligrosas construidas sobre permafrost. El Comité de Investigaciones de Rusia, principal agencia de investigación del país, achacó más tarde el incidente a negligencias y a un mantenimiento inadecuado. Los responsables Nornickel, empresa minera que opera la instalación, junto con algunos científicos del Gobierno y funcionarios electos, declaró que el derretimiento del permafrost provocó la avería de los postes que sujetaban el sótano sobre el que se encontraba el tanque de almacenamiento.

Las minas y centrales están sufriendo cada vez más fugas y grietas por oxidación, que proceden en gran medida del derretimiento del suelo

"En el pasado reciente, todo el mundo creía que el permafrost afectaría a las infraestructuras a finales del siglo. Ahora sabemos que no tenemos mucho tiempo", declara Vladimir Romanovsky, profesor de geopolítica en la Universidad de Alaska Fairbanks. "El petróleo, el gas, las ciudades, está todo en juego".

Autoridades económicas y científicos rusos calculan que el derretimiento del permafrost podría afectar a más de una quinta parte de la infraestructura rusa. La economía se arriesga a perder más de 68.000 millones de dólares en 2050, declaró un ministro del gobierno en mayo. El gobierno declara que el 40% de los edificios e infraestructuras en áreas cubiertas por permafrost ya han sufrido daños.

Los edificios e instalaciones rusas envejecidos, de los cuales muchos se remontan a la Guerra Fría, no ayudan. "Debemos estar preparados para esto", declaró Putin durante un discurso nacional en junio. El mes pasado, ordenó la creación de un sistema nacional de monitorización del permafrost para analizar datos de 140 estaciones.

Foto: Tanques de almacenamiento.

En Yakutsk, capital de la región noreste de la República de Sajá, los residentes hablan de tuberías de agua que estallan periódicamente, creando fisuras y agujeros en sus edificios. Las carreteras ceden a medida que la humedad asciende, lo que provoca grietas en el asfalto. Los trenes circulan a menor velocidad debido a deformaciones en las vías, según ingenieros locales. Las inundaciones fueron la causa de la reubicación de al menos un pueblo anegado de la cuenca del lejano Río Kolimá.

El impacto del permafrost resulta evidente por todo el campo. El hielo derretido ha transformado las explotaciones agrícolas en pantanos y los ríos crecen en primavera con hasta un 30% más de escorrentías en comparación con los años ochenta, según científicos locales. En los pueblos, los locales que solían almacenar carne y otros productos perecederos en bodegas cavadas profundamente en el suelo ahora tienen que utilizar congeladores corrientes por el encharcamiento del subsuelo.

Para los funerales, los residentes habían tenido que cavar aproximadamente a un metro y medio de profundidad durante siglos, y después quemar madera para calentar el suelo y conseguir la suavidad adecuada requerida para enterrar a los difuntos. Actualmente, no se necesita el segundo paso, según la ecologista local Valentina Dmitriyeva.

Cuando el permafrost se derrite, los restos de materia orgánica se descomponen, liberando metano y CO₂ a la atmósfera

Reto empresarial

El permafrost, denominado así porque es una capa gruesa permanentemente congelada bajo la superficie terrestre, está compuesto por tierra, roca o sedimento que suele permanecer bajo cero durante más de dos años. Puede encontrarse cerca de tierra firme y bajo el fondo oceánico, en cualquier lugar desde dos centímetros hasta varios kilómetros bajo la superficie. Es más común en zonas históricamente gélidas como Rusia, los Alpes y las regiones montañosas de China.

El reblandecimiento del suelo es una consecuencia del cambio climático, pero también emite gases que contribuyen al mismo, según la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA por sus siglas en inglés). A medida que el permafrost se derrite, los restos de plantas y otra materia orgánica se descomponen, liberando metano y dióxido de carbono a la atmósfera, según la EPA, agravando el problema.

En algunas zonas, el derretimiento del suelo puede dar lugar a cráteres. Los científicos dicen que el motivo más probable es la continua acumulación de gases subterráneos capaces de romper las capas superiores del permafrost más blandas.

placeholder Un equipo científico registra datos en un terreno de suelo helado ártico. (Reuters)
Un equipo científico registra datos en un terreno de suelo helado ártico. (Reuters)

En Alaska, la capa superior de permafrost en el área norte no incorporada de Deadhorse se ha calentado 1,5 grados Fahrenheit por década desde finales de los años setenta, según cifras de EEUU. Los cimientos de casas de Alaska se han desestabilizado, mientras que las carreteras y vías de ferrocarril necesitan reparaciones debido al agrietamiento, la agitación y al hundimiento. El ártico norte de Canadá ha sufrido daños en casas, carreteras, lugares culturales indígenas y el entorno marino.

En algunas de las empresas principales de Rusia, las adaptaciones para el permafrost ya están en marcha.

Alrosa, uno de los mayores productores de diamantes del mundo, tiene el 82% de sus reservas en zonas de permafrost, según Morgan Stanley. La compañía dice que ha incorporado ‘columnas de congelación’ a sus minas; las columnas conectan con puntos de enfriamiento en la superficie y lanzan refrigerante a varios metros bajo la superficie para fortalecer el terreno.

Alrosa dispone de lo que llama una unidad de vigilancia del permafrost en Siberia para supervisar la temperatura del suelo en 4.800 pozos. Otra empresa minera, PAO Severstal, declara que está construyendo estructuras sobre soportes, para adaptarse mejor al terreno cambiante.

Para las compañías de gas y petróleo, el permafrost interfiere tanto en la extracción de recursos como en el transporte posterior.

Alrededor del 90% de la producción de gas del gigante energético estatal PAO Gazprom está ubicado en provincias cubiertas por permafrost, según Morgan Stanley. En su yacimiento Bovanenkovskoye, una gran instalación al norte de Rusia que Gazprom espera utilizar durante otro siglo, la empresa ha instalado 1.000 unidades de enfriamiento con líquido vapor, un sistema de tuberías subterráneas para distribuir un componente refrigerante y asegurarse de que el suelo permanece congelado.

Alexander Sobul, buzo profesional y reparador marino de infraestructuras de tuberías en Sajá durante cuatro décadas, dice que ha notado un mayor agrietamiento y deformación durante sus inmersiones. Culpa al debilitamiento del suelo antes denso que rodea a las tuberías. "La soldadura no se sostiene", declara Sobul.

Analistas de Morgan Stanley afirman que el derretimiento del permafrost y la degradación de infraestructuras consecuente podrían dañar el perfil crediticio de Rusia. El sector de gas y petróleo representa una quinta parte del producto interior bruto del país, mientras que el combustible y los productos energéticos suponen la mayoría de las exportaciones de Rusia.

La extracción de materias primas es una parte esencial de la economía de la República de Sajá

"Se puede observar que las empresas se lo toman muy en serio", declara Wilsem Visser, analista de créditos en la gestora de activos T. Rowe Price. Visser ha incluido parámetros de riesgo relacionado con el permafrost en sus análisis de las compañías energéticas rusas.

"El edificio temblaba"

Las consecuencias son especialmente graves en la República de Sajá, vasto territorio al noreste de Rusia de más de 3 millones de kilómetros cuadrados, cinco veces el tamaño de Francia. La capital de Sajá, Yakutsk, es la ciudad más fría poblada durante todo el año del mundo; las temperaturas caen por debajo de los 40 grados Fahrenheit durante al menos tres meses al año. La región ocupó titulares este verano por incendios forestales descontrolados que derritieron aún más el suelo, declaran los científicos.

La extracción de materias primas es una parte esencial de la economía de la República de Sajá. El gasoducto de 55.000 millones de dólares Power of Siberia, un proyecto crucial de forma estratégica que envía el gas natural de Rusia hasta China, transporta en gran medida gas encontrado en los yacimientos de Sajá.

Cuando apareció la primera grieta en el techo de su piso desgastado por la exposición a la intemperie en Yakutsk, Larisa Tikhonova le prestó poca atención.

Poco después, las grietas se multiplicaron, expandiéndose por nuevas fisuras en la pared de su cocina de los años cincuenta. Después, subió un hedor del agua estancada bajo el edificio de cuatro pisos. Tikhonova y sus vecinos llamaron a los servicios de emergencia, y llegaron a denunciar al gobierno de su ciudad de 300.000 habitantes en el lejano noreste de Siberia, pero no recibieron ayuda alguna. Lleva esperando 11 años.

Foto: Manifestantes en la India exigen la lucha contra el cambio climático. (Reuters) Opinión

Otros locales también declaran que están acostumbrados a escuchar crujidos o estallidos cuando los edificios se inclinan y las paredes se agrietas. Menos de tres docenas de los 2.000 edificios de viviendas de hormigón de Yakutsk se consideraron seguros cuando se examinaron hace 10 años, declara la ecologista Dmitriyeva, y desde entonces se han hecho pocas reformas. Segmentos de los edificios de la ciudad se derrumbaron en 2010, 2011, 2015 y el año pasado.

En un paseo a comienzos de año por Avtodorozhnaya Street, un barrio residencial tranquilo, el ingeniero civil local Eduard Romanov contempló los efectos de la corrosión en los cimientos de un edificio de viviendas de dos pisos. En verano de 2020, las autoridades consideraron el edificio inhabitable después de que apareciera una fisura de casi medio metro en la fachada frontal mientras que los vecinos seguían en el interior.

El guardia de seguridad Eduard Kirillin estaba entre ellos, sentado en su ordenador bebiendo té en el piso de sus padres, cuando escuchó un fuerte crujido. Preocupado por si el tejado había cedido, Kirillin salió corriendo a la calle junto a otros vecinos, y descubrió que la pared lateral del edificio se estaba separando. "Recuerdo haber visto tuberías de agua con fugas bajo el edificio antes", dice Kirillin. "Siempre había humedad ahí abajo. Y la noche anterior al accidente, parecía como si el edificio se tambalease", afirma.

Su piso "tiene grietas importantes por todas partes. Y mis padres dicen que pueden escuchar cómo crujen las vigas de encima"

Un mes después del accidente, los vecinos pudieron volver a recuperar sus pertenencias. Kirillin dice que sus padres recibieron una indemnización equivalente a cerca de 42.600 dólares del gobierno municipal. El edificio fue demolido este verano.

Antiguamente, se podía construir casas en Yakutsk de forma segura sobre pilares excavados ocho metros en el suelo congelado, dice Romanov. Ahora deben excavarse hasta doce metros.

A unos 5 kilómetros en Lenina Street, en un piso que hace esquina dos plantas por encima de Tikhonova, los padres de Viktor Polyanichko están rodeados de deterioro. Su piso, dice Polyanichko, "tiene grietas importantes por todas partes. La puerta está torcida. Y mis padres dicen que pueden escuchar cómo crujen las vigas de encima".

Ni Polyanichko ni otros residentes podían culpar a una sola causa. La State Building and Housing Supervision Authority de Sajá calcula que el 99% de las grietas en viviendas pueden ser causa de un mantenimiento inadecuado de edificios. "Lo más importante es el mantenimiento", declara Vlad Permyakov, primer jefe adjunto de la agencia.

Foto: Los activistas frente al Ministerio de Transición Ecológica.

Ecologistas y científicos locales, así como ingenieros como Romanov, alegan que el derretimiento del suelo fue un factor importante. "Construir sótanos es muy difícil", declara Valery Lepov, director del Larionov Institute of the Physical-Technical Problems of the North centrado en la investigación. "Solo podemos hacer esto en ciertos lugares donde no se produce una gran descongelación".

En verano de 2020, estallaron las juntas de un tanque de combustible local conectado con una central eléctrica en el lejano pueblo de Argakhtakh, en Sajá. Cerca de cinco toneladas de diésel fueron derramadas en el suelo circundante y un río cercano.

El fiscal del distrito investigó el vertido y concluyó que fue resultado de la incapacidad de las autoridades del distrito de detectar a tiempo que el tanque de almacenamiento de combustible mostraba indicios de erosión, un signo revelador del derretimiento del permafrost.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

El derretimiento de una capa de suelo que se pensaba que permanecería congelada de forma permanente está cobrando vida y amenazando una parte esencial de la economía de Rusia.

Almacenamiento Vladimir Putin Tecnología Petróleo Diésel
El redactor recomienda