¿Es la inflación actual tan transitoria como parece?
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
depende de qué entendamos por 'transitorio'

¿Es la inflación actual tan transitoria como parece?

Los bancos centrales y los inversores hacen interpretaciones distintas de cuánto puede durar el episodio de inflación actual

Foto: El presidente de la Fed, Jerome Powell.
El presidente de la Fed, Jerome Powell.

Puede que la inflación actual sea transitoria, pero lo que significa ‘transitorio’ se está convirtiendo en un verdadero quebradero de cabeza para los inversores. Ante el peligro de incoherencia intelectual, parecen más preocupados por los próximos cinco años que por los próximos 10.

Los precios de la electricidad están registrando máximos históricos en muchos países europeos, haciendo que la inflación ocupe las portadas. El incremento general de precios al consumo en la eurozona se situó en el 3% en agosto, mucho mayor que en julio, según datos oficiales publicados el pasado viernes. Los aumentos de precio son incluso más pronunciados en Estados Unidos, aunque los datos de agosto indican que pueden haber llegado a su máximo.

Los titulares alarmantes no contradicen las afirmaciones realizadas por la Reserva Federal: elevar los tipos sería un error

Los titulares alarmantes no contradicen las afirmaciones realizadas por la Reserva Federal y otros bancos centrales de que los precios están aumentando por efectos únicos y, por tanto, elevar los tipos de interés para contrarrestar la tendencia sería un error. Casi la mitad del incremento de agosto en el índice de precios al consumo de la eurozona se puede atribuir al volátil sector energético: las reservas de gas natural europeas están vacías incluso aunque la falta de viento haya aumentado la dependencia de la energía a gas. Los desorbitados precios del gas también están afectando a Estados Unidos.

El problema, según lo plantea el analista de Barclays Michael Pond, es que “el mercado parece tener un significado muy diferente para ‘transitorio’ del que tienen la Fed y los analistas profesionales”.

Foto: EC Diseño.
A la Fed no le preocupa la inflación… por ahora
The Wall Street Journal Justin Lahart

Según sus cálculos, los precios de contratos ‘swap’ (contrato para intercambiar dinero en el futuro), que aseguran a los inversores contra la inflación, así como los de bonos vinculados a la inflación, sugieren que el crecimiento interanual del IPC de EEUU se mantendrá en o por encima del 2,6% hasta 2025. Las perspectivas de inflación basadas en el mercado en la eurozona y el Reino Unido también se han disparado, no solo para los plazos de vencimiento cortos, sino hasta para los contratos a cinco años. Esto contrasta con las proyecciones de los economistas de Wall Street, que indican que la inflación volverá a acercarse a la normalidad en unos meses.

Pero las variaciones en las medidas de mercado de la inflación que miran a dentro de 10 años a la vez que excluyen los primeros cinco han sido mucho menores, sobre todo en Estados Unidos. Esto sugiere que los inversores están comprando la opinión de los bancos centrales de que no habrá una espiral inflacionista como la de los años setenta que afecte a precios y salarios.

Parece incoherente: si los mercados esperan que los factores económicos mantengan la inflación elevada durante años una vez que los efectos únicos hayan desaparecido, ¿cómo podría no haber una repercusión a más largo plazo?

Los inversores se han pasado el año quemándose con la promesa de que el pico inflacionista se relajaría rápidamente

La explicación podría ser que los inversores se han pasado el año quemándose con la promesa de que el pico inflacionista se relajaría rápidamente. Los problemas del lado del suministro han seguido surgiendo para dificultar la producción: más allá de la escasez de gas, hay un bloqueo de semiconductores que se sigue prolongando, un mercado alcista en los productos alimenticios y conflictos políticos que afectan a materias primas como el aluminio. Por otro lado, los contratos futuros de tasas de fletamento para los buques de carga sugieren que los costes de transporte se mantendrán muy por encima de los niveles precovid.

Foto: Foto: iStock

Se espera que dichas complicaciones hayan desaparecido a finales de 2022. El problema es que los economistas no han ideado una forma de prever en qué ocasiones los cambios en algunos precios pueden provocar fluctuaciones en todos los precios, así que los inversores tienen que protegerse contra el peor escenario posible. Han estado todo el año pagando un recargo por protección frente a la inflación. Además, “siempre hay cierta euforia en el mercado inflacionista cuando se inicia una recuperación”, declara el gestor de fondo de AXA Investment Managers Jonathan Baltora.

Dado que dicha euforia se acabará disipando, puede que algunos inversores sean capaces de beneficiarse de la contradicción entre los valores a cinco años y a más largo plazo vinculados a la inflación. Sin embargo, la lección más importante es que la inflación puede mantenerse elevada durante un largo periodo de tiempo y estar provocada por factores temporales sectoriales, haciendo que una política monetaria más estricta sea una respuesta política rotunda de forma innecesaria.

Para los inversores que confían en las proyecciones de tipos de interés, recordad: cuando aumenta el IPC, los bancos centrales pueden seguir rebajando.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Puede que la inflación actual sea transitoria, pero lo que significa ‘transitorio’ se está convirtiendo en un verdadero quebradero de cabeza para los inversores. Ante el peligro de incoherencia intelectual, parecen más preocupados por los próximos cinco años que por los próximos 10.

Inflación Bancos centrales Reserva Federal Wall Street Journal Electricidad Tipos de interés IPC
El redactor recomienda