Las finanzas talibanas: el riesgo de Afganistán de convertirse en narcoestado
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Bloqueados los fondos afganos

Las finanzas talibanas: el riesgo de Afganistán de convertirse en narcoestado

Estados Unidos y sus aliados occidentales bloquean millones en ayuda financiera destinada a Afganistán, y los talibanes se financian con fondos obtenidos del mercado negro

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

El Gobierno de Biden se dispone a cortar el acceso de los talibanes a miles de millones de dólares de ayuda financiera extranjera, pero algunas autoridades advierten de que los ingresos que obtiene el grupo del narcotráfico y otras actividades ilegales podrían limitar la efectividad de la campaña de presión que Washington esgrime como último recurso.

Según personas familiarizadas con la cuestión, Estados Unidos se ha asegurado prácticamente todos los apoyos necesarios para bloquear el acceso de los talibanes a miles de millones de dólares de las reservas del Fondo Monetario Internacional y la ayuda prometida a través del Banco Mundial y otros grupos de donantes.

Un representante del prestamista de emergencia explicó el miércoles al 'Wall Street Journal' que Afganistán no podrá acceder a sus reservas en el FMI o a otros recursos del fondo.

placeholder Afgano cultivando opio. (EFE)
Afgano cultivando opio. (EFE)

El esfuerzo diplomático del Gobierno de EEUU, en aras de evitar que los talibanes obtengan los fondos de las cuentas establecidas por el Gobierno de Afganistán, se ha centrado en conseguir que las autoridades que controlan estas cuentas no reconozcan a los talibanes como el Gobierno legítimo del país.

Cuando los talibanes tomaron la capital afgana a finales de la semana pasada, Washington congeló miles de millones de activos del Gobierno afgano y detuvo los envíos de efectivo al país. Las autoridades estadounidenses sostienen que la baza financiera resultante podría ser la clave a la hora de presionar a los talibanes para que cumplan con los acuerdos de paz.

Las autoridades estadounidenses han centrado sus esfuerzos en el Banco Mundial y el FMI, instituciones que canalizan miles de millones de dólares en ayuda a Afganistán y gestionan algunas de las reservas del país en el extranjero. Aquellos familiarizados con el tema explican que, mientras la mayoría de los accionistas de las instituciones financieras internacionales no reconozcan oficialmente a los talibanes como Gobierno legítimo, estos no podrán acceder a los fondos.

"Es más que una cuestión de reconocimiento político o de conectividad diplomática", enfatizó el martes pasado Ned Price, portavoz del Departamento de Estado. "Es una cuestión existencial".

Foto: Legionario español, en Afganistán. (Ministerio de Defensa)

La semana pasada, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan eludió preguntas sobre el reconocimiento internacional de los talibanes, aclarando que “en este momento, en Kabul, tenemos una situación caótica en la que ni siquiera se ha establecido una autoridad gobernante, así que abordar esa cuestión ahora mismo sería realmente prematuro”.

El funcionario del FMI estableció que la decisión tomada por el fondo por la que se bloquea el acceso de los talibanes al mismo se ha basado en “la falta de claridad dentro de la comunidad internacional respecto al reconocimiento de un Gobierno en Afganistán”. Otras autoridades occidentales se han hecho eco de la posición estadounidense.

Josep Borrell, el responsable de política exterior de la Unión Europea, declaró, tras una videoconferencia con los ministros de asuntos exteriores de la Unión a última hora del martes, que “no habrá pagos por parte de la ayuda al desarrollo de la UE”. “Estableceremos condiciones para continuar ofreciéndoles nuestro apoyo y haremos uso de toda nuestra influencia”, agregó.

Los talibanes reciben ingresos de narcotráfico teniendo un Gobierno con ministerios sociales

La ayuda internacional cubre más de la mitad del presupuesto anual del país, que asciende a unos 5.000 millones de dólares. El fondo conjunto para la reconstrucción de Afganistán que gestiona el Banco Mundial aporta unos 3.000 millones de dólares. Según el FMI, esta ayuda ha contribuido a evitar el colapso de la economía.

Algunas autoridades estadounidenses advierten de que los ingresos con los que cuentan los talibanes podrían llegar a compensar en parte estas pérdidas.

Según un informe de las Naciones Unidas, los talibanes obtienen ingresos del narcotráfico y han establecido un Gobierno en la sombra que cuenta con un ministerio de minerías, una oficina de aduanas e incluso un departamento de ayudas para personas discapacitadas.

Según un informe publicado en junio por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que supervisa la imposición de sanciones a las facciones terroristas afganas, se estima que los ingresos anuales de los talibanes oscilan entre los 300 y los 1.600 millones al año.

Otro informe de la ONU, publicado en mayo del año pasado, reza: “La economía de Afganistán sigue basándose mayoritariamente en el dinero en efectivo, los proveedores de servicios monetarios son el medio más utilizado para transferir o remitir fondos tanto a nivel nacional como transfronterizo”. La ONU observó también que, hasta 2019, las autoridades internacionales solo habían conseguido congelar 2,4 millones de dólares que se había considerado que estaban destinados a financiar el terrorismo, lo que ejemplifica las dificultades a las que se enfrentan las autoridades a la hora de tomar medidas contra la financiación de los talibanes.

A pesar de su interpretación rigurosa del islam, los talibanes controlan la mayor operación mundial de opio, que les aporta unos 460 millones de dólares al año solo por medio de impuestos sobre la venta de la heroína que atraviesa sus territorios, explica Naciones Unidas. Tanto la ONU como Estados Unidos advierten, además, de que el grupo también ha empezado recientemente a operar con metanfetaminas, que generan mayores márgenes.

Un informe de las Naciones Unidas del año pasado indica que las ventas de los talibanes aumentaron cuando, tras participar en una ofensiva con fuerzas afganas y estadounidenses, se hicieron con un importante centro de contrabando de heroína en Pakistán que había estado en posesión de una rama local del Estado Islámico. ISIS se había posicionado en contra del cultivo de las amapolas necesarias para producir el narcótico.

placeholder Afgano recogiendo amapolas en Jalalabad. (Reuters)
Afgano recogiendo amapolas en Jalalabad. (Reuters)

Un oficial de seguridad europeo especializado en los talibanes declaró que no espera que disminuyan las exportaciones de narcóticos con los talibanes en el poder, “a menos que el grupo le ofrezca alguna forma de compensación a los comandantes que ganan mucho dinero por medio de la heroína”.

En 2020, los talibanes también obtuvieron 464 millones de dólares de la venta de mármol de ónice, oro, minerales de tierras raras, cobre, estaño y zinc, expone el informe de junio de la ONU. La expansión del territorio controlado por los talibanes también les ha proporcionado un aumento de ingresos procedentes de peajes en carreteras y de campañas de extorsión a proveedores de telefonía móvil y compañías eléctricas, explicaba la ONU el año pasado.

Recientemente, los talibanes también han entablado relaciones con otras naciones que podrían ayudar a reemplazar algunos de los ingresos perdidos procedentes de fuentes extranjeras.

Foto: Un ejemplar en chino del 'Global Times', en Pekín. (Reuters)

Aparte de establecer nuevos lazos diplomáticos con Rusia e India y de reforzar sus vínculos políticos con agentes del poder en Pakistán e Irán, el movimiento también ha establecido una nueva relación muy importante con China, la segunda economía del mundo.

"En medio de toda esta angustia regional, China está discretamente intentando asegurar sus intereses en el Afganistán posterior a Estados Unidos", explica Derek Grossman, analista principal de defensa de Rand Corporation, que tiene contratos con el Gobierno de Estados Unidos.

Según el funcionario de seguridad europeo, Pekín está cortejando a los talibanes con la esperanza de que frenen al Movimiento Islámico del Turquestán, un grupo yihadista formado por uigures, una minoría musulmana del este de China. El Movimiento Islámico del Turquestán cuenta con 400 miembros cerca de la frontera china, informó.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

El Gobierno de Biden se dispone a cortar el acceso de los talibanes a miles de millones de dólares de ayuda financiera extranjera, pero algunas autoridades advierten de que los ingresos que obtiene el grupo del narcotráfico y otras actividades ilegales podrían limitar la efectividad de la campaña de presión que Washington esgrime como último recurso.

Talibán Afganistán Fondo Monetario Internacional (FMI) Banco Mundial ONU Unión Europea
El redactor recomienda