Es noticia
Menú
La 'guerra' por los conductores pone en cuestión la estrategia de Uber
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
estrategias distintas, resultados distintos

La 'guerra' por los conductores pone en cuestión la estrategia de Uber

Las empresas de servicios de viajes siguen incurriendo en fuertes pérdidas mientras se enfrascan en una reñida competencia por atraer a los mismos conductores

Foto: EC Diseño.
EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

¿La estrategia idónea se encuentra en el crecimiento de los viajes bajo demanda o en los beneficios? Los inversores no pueden tenerlo todo.

Después de que Lyft declarase que había alcanzado la rentabilidad sobre la base de beneficios ajustados antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (ebitda) este martes, Uber declaró el miércoles que sus pérdidas aumentaban secuencialmente sobre esa base a medida que realizaba inversiones en recuperar conductores. Las acciones de Lyft cayeron más de un 9% el día después de su declaración, mientras que las de Uber descendieron un 8% en el comercio de horario extendido inmediatamente después de la publicación de sus resultados del segundo trimestre.

Foto: Conductor de VTC. (EFE)

A los inversores les ha molestado que las compañías de servicios de viajes paguen un alto precio por competir por los mismos 'riders' a modo de esfuerzo por aumentar su cuota de mercado. Ahora pagan por competir por los mismos conductores a medida que trabajan por reconstruir su oferta después de que la pandemia diezmara la necesidad de los viajes bajo demanda.

Puede que no estén invirtiendo de la misma forma. Lyft ha declarado que aumentó considerablemente sus inversiones en incentivos y bonos de contratación para impulsar su reserva de conductores en el segundo trimestre, y espera que los altos incentivos se mantengan en el tercer trimestre. Pero parece que Uber ha sido más agresivo. Si bien la compañía registró unos ingresos totales que superaron las estimaciones de Wall Street, también perdió un 58% más de lo que habían previsto los analistas basándose en un ebitda ajustado.

A estas alturas, todavía no está claro qué estrategia de inversión de las empresas está sacando mayor provecho. Lyft declaró que sus viajes compartidos del segundo trimestre seguían estando “muy por debajo” de los niveles alcanzados en el cuatro trimestre de 2019. Aunque no sea una comparación perfecta, los viajes de Uber en el segundo trimestre —un reflejo tanto de la oferta como de la demanda— cayeron ligeramente por encima del 20% respecto al mismo periodo.

Foto: Repartidores de Glovo, Uber Eats y Deliveroo esperan en Barcelona. (Reuters)

Los resultados de Lyft muestran que sus pasajeros activos en el segundo trimestre seguían un 21% por debajo de los del mismo periodo en 2019. La compañía también declaró que sus gastos de ventas y comercialización como porcentaje de ingresos en el segundo trimestre se situaron cerca de mínimos históricos. Esto refleja, en parte, su reducido número de conductores: no vale la pena gastar de más para conseguir clientes a los que ni siquiera proporcionas servicio. En cambio, Uber fue capaz de aumentar el número de clientes activos en su plataforma en el segundo trimestre en comparación con el mismo periodo de hace dos años.

Si bien Lyft dejó claro esta semana que le gustan sus oportunidades como ‘modelo puro’ de servicio de viajes bajo demanda, Uber siguió haciendo hincapié en su proposición de valor única uniendo los servicios de viaje y las necesidades de entrega de comida, mencionando la polinización cruzada. Ahora, los inversores tendrán que realizar sus apuestas sobre qué estrategia emergerá de la pandemia en una posición más sostenible.

El CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, ha declarado que su negocio de movilidad ha sido una herramienta de adquisición de clientes incluso más efectiva para su negocio de envíos que el dinero invertido en ‘marketing’ de envíos. Este miércoles, la empresa declaró que sus consumidores que utilizan tanto su negocio de movilidad como el de entrega generan actualmente casi la mitad de sus reservas brutas generales, lo que implica un intercambio de clientes considerable.

Foto: EC.

Pero un negocio más austero podría ser más fácil de controlar. Mientras Uber sigue esperando no obtener ingresos, incluso con base en un ebitda ajustado, hasta el cuarto trimestre de este año, Lyft fue capaz de hacerlo antes, en parte tirando con más fuerza de palancas simples. La compañía declaró que los ingresos por viaje aumentaron un 7% secuencialmente en el segundo trimestre, contrarrestando un volumen de viajes todavía debilitado por escasez de conductores. Ambas empresas elevaron los precios de las transacciones de viajes bajo demanda en EEUU en medio de la pandemia. Pero datos recientes de Edison Trends muestran que, en la semana que terminó el 19 de julio, los clientes de Uber gastaron un 24% más en los movimientos que en la semana comparable del año pasado, mientras que los de Lyft gastaron un 35% más.

Cabe señalar que, mientras que Lyft ha alardeado de su capacidad de conseguir los nombrados beneficios, también se definió claramente a sí misma en una videoconferencia este martes como “una empresa de crecimiento”. En conjunto, sus pérdidas netas siguieron sumando miles de millones en el segundo trimestre, aunque se redujeron. Por otro lado, Uber parece convencido de que ha encontrado un camino hacia la rentabilidad a corto plazo, pero no está claro hasta qué punto necesitará una mayor inversión en nuevos conductores a medida que la demanda del consumidor sigue aumentando.

Especialmente con la variante delta del covid-19 en plena propagación, puede que los inversores que buscan apostar ya por cualquiera de las estrategias se queden esperando un viaje.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

¿La estrategia idónea se encuentra en el crecimiento de los viajes bajo demanda o en los beneficios? Los inversores no pueden tenerlo todo.

Inversores Wall Street
El redactor recomienda