Las empresas europeas piden mano dura con China, pero no romper lazos
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
no quieren seguir los pasos de trump

Las empresas europeas piden mano dura con China, pero no romper lazos

Los directivos de las principales empresas europeas afirman que las demandas de la UE de una autonomía estratégica rozan el proteccionismo

placeholder Foto: EC.
EC.

Un poderoso grupo de presión empresarial europeo ha instado a los políticos de la Unión Europea a contraatacar más firmemente el capitalismo estatal de China, pero no aislar a las empresas chinas, como defienden algunos líderes que están siguiendo el liderazgo de EEUU a la hora de limitar los lazos comerciales con China.

Los miembros de la European Round Table for Industry, o ERT, grupo comercial de cerca de 60 directores generales y presidentes de las principales multinacionales europeas, exigieron el pasado lunes a los líderes de la UE que presionaran para conseguir unos mejores términos empresariales con China y no le dieran la espalda, a pesar de las crecientes dudas de algunos líderes sobre Pekín y en medio de un acercamiento con Washington. En los últimos meses, muchos gobiernos y autoridades de la UE se han inclinado hacia Washington a la hora de rechazar la postura cada vez más asertiva de Pekín en la escena internacional. Los líderes empresariales temen llamamientos para desvincularse de China similares a los de EEUU.

“Tenemos que hacer que esto funcione”, declara Jacob Wallenberg, miembro de la ERT, sobre las relaciones comerciales entre China y Occidente. Wallenberg, presidente del ‘holding’ empresarial sueco Investor AB y vicepresidente del gigante de telecomunicaciones Ericsson, declara que China ha empezado a abrir sus bancos, aseguradoras y otros sectores ante la presión de la UE y EEUU, y dicha presión podría mejorar la posición empresarial de Occidente con China. “¿Es perfecto? No, está lejos de serlo”, dice Wallenberg. Pero declara que las mejoras son “una consecuencia del esfuerzo continuo, y creo que tenemos motivos para seguir esforzándonos”.

placeholder Logo de Huawei. (EFE)
Logo de Huawei. (EFE)

Otros miembros de la ERT incluyen a líderes de los fabricantes de automóviles alemanes BMW y Daimler, de los gigantes energéticos Royal Dutch Shell, TotalEnergies o Eni, francesa e italiana, y las farmacéuticas británicas AstraZeneca y GlaxoSmithKline. Las compañías de los miembros de la ERT cuentan con operaciones e inversiones importantes tanto en EEUU como en China.

Wallenberg, que es presidente de la comisión de comercio de la ERT, cuenta con una amplia experiencia con China porque muchas de las empresas en las que Investor tiene una participación importante poseen un vínculo profundo con el mercado. Varias de ellas, incluidos el gigante industrial suizo ABB, el fabricante de electrodomésticos Electrolux y AstraZeneca, fueron blanco de amenazas en los medios chinos el año pasado debido al enfado de Pekín con Suecia por bloquear a los gigantes de telecomunicaciones chinos Huawei Technologies y ZTE por motivos de seguridad nacional, bajo presión de EEUU, y favorecer a Ericsson y a Nokia, finlandesa.

Foto: (Reuters) Opinión

Wallenberg declara que cree firmemente que todos los países deberían ser capaces de defender su seguridad nacional, pero que “también tienes que abordarla en términos diplomáticos, para mantener las relaciones”.

La ERT también recomendó que Bruselas no utilizara el golpe económico de la pandemia del coronavirus para aumentar la autonomía industrial y política de Europa en formas que se vuelven proteccionistas. El lunes pasado, el grupo publicó un informe de posición rechazando reclamaciones de algunos líderes europeos para desarrollar una mayor “autonomía estratégica” de EEUU y de China reforzando sus propias capacidades productivas y talla geopolítica. La ERT, que defiende el libre comercio, declaró que Europa debería ser capaz de adoptar su propia postura cuando fuera necesario, pero advirtió de que reivindicar la autonomía económica podría resultar contraproducente. “Tenemos una clara preocupación, porque el concepto de autonomía estratégica podría llevar muy fácilmente al proteccionismo”, indica Wallenberg.

El grupo apoya intensificar los lazos económicos con EEUU, como señalaron los políticos durante la visita del presidente Biden a Europa el mes pasado, pero no a expensas de lazos comerciales en otros lugares. El año pasado, China superó a EEUU como el mayor socio comercial de la UE y el mercado chino es fuente principal de beneficios para muchas grandes empresas europeas, especialmente fabricantes de automóviles alemanes, que son clave para la economía de la UE.

placeholder Biden y Xi Jinping. (Reuters)
Biden y Xi Jinping. (Reuters)

Bajo el mandato de Donald Trump, EEUU presionó para desvincular su economía de la de China debido al temor de que Pekín hubiera pasado de ser un socio geopolítico y económico a ser un rival. La Administración Biden ha mantenido ampliamente esa postura, que cuenta con un gran apoyo bipartidista en Washington, y Biden está presionando a los gobiernos europeos para que se alineen con EEUU frente a China.

Muchos legisladores norteamericanos y un número creciente de autoridades europeas declaran que, desde que el presidente chino, Xi Jinping, ha endurecido el control del Gobierno y del Partido Comunista chino sobre la economía del país, resulta imposible separar las preocupaciones económicas y de seguridad nacional en torno a China. Xi, celebrando el centenario del partido el jueves pasado, dijo que China no volvería "a permitir que ninguna fuerza extranjera les intimidara, oprimiera o esclavizara".

Foto: Foto: Reuters. Opinión

Wallenberg, que se graduó en la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania hace 40 años y ahora controla grandes participaciones en compañías de EEUU, incluido el Nasdaq, dice que las relaciones comerciales se pueden mantener al margen de preocupaciones de seguridad nacional. “Conozco el ambiente político en Estados Unidos”, dice. “No creo que estemos en disonancia con Estados Unidos solo porque nosotros, empresas, digamos que sería bueno tener relación con China”. Declara que empresarios estadounidenses han expresado puntos de vista similares en privado.

Empresas estadounidenses, incluidas Qualcomm y Microsoft, criticaron las restricciones de la Administración Trump para colaborar con compañías chinas. Ericsson se ha enfrentado a fuertes restricciones después de que Suecia excluyera a sus rivales chinos Huawei y ZTE de sus redes 5G alegando motivos de seguridad nacional. El CEO de Ericsson, Börje Ekholm, apoyado por Wallenberg, ha criticado la decisión en los últimos meses, argumentando que, en un mundo conectado por el libre comercio, la medida resultaría contraproducente.

Wallenberg declara que Suecia podría vivir con componentes de Huawei en partes concretas de su red de 5G sin comprometer la seguridad. La seguridad nacional se puede proteger sin estropear las relaciones más amplias, dice. “A algunas personas no les sienta bien que diga eso, pero no tengo problema en defenderlo”, afirma Wallenberg.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Un poderoso grupo de presión empresarial europeo ha instado a los políticos de la Unión Europea a contraatacar más firmemente el capitalismo estatal de China, pero no aislar a las empresas chinas, como defienden algunos líderes que están siguiendo el liderazgo de EEUU a la hora de limitar los lazos comerciales con China.

Unión Europea Postura Comercio Internacional
El redactor recomienda