No hay pollo frito en Kentucky: crisis de precios y los restaurantes, al límite
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
exceso de demanda de las cadenas

No hay pollo frito en Kentucky: crisis de precios y los restaurantes, al límite

Las hamburguesas ‘spicy’, las ‘hot wings’ y una crisis de mano de obra disparan los precios de la carne de aves de corral hasta niveles récord

placeholder Foto: EC
EC

Las alitas de pollo están volando de los estantes. Tras un año promocionando las alitas y las hamburguesas de pollo crujiente para llevar, restaurantes como KFC, Wingstop y Buffalo Wild Wings declaran que están pagando precios excesivos por una carne de aves de corral cada vez más limitada. Algunos se están quedando sin o están limitando la venta de pollo frito, filetes y alitas, lo que afecta a algunos de sus productos de mayor confianza.

Los restaurantes y bares independientes llevan semanas sin alitas, según sus dueños. Los precios de las pechugas de pollo se han más que duplicado desde principios de año, y los precios de las alitas han batido récords, según la firma de análisis de mercado Urner Barry.

“La oferta global es limitada. Eso afecta a todas las piezas del ave”, declaró el CEO de Wingstop Charlie Morrison en una entrevista a comienzos de semana. Wingstop declara que está pagando un 26% más por alitas de pollo con hueso este año. Morrison declaró que la empresa habla todos los días con proveedores de pollo que están luchando por aumentar la producción porque están encontrando dificultades para contratar suficientes trabajadores. Limitaciones similares pesan sobre otras empresas en diferentes sectores por todo el país.

placeholder Alitas de pollo Foto: Pixabay
Alitas de pollo Foto: Pixabay

A principios de 2021, el pollo parecía una ganga para los restaurantes de EEUU. Los cierres y las limitaciones de aforo han contribuido a aumentar las reservas de pollo en cámaras frigoríficas. La pechuga de pollo deshuesada y sin piel, producto estrella de la industria avícola, se situó en una media de 2,2 dólares el kg el año pasado, según Urner Barry. Ahora la pechuga de pollo deshuesada se vende a casi 4,50 dólares el kg, según la firma. Durante la última década, el precio se ha situado en una media de cerca de 2,90 dólares el kg.

Uno de los motivos de los precios más elevados son las guerras de hamburguesas de pollo de los últimos años. Las cadenas de comida rápida, incluidas McDonald’s, Popeyes Louisiana Kitchen y Wendy’s, han introducido nuevas ofertas crujientes y picantes. Más cadenas planean introducir nuevas hamburguesas de pollo en los próximos meses, incluida una versión rebozada a mano que Burger King planea vender en todo el país este verano.

Chris Testa, presidente de United Natural Foods, declaró esta semana que el distribuidor del supermercado está viendo aumentar los precios en parte debido a una mayor demanda de los restaurantes. Los consumidores pagaron cerca de 7,25 dólares el kg de pechugas de pollo deshuesadas en marzo, tres céntimos más desde enero y un 11% más que el año anterior, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU.

KFC, propiedad de Yum Brands, creó una hamburguesa a principios de año que está vendiéndose a un ritmo casi dos veces superior que una versión anterior en EEUU, según la compañía. “Nuestro desafío principal ha sido seguir el ritmo de esa demanda”, declaró el CEO de Yum David Gibbs la semana pasada.

Foto: Cartel de Popeyes en Nueva Orleans, EEUU. (Reuters)

El mes pasado, KFC pidió a los propietarios de los restaurantes de EEUU que eliminaran el pollo frito y los productos de pollo picante ‘Nashville’ de sus menús ‘online’ debido a una oferta limitada, según un comunicado de la empresa. Los proveedores de KFC no están entregando pedidos completos de pollo, y los restaurantes también están limitando las ventas de la nueva ‘Hamburguesa de Pollo KFC’, según personas cercanas al asunto.

La empresa ha pedido a los dueños de restaurantes que eliminen la promoción en tienda del cubo rellenable de 30 dólares de la cadena, una oferta de varias piezas de pollo que provocó un aumento de las ventas durante la pandemia, según dichas personas. “Estamos deseando volver al negocio de siempre, cuando superemos este periodo de limitaciones de la oferta en la industria”, declara una portavoz de KFC.

Los precios de las alitas de pollo también han recibido un impulso con la pandemia. Los precios de las alitas gigantes han alcanzado el récord de 6,43 dólares el kg, según Urner Barry. El propietario de Chili’s, Brinker International, Applebee’s y otras cadenas de restaurantes introdujeron estilos de alitas exclusivos ‘online’ durante la pandemia, en parte porque son más fáciles de envasar y entregar que otros entrantes. El número de raciones de alitas servidas en restaurantes de comida rápida creció un 33% en los 12 meses que terminaron en marzo en comparación con el mismo periodo del año anterior, según la firma de análisis de mercado NPD Group.

“La temporada de las barbacoas está a la vuelta de la esquina, cuando la demanda de pollo es tradicionalmente la más sólida"

Para los productores avícolas, el creciente apetito por la carne de aves de corral de los restaurantes está generando unos ingresos extraordinarios y ayudando a contrarrestar los crecientes precios del grano, lo que infla los costes de las empresas para criar pollos. Pilgrim’s Pride, la segunda empresa avícola por ventas de EEUU, publicó la semana pasada 100 millones de dólares en beneficios trimestrales, un aumento de casi un 50% en términos interanuales y superando las expectativas. Analistas encuestados por FactSet también anticipan unos sólidos beneficios para Tyson Foods y Sanderson Farms cuando anuncien sus resultados trimestrales en las próximas semanas.

“La demanda de alitas supera lo que podemos suplir actualmente”, declara Mike Cockrell, director financiero de Sanderson, que suministra pollo a cadenas, incluidas Buffalo Wild Wings y TGI Fridays, y al distribuidor del sector de la alimentación Sysco.

Los productores de pollos tenían alrededor de un 4% más de huevos de engorde en instalaciones de incubación el 1 de abril con respecto al año anterior, según datos del Departamento de Agricultura de EEUU, a pesar de que el número total de pollitos que nacieron en el primer trimestre del año no superó el total del primer trimestre de 2020. Los pollos que se crían para uso comercial son alimentados durante unas siete semanas antes de ser sacrificados.

El CEO de Pilgrim’s Fabio Sandri declaró la semana pasada que la escasez de personal había influido en los productos que las plantas de la empresa pueden producir. Pilgrim’s espera que la reciente subida del pollo se mantenga, declara. “La temporada de las barbacoas está a la vuelta de la esquina, cuando la demanda de pollo es tradicionalmente la más sólida estacionalmente”.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Las alitas de pollo están volando de los estantes. Tras un año promocionando las alitas y las hamburguesas de pollo crujiente para llevar, restaurantes como KFC, Wingstop y Buffalo Wild Wings declaran que están pagando precios excesivos por una carne de aves de corral cada vez más limitada. Algunos se están quedando sin o están limitando la venta de pollo frito, filetes y alitas, lo que afecta a algunos de sus productos de mayor confianza.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Restaurantes Aves Estados Unidos (EEUU)