Las reservas internacionales en dólares caen a mínimos de los 90: ¿un trono amenazado?
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
se mantiene como divisa líder global

Las reservas internacionales en dólares caen a mínimos de los 90: ¿un trono amenazado?

El billete verde se sitúa en un mínimo en 25 años en las reservas de divisas oficiales, una cifra que subestima la importancia de la moneda de varias maneras

placeholder Foto: EC
EC

El porcentaje de dólares en las reservas internacionales de divisas cayó el año pasado hasta su nivel más bajo desde mediados de los años 90, dando pie a los que defienden que su dominio como principal divisa internacional está en entredicho. Pero las cifras de las reservas presentan una imagen incompleta del peso de la moneda. Una visión más amplia de la demanda muestra que todavía no hay ningún desafío significativo para su posición.

Los datos trimestrales del Fondo Monetario Internacional muestran que el porcentaje de las reservas en dólares se sitúa por debajo del 60% por primera vez desde 1995. En el 21,2%, el porcentaje de euros está en su máximo nivel en seis años, y, con un 6%, el yen japonés se sitúa en su máximo en dos décadas.

Uno de los motivos es meramente técnico. No es que se hayan deshecho de dólares o que tengan menos, sino que se depreciaron el año pasado, lo que implica que el valor en dólares de los activos (no denominados en dólares) en una cartera con varias divisas aumentó. En los datos del FMI, ese suele ser el principal componente en cada trimestre, en lugar de comprar y vender de forma activa.

Foto: EC.

Pero el segundo impacto de un dólar en caída, que es menos inmediato, debería actuar como contrapeso. A medida que el dólar pierde valor, especialmente frente a las divisas de exportadores con grandes reservas, les alienta a comprar bonos del Tesoro y otros activos estadounidenses para evitar que sus propias monedas suban demasiado rápido y dañen la competitividad.

Si el euro consigue quedarse con un porcentaje significativamente mayor de las reservas globales -recuperando niveles de antes de la crisis financiera- sería en realidad algo positivo para el mundo. Algunos compradores extranjeros perdieron interés en el euro cuando no estaba claro si el bloque trataría a los bonos del Estado como activos seguros durante la crisis del euro. Si esa era se acaba, daría a los gestores de reservas una vía para conseguir la diversificación de divisas que tanto han estado buscando.

Incluso si el porcentaje oficial de dólares cae más, su consolidada posición como líder parece bastante segura

Hay otros factores que contribuyen a la percepción de la decadencia del dólar que vale la pena mencionar. Parte del aumento en el porcentaje de yenes refleja la acumulación de dólares ‘sintéticos’ por parte de los bancos centrales a través de ‘swaps’ de divisas (contrato para intercambiar dinero en el futuro). Y el sector privado es mayor tenedor de dólares que en el pasado. El porcentaje de bonos del Tesoro y agencias de propiedad extranjera en poder directo de agencias gubernamentales, que incluyen reservas de divisas, estaba en su nivel más bajo de este siglo a finales de 2020, por debajo del 60%, desde un 73% en 2009. Pero la participación privada, no reportada en los datos de reservas de divisas, ha crecido.

De este modo, las reservas reflejan una imagen incompleta correspondiente al siglo XX de la demanda internacional de divisas. Vale la pena mirar al año pasado para recordar la divisa por la que se peleaban los inversores en el peor momento de pánico del mercado en la primavera de 2020 y qué banco central tuvo que desplegar un extenso programa de operaciones de ‘swaps’ para calmar al mercado. Incluso si el porcentaje oficial de dólares cae más, su lejana posición como líder en la jerarquía de divisas internacional parece bastante segura por ahora.

El porcentaje de dólares en las reservas internacionales de divisas cayó el año pasado hasta su nivel más bajo desde mediados de los años 90, dando pie a los que defienden que su dominio como principal divisa internacional está en entredicho. Pero las cifras de las reservas presentan una imagen incompleta del peso de la moneda. Una visión más amplia de la demanda muestra que todavía no hay ningún desafío significativo para su posición.

Divisas Dólar Fondo Monetario Internacional (FMI) Bonos del Tesoro
El redactor recomienda