La guerra de Australia contra Google y Facebook se extenderá por todo el mundo
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Quiere que pague a los medios

La guerra de Australia contra Google y Facebook se extenderá por todo el mundo

Los políticos australianos quieren que las plataformas digitales paguen más a las empresas de medios de comunicación por sus contenidos. Los legisladores de todo el mundo los están siguiendo de cerca

placeholder Foto: Imagen: EC
Imagen: EC

La lucha entre las 'big tech' y el Gobierno australiano es un adelanto de la batalla que se avecina a nivel mundial.

El Parlamento australiano inició esta semana el debate sobre una posible legislación que obligue a las plataformas digitales a negociar con las empresas de medios de comunicación el pago por las noticias. Según la ley propuesta, si las dos partes no logran llegar a un acuerdo, serán conducidas a un arbitraje obligatorio. El proyecto de ley también requeriría que las empresas tecnológicas notifiquen a los medios de comunicación los cambios de algoritmos que afectarán de forma material al tráfico y darán a los editores poder de negociación colectiva. El Gobierno determinaría qué plataformas tecnológicas están sujetas a la ley, pero probablemente comenzaría con Google y Facebook, las empresas dominantes en publicidad en línea. Con el apoyo bipartito, la legislación probablemente se aprobará pronto.

Las dos empresas estadounidenses se oponen a ello con fuerza. Google amenazó el año pasado con cerrar su motor de búsqueda en Australia. Facebook ha dicho que es posible que los usuarios del país no puedan compartir enlaces a artículos de noticias si se aprueba el proyecto de ley.

Foto: (Reuters)

Pero la legislación que se avecina parece estar obligando a los dos gigantes tecnológicos a sentarse a la mesa de negociaciones. Google llegó a acuerdos con dos de las emisoras más grandes del país esta semana; entre ellos, uno equivalente a 23,3 millones de dólares al año con Nine Entertainment, según los medios locales.

Si bien Australia es un mercado pequeño para las empresas —su mercado de publicidad en línea valía solo 7 mil millones de dólares en 2019, según el Interactive Advertising Bureau—, la nueva ley podría tener grandes repercusiones si otros países siguen su ejemplo. La Unión Europea revisó sus leyes de derechos de autor en 2019, aunque los cambios parecen más limitados en alcance y poder. Lo bien que funcione el enfoque australiano podría terminar dando forma a la dirección normativa allí. Las autoridades europeas, por otro lado, propusieron dos proyectos de ley para regular las empresas de internet el mes pasado.

Microsoft dijo la semana pasada que Estados Unidos debería copiar la propuesta australiana

Y no son solo los gobiernos y los medios de comunicación los que apoyan estas medidas. Microsoft dijo la semana pasada que Estados Unidos debería copiar la propuesta australiana. El motor de búsqueda Bing de Microsoft es un competidor mucho más pequeño que Google, por lo que puede perder menos e incluso potencialmente ganar con las nuevas regulaciones. Brad Smith, presidente de Microsoft, dijo en una publicación de blog la semana pasada que la compañía se siente cómoda ejecutando un servicio de búsqueda con márgenes más bajos.

Si bien el objetivo declarado de la legislación australiana es abordar los desequilibrios en el poder de negociación entre las plataformas tecnológicas y los editores, efectivamente grava a los primeros para subsidiar a los segundos. Las posiciones dominantes de los gigantes tecnológicos en el mercado y las enormes fuentes de ingresos resultantes los han convertido en grandes objetivos de sus rivales. Se espera que otros gobiernos de todo el mundo comiencen a atacar pronto.

La lucha entre las 'big tech' y el Gobierno australiano es un adelanto de la batalla que se avecina a nivel mundial.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Australia Algoritmos Negociación colectiva Microsoft Derechos de autor Unión Europea Google
El redactor recomienda