La esperanza de la vacuna deja paso a la cruda realidad: el covid-19 está aquí para quedarse
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
se convertirá en enfermedad endémica

La esperanza de la vacuna deja paso a la cruda realidad: el covid-19 está aquí para quedarse

La fácil transmisión, las nuevas variantes y los límites de los programas de vacunación significan que el covid-19 estará presente durante años y será un gran negocio

placeholder Foto: Diseño: EC.
Diseño: EC.

Las vacunas ofrecen la promesa de frenar el covid-19, pero los gobiernos y las empresas cada vez tienen más claro lo que los epidemiólogos llevan tiempo advirtiendo: el patógeno circulará durante años, o incluso décadas, llevando a las sociedades a coexistir con el covid-19 al igual que lo hace con otras enfermedades endémicas como la gripe, el sarampión y el VIH.

La facilidad con la que se propaga el coronavirus, la llegada de nuevas variantes y el escaso acceso a vacunas en muchas partes del mundo implican que el covid-19 podría pasar de ser una enfermedad pandémica a endémica, lo que supone cambios permanentes en el comportamiento personal y social, según los epidemiólogos. “Al pasar por las cinco etapas del dolor, tenemos que llegar a la etapa de aceptación de que nuestras vidas no volverán a ser las mismas”, declara Thomas Frieden, exdirector de los centros para el control y prevención de enfermedades de EEUU. “No creo que el mundo haya interiorizado realmente el hecho de que van a ser cambios a largo plazo”.

Un covid-19 endémico no implica necesariamente continuar con las restricciones por el coronavirus, afirman expertos en enfermedades contagiosas, en gran medida porque las vacunas son muy efectivas para prevenir casos graves y para reducir las hospitalizaciones y las muertes. Los ingresos ya han caído un 30% en Israel después de que haya vacunado a un tercio de su población. Se espera que los fallecimientos en el país también se reduzcan en las próximas semanas.

placeholder Sanitario esperando en un hospital de EEUU. (Reuters)
Sanitario esperando en un hospital de EEUU. (Reuters)

Pero hay organizaciones que están planeando un futuro a largo plazo en el que los métodos de prevención, como el uso de mascarillas, buena ventilación y los test, seguirán de alguna forma. Mientras tanto, una nueva y posiblemente rentable industria está emergiendo alrededor del covid-19 rápidamente, a medida que las empresas invierten en bienes y servicios como el control de la calidad del aire, filtradores, kits de diagnóstico y nuevos tratamientos.

Se espera que el número de test PCR que se producen en todo el mundo crezca este año, con fabricantes como Quest Diagnostics, de Nueva Jersey, prediciendo que millones de personas necesitarán un hisopo antes de ir a conciertos, partidos de baloncesto o funciones familiares.

“Asumimos que durará años, o será eterno, como la gripe”, declara Jiwon Lim, portavoz de la empresa surcoreana SD Biosensor, fabricante de test que está acelerando la producción de kits de diagnóstico en casa. Las grandes farmacéuticas —las suizas Novartis International y Eli Lilly & Co— han invertido en terapias potenciales contra el covid-19. Más de 300 de esos productos se encuentran en desarrollo.

Foto: Imagen: Pablo López Learte.

Aerolíneas como Lufthansa están realizando reestructuraciones para centrarse en vuelos de corta distancia dentro de Europa, y al margen de países del Pacífico que han declarado que mantendrán sus fronteras cerradas como mínimo este año. Algunos aeropuertos están planeando nuevos sistemas de pasaporte de vacuna para permitir que los pasajeros vacunados puedan viajar. Los restaurantes están invirtiendo en más ofertas de comida a domicilio. Plantas de envasado de productos cárnicos desde Canadá hasta Europa están comprando brazos robóticos para reducir el riesgo de brotes limitando el número de trabajadores en las líneas de montaje.

Una enfermedad se considera endémica cuando está presente de forma continua, pero es controlable, como la gripe. La magnitud de la propagación varía según la enfermedad y la ubicación, según los epidemiólogos. La rabia, la malaria, el VIH y el zika son enfermedades contagiosas endémicas, pero su prevalencia y víctimas son distintas en todo el mundo.

Muy al principio, después de que los países no pudieran contener el coronavirus y los contagios se extendieran por todo el mundo, “era evidente para la mayoría de virólogos que el virus se volvería endémico”, declara John Mascola, director del Centro de Investigación de Vacunas de los Institutos Nacionales de Salud. “Cuando un virus se propaga tan fácilmente entre los humanos, y la población [carece de inmunidad], se propagará a cualquier sitio que pueda. Es como una fuga en una presa”.

No hay ninguna vacuna autorizada para los niños, y los problemas de oferta dejarán la mayoría del mundo en desarrollo sin dosis

Ahora, los inmunólogos esperan que las vacunas contengan la transmisión, un resultado que reduciría de forma drástica la propagación del virus. Un estudio de la Universidad de Oxford publicado la semana pasada señala que puede que las personas que reciban la vacuna de AstraZeneca tengan menos probabilidades de transmitirlo. Aun así, hay grandes grupos de población que no tendrán acceso a la vacuna en un futuro próximo, dándole al virus mucho espacio para seguir circulando.

Actualmente, no hay ninguna vacuna autorizada para los niños, y los problemas de oferta dejarán la mayoría del mundo en desarrollo sin dosis hasta finales del año que viene como pronto. Mientras tanto, en Europa, observamos grandes porcentajes de rechazo a la vacuna: menos de la mitad de la población francesa querría vacunarse, según un estudio reciente de YouGov.

A medida que los científicos desarrollan nuevos tratamientos, el covid-19 se “convertirá en una enfermedad con la que podamos vivir”, afirma Rachel Bender Ignacio, experta en enfermedades contagiosas en el Fred Hutchinson Cancer Research Center de Seattle. Como tal, afirma, será importante desarrollar terapias para los síntomas persistentes debilitantes que muchos pacientes padecen meses después de haberse contagiado, como pérdida de memoria, de olfato y problemas digestivos y cardíacos.

Foto: Banco de España

Algunos países como Australia y Nueva Zelanda han conseguido reducir su número de contagios diario a cifras de un solo dígito, pero ninguno ha experimentado los grandes brotes que América y Europa siguen presenciando, y ambos países insulares han visto el virus colarse a través de sus estrictas restricciones de viaje.

“No creo que debamos empezar a establecer la eliminación o erradicación de este virus como el barómetro del éxito”, dice Mike Ryan, director general del programa de emergencias de la Organización Mundial de la Salud. “Tenemos que llegar a un punto en el que controlemos al virus, y no al revés”.

Solo hay un virus humano que haya sido totalmente erradicado en la historia moderna: la viruela. Mientras que esa enfermedad solo afectaba a las personas, el nuevo coronavirus puede propagarse a pequeños mamíferos como los visones y volver, aunque de forma menos efectiva, a los humanos, convirtiendo las granjas de peletería en potenciales reservas del virus.

Además, decenas de millones de casos de covid-19 han ofrecido al virus una gran oportunidad para mejorar su capacidad de infectar a otros mamíferos, declara Sean Whelan, virólogo en la Universidad de Washington en San Luis. Una mutación presente en las variantes de Sudáfrica y Reino Unido ha permitido al patógeno contagiar a los ratones, indica.

Los virus respiratorios como el covid son propensos a convertirse en endémicos, se transmiten a través de acciones inofensivas

Las enfermedades que se pueden contagiar por personas asintomáticas —a menudo, el caso del coronavirus— son especialmente difíciles de erradicar. Décadas de esfuerzos globales multimillonarios no han podido eliminar otra enfermedad tal, la polio, que, mientras que en EEUU fue erradicada en los años setenta, en Europa se combatió en el año 2002 y todavía sigue existiendo en Afganistán y Pakistán.

Los virus respiratorios como el nuevo coronavirus son propensos a convertirse en endémicos porque se pueden transmitir a través de acciones normalmente inofensivas, como respirar y hablar, y pueden ser muy eficientes a la hora de infectar células. Incluyen OC43, un coronavirus que ahora los investigadores creen que provocó la gripe rusa de la década de 1890, una pandemia que acabó con la vida de un millón de personas. Ese virus —todavía presente en la población— es responsable de muchos resfriados comunes, aunque se ha vuelto menos virulento, seguramente porque las personas han desarrollado inmunidad.

Parece que las mutaciones en las nuevas variantes del nuevo coronavirus infectan más fácilmente las células humanas o al menos esquivan algunos anticuerpos, lo que ha suscitado las dudas de si las vacunas existentes serán menos efectivas. Los expertos dicen que la supervisión de las nuevas variantes será crucial para los programas de vacunación a largo plazo. Entender sus características ayudará a determinar si las dosis se tienen que actualizar periódicamente, como las de la gripe. Las vacunas seguirán siendo importantes cuando la pandemia se apacigüe y el covid-19 se vuelva endémico.

Foto: Vacunas de AstraZeneca.

“Parece que la gente piensa que cuando un virus se vuelve endémico, se atenúa y ya no es tan serio”, dice Angela Rasmussen, viróloga en el Center for Global Health Science and Security de la Universidad de Georgetown. El concepto erróneo surge del hecho de que normalmente los virus evolucionan para maximizar el número de personas a las que infectan antes de matarlas.

Pero la mayoría de personas sobrevive al covid-19, así que “no hay mucha presión para que este virus se debilite más, dado que ya está propagándose y encontrando nuevos portadores y nuevas oportunidades para reproducirse antes de que su portador enferme”, declara. “Le va bien”.

'The Wall Street Journal' con tu suscripción

Con tu suscripción a El Confidencial puedes tener acceso ilimitado a todos los contenidos de 'The Wall Street Journal' por solo 20 euros más. ¡Mejora tu suscripción aquí!

Las vacunas ofrecen la promesa de frenar el covid-19, pero los gobiernos y las empresas cada vez tienen más claro lo que los epidemiólogos llevan tiempo advirtiendo: el patógeno circulará durante años, o incluso décadas, llevando a las sociedades a coexistir con el covid-19 al igual que lo hace con otras enfermedades endémicas como la gripe, el sarampión y el VIH.

Coronavirus Enfermedades VIH Aerolíneas Vacuna Vacunación
El redactor recomienda