El diamante recupera su brillo: su precio se dispara y vive "el mayor 'rally' de la década"
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
la nueva inversión de los ricos

El diamante recupera su brillo: su precio se dispara y vive "el mayor 'rally' de la década"

La demanda acumulada de joyería ha disparado la tasación de las piedras preciosas a la vez que crecen las ventas 'online'

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Los precios del diamante se han recuperado de un desplome provocado por el coronavirus gracias a la reapertura de algunas economías en Asia y a unas ventas sólidas de joyas en todo el mundo durante el periodo de vacaciones. Los precios del diamante pulido han crecido un 5,1% respecto a su mínimo en marzo, lo que los sitúa en su nivel más alto en casi un año y medio, según un indicador confeccionado por el International Diamond Exchange.

La pandemia asestó un duro golpe a la industria del diamante el año pasado, provocando el cierre o la limitación de actividad de todos los eslabones de la cadena de suministro —desde mineros rusos hasta 'boutiques' de lujo en Nueva York pasando por diamantistas de la India—.

Pero la demanda de joyas de diamante se ha recuperado a ritmo constante desde que los distribuidores empezaron a reabrir el verano pasado en Asia, seguidos tímidamente por el resto del mundo, afirman los analistas. Con los viajes internacionales suspendidos y los restaurantes de muchas partes del mundo todavía cerrados, las personas ricas están comprando diamantes con una voracidad sorprendente. “Es seguramente el mercado más alcista de diamantes que he visto en una década”, declara Paul Zimnisky, fundador de la firma de análisis Diamond Analytics.

[Consulte los precios de las materias primas]

Debido a que los diamantes se presentan en una variedad de formas, tamaños, colores y cualidades, la industria no tiene un precio de referencia. Pero los observadores del mercado dicen que tanto los diamantes en bruto como las piedras preciosas pulidas que compran los consumidores han visto incrementar sus precios hasta niveles cercanos a los de antes de la pandemia.

Un diamante pulido de un quilate de una calidad ligeramente por encima de la media se está vendiendo por 5.900 dólares, apunta Zimnisky. Eso es un aumento del 14% desde un punto bajo en abril, mientras que un diamante en bruto equivalente ha visto su precio incrementarse un 18% en el mismo periodo, afirma.

Los precios explotaron en diciembre, gracias a unas ventas sólidas en vacaciones y a la demanda acumulada durante los confinamientos. Diciembre suele ser un mes fuerte, en el que las ventas de joyas normalmente crecen un 120% respecto a noviembre, señala Edahn Golan, que dirige una firma de análisis del mercado del diamante con sede en Israel. Este año crecieron un 160%, dice.

Foto: Trabajos con rodio y paladio en una planta férrica en Rusia. (Reuters)

Aun así, el impacto de la pandemia en las ventas de joyas no ha sido homogéneo. Las ventas de pendientes de diamante vieron el mayor crecimiento interanual de todas las categorías en 2020, declara Golan, ya que el deseo de salir bien en las videollamadas impulsó la demanda de accesorios de los hombros para arriba.

La pandemia también ha empujado a la industria a aceptar las nuevas tecnologías a un ritmo mayor. Antes de los confinamientos, los minoristas dudaban de si los consumidores estarían preparados para comprar diamantes caros ‘online’. Pero la gran aceptación de las ofertas por internet ha ayudado a que las ventas de diamantes se recuperen a la vez que ha modernizado algunos negocios. “Ha forzado a nuestra industria a llegar a un sitio al que nos estaba costando llegar”, declara David Kellie, CEO de Natural Diamond Council. El mercado del diamante es menor indicador de la demanda global que otras mercancías comercializadas de forma más extensa, lo que presenta desafíos extra para los analistas.

Las búsquedas de Google de ‘anillo con diamantes’ en EEUU, el país que representa alrededor del 50% del consumo global de diamantes, pueden ser un buen indicador, dice Kirill Chuyko, jefe de investigación y analista minero en la correduría rusa BCS Global Markets. Las búsquedas del término cayeron en marzo, pero se han recuperado hasta niveles anteriores desde entonces.

"No hay más de 100 diamantes rojos en el mundo”, explica Makhzani. “Es como tener un Picasso: sabes que ya no va a pintar más cuadros”

Con las reducciones de los tipos de interés de los bancos centrales para estimular las economías —y algunos llegando a imponer tipos negativos—, los diamantes también se están beneficiando ya que los individuos ricos eligen invertir su dinero en activos reales en lugar de pagar a un banco para que lo guarde.

Amma Group, casa de inversiones especializada en diamantes de colores, ha observado un aumento en el número de clientes que preferirían recibir sus ingresos en forma de diamantes físicos que en efectivo, para proteger su riqueza de los tipos de interés negativos, afirma Mahyar Makhzani, cofundador del grupo.

El grupo, que espera lanzar su quinto fondo a finales de año, reúne el dinero de los inversores para comprar algunos de los diamantes con colores más raros en subastas o a individuos y mineros. Después se los queda o los vende a un precio más alto, y utiliza los beneficios para comprar otras piedras preciosas que prevé que aumentarán su valor. Tras un periodo determinado, el fondo vende sus diamantes y devuelve el dinero a los inversores. “No hay más de 100 diamantes rojos en el mundo”, explica Makhzani. “Es como tener un Picasso: sabes que ya no va a pintar más cuadros”.

Foto: Diamante. (Reuters)

La demanda creciente también ha permitido que los extractores de diamantes aumenten el precio de los diamantes en bruto que venden a los fabricantes. El grupo ruso Alrosa aumentó los precios en enero, mientras que se cree que la compañía angloamericana De Beers ha incrementado sus precios por primera vez desde la pandemia, según analistas. La empresa no publica sus precios. A pesar del incentivo, probablemente los gigantes de la minería de diamantes mantengan la oferta estrictamente controlada para mantener los precios elevados, dice Chuyko.

La fortaleza de la demanda de diamantes supuso un viento de cola excepcional para las marcas de lujo durante un 2020 difícil. LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton, que cerró su adquisición de Tiffany & Co el mes pasado, ha declarado recientemente que las ventas de joyas fueron un aspecto positivo en el cuarto trimestre. Richemont, que alberga las firmas de joyería Cartier, Van Cleef & Arpels y Buccellati, declara que la venta de joyas fue el sector que mejores resultados obtuvo en el cuarto trimestre de 2020.

Sin embargo, algunos analistas no creen que los precios de los diamantes puedan seguir creciendo. A medida que las economías reabran y se reactiven los viajes internacionales, la industria del diamante se enfrentará a una nueva competencia, especialmente entre los consumidores más jóvenes que ha estado intentando atraer, declara Chuyko.

“Un anillo con diamantes te sirve para una o dos fotos en Instagram”, dice. “Pero si vas de vacaciones a España puedes conseguir 10 fotos al día”.

'The Wall Street Journal' con tu suscripción

Con tu suscripción a El Confidencial puedes tener acceso ilimitado a todos los contenidos de 'The Wall Street Journal' por solo 20 euros más. ¡Mejora tu suscripción aquí!

Los precios del diamante se han recuperado de un desplome provocado por el coronavirus gracias a la reapertura de algunas economías en Asia y a unas ventas sólidas de joyas en todo el mundo durante el periodo de vacaciones. Los precios del diamante pulido han crecido un 5,1% respecto a su mínimo en marzo, lo que los sitúa en su nivel más alto en casi un año y medio, según un indicador confeccionado por el International Diamond Exchange.

Diamante Joyas Coronavirus