Un roto de más de 145.000M en sus activos: el año más 'horribilis' de las petroleras
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Depreciación millonaria

Un roto de más de 145.000M en sus activos: el año más 'horribilis' de las petroleras

En medio de una recesión sin precedentes y de interrogantes a largo plazo sobre los precios del petróleo, la industria petrolera ha perdido alrededor de 145.000 M

placeholder Foto: EC.
EC.

En medio de una recesión sin precedentes y de interrogantes a largo plazo sobre el precio del petróleo, la industria petrolera ha perdido alrededor de 145.000 millones de dólares en activos este año.

La pandemia ha desencadenado la mayor revisión del valor de los activos de la industria petrolera en al menos una década, ya que las empresas se debaten en proyectos costosos en medio de una perspectiva de precios bajos durante años.

Según un análisis de 'The Wall Street Journal', las empresas petroleras y de gas en América del Norte y Europa perdieron aproximadamente 145.000 millones de dólares en total en los primeros tres trimestres de 2020, la mayor cantidad para ese periodo de nueve meses desde el año 2010 al menos. Ese total superó significativamente las pérdidas durante los mismos periodos en 2015 y 2016, durante la última caída del petróleo, y equivale aproximadamente al 10% del valor de mercado colectivo de las empresas.

placeholder Petrolero de FSO. (Reuters)
Petrolero de FSO. (Reuters)

Las empresas de las principales economías occidentales están viendo una mayor reducción del valor de sus activos durante la pandemia de coronavirus que en años anteriores. Pero la industria petrolera ha registrado más pérdidas que cualquier otro segmento importante de la economía, tras un colapso sin precedentes en la demanda mundial de energía, según un análisis de datos de S&P Global Market Intelligence.

Los productores de petróleo frecuentemente ven reducidos sus activos cuando los precios de las materias primas caen, ya que los flujos de efectivo de las propiedades de petróleo y gas disminuyen. La reevaluación de la industria de este año se encuentra entre las más crudas de la historia, porque las compañías petroleras también se enfrentan a la incertidumbre a largo plazo sobre la demanda futura de sus principales productos en medio del aumento de los automóviles eléctricos, la proliferación de energías renovables y la creciente preocupación por el impacto duradero del cambio climático.

Las principales compañías petroleras europeas —Royal Dutch Shell, BP ​y Total— se encontraban entre las empresas más agresivas representando más de un tercio de las pérdidas de la industria este año. Los productores de esquisto de EEUU, entre los que se encuentran Concho Resources y Occidental Petroleum, registraron una mayor depreciación que en los últimos cuatro años juntos. Los datos, que abarcaron los primeros tres trimestres de 2020, excluían el plan recientemente anunciado de Exxon Mobil de reducción de hasta 20.000 millones de dólares en el cuarto trimestre y el recorte de 10.000 millones de dólares de Chevron a fines de 2019.

Muchas empresas creen que los precios del petróleo nunca se recuperarán por completo

El análisis del WSJ revisó datos de S&P Global Market Intelligence, Evaluate Energy e IHS Markit sobre las pérdidas de valor asumidas por las principales compañías petroleras y productores de petróleo independientes con un valor de mercado de más de 1.000 millones de dólares con sede en los EEUU, Canadá y Europa.

Regina Mayor, quien dirige la práctica energética de KPMG, dijo que las pérdidas representan no solo la disminución del valor a corto plazo de los activos, sino también la creencia de muchas empresas en la posibilidad de que los precios del petróleo nunca se recuperen por completo. "Están entendiendo el hecho de que la demanda del producto disminuirá, y las pérdidas son un presagio de ello", dijo Mayor.

Las normas contables de los EEUU requieren que las empresas deprecien un activo cuando las corrientes de efectivo previstas caen por debajo de su valor contable actual. Aunque una disminución de valor no afecta al flujo de efectivo real de una empresa, puede potencialmente aumentar sus costes de endeudamiento al aumentar su carga de deuda en relación con sus activos. Las empresas también están obligadas a registrar las correcciones de valor como cargos por concepto de ganancias.

Foto: Campo petrolífero de Canadá

Para la industria petrolera, la reevaluación se produce al final de una era en que una escasez percibida de suministros de energía impulsó la compra de reservas de combustibles fósiles, entre los que están los depósitos de esquisto de EEUU y las arenas petrolíferas de Canadá. Algunos de los activos que adquirieron requieren precios del petróleo más altos, como los que prevalecían a principios de la década, para ser rentables. Pero después de que los 'frackers' estadounidenses liberaran grandes cantidades de petróleo y gas, ha habido dos caídas del petróleo en los últimos cinco años y el petróleo Brent, la referencia mundial, superó por última vez los 100 dólares el barril en 2014.

Las preocupaciones sobre la demanda a largo plazo están exacerbando el exceso de oferta de combustibles fósiles, y las empresas dicen que se han vuelto más selectivas a la hora de invertir. Los proyectos se enfrentan a una competencia mucho más dura por el capital ante una amplia oferta. BP, Shell y Chevron citaron pronósticos internos de precios más bajos de las materias primas como causa de las pérdidas.

BP cree que la pandemia de coronavirus podría tener un impacto duradero en la economía, dijo el presidente ejecutivo, Bernard Looney, en junio, cuando la compañía anunció pérdidas. "Hemos restablecido nuestra perspectiva de precios para reflejar ese impacto y la probabilidad de mayores esfuerzos para 'reconstruir mejor' hacia un mundo coherente con París", dijo Looney, refiriéndose a los objetivos de emisiones de carbono de los acuerdos climáticos de París.

Exxon dijo en noviembre que había estado evaluando estratégicamente la rentabilidad de sus activos bajo las limitaciones actuales

Exxon dijo en noviembre que había estado evaluando estratégicamente la rentabilidad de sus activos bajo las limitaciones actuales del mercado y recortaría el valor de algunos activos por un total de entre 17.000 y 20.000 millones de dólares.

Los tipos de activos que las empresas están amortizando abarcan desde propiedades de gas de esquisto de EEUU hasta megaproyectos 'offshore' y activos intangibles.

Shell dijo que sus pérdidas se relacionan principalmente con su proyecto de gas natural licuado Queensland Curtis en Australia y su gigantesca instalación de gas flotante, Prelude, que ha luchado por obtener ingresos después de años de retrasos y sobrecostes. La pandemia ha provocado una reestructuración en la empresa, en parte para volver a centrarse en el petróleo de mayor valor que produce, al tiempo que acelera las inversiones en energía baja en carbono.

Foto: (Reuters)

La semana pasada, Shell señaló otra reducción de entre 3.500 y 4.500 millones de dólares, en parte de su proyecto de petróleo y gas en aguas profundas, Appomattox, en el golfo de México.

En los próximos años, la mayor competencia de las energías renovables y los cambios de políticas hacia los combustibles fósiles podrían desencadenar más revisiones de la capacidad de los activos de petróleo y gas para generar futuros ingresos bajo las reglas contables de EEUU, dijo Philip Keejae Hong, profesor de contabilidad en Central Michigan University. La energía renovable de rápido crecimiento, dijo, podría socavar los valores de los activos de la industria con el tiempo.

"No es como si una empresa estuviera haciendo una mala jugada", dijo Hong. "Es una amenaza a la que se enfrenta la industria en su conjunto a largo plazo".

En medio de una recesión sin precedentes y de interrogantes a largo plazo sobre el precio del petróleo, la industria petrolera ha perdido alrededor de 145.000 millones de dólares en activos este año.

Petróleo Brent Total Combustibles fósiles Activos
El redactor recomienda