¿Frenará la nueva variante del covid-19 la estructura alcista de la bolsa? No tiene pinta
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
las proyecciones se mantienen

¿Frenará la nueva variante del covid-19 la estructura alcista de la bolsa? No tiene pinta

La venta de activos de riesgo es una reacción razonable ante la nueva variación de coronavirus, pero de momento las noticias no fundamentan proyecciones más negativas

placeholder Foto: EC.
EC.

La mutación de coronavirus en Europa todavía no supone una amenaza crítica para la actual narrativa (alcista) del mercado, que se ha convertido en un consenso razonable desde finales de marzo y especialmente desde que en noviembre salieran las noticias de la efectividad de las vacunas.

Tras las noticias este lunes sobre una nueva variante del covid-19 en Reino Unido que ha provocado restricciones inmediatas a los viajes desde este territorio, las bolsas de todo el mundo y el precio del petróleo se desplomaron mientras que los bonos libres de riesgo se dispararon.

Pero el sentimiento pesimista ya se estaba desvaneciendo a mediodía, cuando el S&P 500 recuperaba gran parte de sus pérdidas. Los trastornos a corto plazo y las consecuencias, por momentos aterradoras para la salud pública en diferentes partes del mundo, han sido ignorados por los mercados financieros, en el entendimiento de que los gobiernos y los bancos centrales desplegarían ayudas extraordinarias para prevenir el desempleo masivo y la pérdida de ingresos por parte de los trabajadores, y para prevenir grandes oleadas de impagos.

Con esta estructura montada, los inversores se han conformado con mirar al futuro, hacia los beneficios a un año vista. Concretamente, la curva de rentabilidades del Tesoro de EEUU se ha elevado, un signo de que los inversores consideran cada vez menos probable que las pésimas condiciones económicas de 2020 sigan lastrando la economía.

Foto: Imagen: Pablo López Learte.

Esa voluntad de mirar hacia el futuro, en lugar de la exuberancia irracional que caracteriza las burbujas bursátiles, ha sido la causa principal de las valoraciones extremas que se han visto este año. La relación precio/beneficio del S&P 500 se sitúa en 27 veces si miramos los beneficios del ejercicio anterior, pero solo en 19 veces si miramos los beneficios previstos para dentro de dos años. Esa diferencia es una de las mayores de la historia por una buena razón.

Los valores europeos de viajes y de comercio minorista fueron los más afectados por la venta masiva de acciones del lunes. Pero, incluso después de una caída de dos dígitos, las acciones de International Airlines Group, matriz de British Airways, han vuelto simplemente a donde estaban hace poco más de un mes. En general, la diferencia entre caer un 72% y un 78% anual es insignificante: son dos formas distintas de colapsar.

Dejando al margen los sectores afectados por los confinamientos, el impacto para la salud pública y el trastorno que supone para los viajes y las cadenas de suministro serán cuestiones secundarias frente a una pregunta principal: ¿cambiará la mutación el impacto a largo plazo del virus?

Foto: Un avión aterriza en el aeropuerto de Heathrow en Londres (Reino Unido). (Reuters)

Ahora mismo, los científicos dicen que no es probable. No hay pruebas de que la nueva variante presente una mayor gravedad en los síntomas o mayores tasas de letalidad, e investigadores y autoridades de salud pública confían en que la mutación no afecte a la efectividad de las vacunas disponibles.

Mientras la ciencia siga apoyando esta visión de consenso, es difícil que la perspectiva económica para dentro de uno o más años cambie mucho, lo que limita la magnitud de eventuales caídas en el mercado. Solamente un empeoramiento de dichas proyecciones a más largo plazo, que dependen de la efectividad de las vacunas que ya se están poniendo en muchas partes del mundo, podría desestabilizar seriamente los mercados ahora mismo.

La mutación de coronavirus en Europa todavía no supone una amenaza crítica para la actual narrativa (alcista) del mercado, que se ha convertido en un consenso razonable desde finales de marzo y especialmente desde que en noviembre salieran las noticias de la efectividad de las vacunas.

Coronavirus Inversores Bolsas