¿La gran beneficiada del Brexit? Nueva York
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
huida del capital

¿La gran beneficiada del Brexit? Nueva York

Sea cual sea el desenlace de las negociaciones actuales entre Reino Unido y la Unión Europea, los mercados de derivados estadounidenses podrían ganar operaciones europeas

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

En el tira y afloja que ha desencadenado el Brexit entre Londres y otros centros financieros europeos, se nos olvida un potencial ganador: EEUU. Se realizan más operaciones de los mercados de capitales europeos en Londres que en cualquier otra ciudad. Parte de dicha actividad tendrá que cambiar de ciudad a finales de año, cuando finalicen los acuerdos transitorios cerrados cuando Reino Unido se marchó de la Unión Europea.

Eso no depende del acuerdo comercial que se está negociando actualmente. La esperanza de un resultado positivo ha impulsado la libra esterlina esta semana, y es fundamental un acuerdo para las industrias de bienes con cadenas de suministro complejas, como la automovilística y la alimentaria. Pero un acuerdo que preserve algo parecido al 'statu quo' en los servicios financieros no está sobre la mesa.

Eso significa que las instituciones financieras con sede en Reino Unido perderán sus 'pasaportes' para operar libremente en la UE el 31 de diciembre, mientras que las empresas de la UE no podrán negociar en Londres, como han hecho hasta ahora. El cambio dividirá la liquidez y añadirá costes y dificultades a cualquier tipo de operaciones que se han fijado en Londres en las últimas décadas. Entre los pocos beneficiarios, probablemente se encuentren las bolsas de derivados de EEUU que están autorizadas por ambas jurisdicciones.

Foto: EC.

Muchos bancos, aseguradoras y gestores de activos de Londres ajustaron sus estructuras legales antes del plazo original del Brexit, 29 de marzo de 2019, estableciendo o reforzando unidades dentro del bloque europeo. Cerca de 10.000 puestos financieros nuevos o existentes y 1,2 billones de libras en activos, unos 1,33 billones de euros, han salido de Londres desde el referéndum de 2016, según EY.

Pero un arreglo pos-Brexit no es tan fácil para dos tipos de derivados importantes: los derivados de tipo de interés fijo amortizable de moneda única y dos índices principales de seguros por impago de deuda. Estos son mercados bastante grandes: un volumen calculado de cerca de 20 billones y 540.000 millones de dólares, respectivamente, liquidados en los tres centros de negociación principales el mes pasado, según el proveedor de datos ClarusFT. La normativa de la UE y de Reino Unido obliga a que estos instrumentos se negocien en bolsas específicas, pero los reguladores no han autorizado los centros del otro.

Esa decisión deja a las partes que actualmente negocian en Londres con una elección difícil: operar solo con nacionales en sus bolsas domésticas o negociar con el resto en Nueva York o Singapur.

Foto: Von der Leyen durante su discurso ante la Eurocámara. (EFE)

Robert Ophèle, presidente del regulador de mercados financieros de Francia AMF, calculó a principios de mes que alrededor del 70% del volumen de operaciones que ejecutan las sucursales de los bancos europeos en Reino Unido podría o bien perderse o bien trasladarse a las bolsas de EEUU. El Banco de Inglaterra también subrayó el comercio de derivados la semana pasada, cuando advirtió de que la transición podría provocar "cierta volatilidad para el mercado y cierta perturbación para los servicios financieros, especialmente para los clientes asentados en la UE".

Las autoridades europeas podrían cambiar de idea y garantizar a los agentes británicos la conocida equivalencia para que sigan ofreciendo servicios financieros en el bloque. Pero por el momento no lo han hecho, han preferido arriesgarse ahora para atraer más actividad al continente y desarrollar sus mercados de capitales. La única excepción son los servicios de compensación, que consiguieron una autorización pos-Brexit de 18 meses, esencialmente, para proporcionarles más tiempo para trasladarse.

Después de la fase transitoria de este año, marcharse de la UE le costará a Reino Unido un 2,1% del PIB si hay acuerdo o un 3,1% si no lo hay, según estimaciones del Insitute for Fiscal Studies, 'think tank' británico. Las economías europeas también sufrirán, aunque menos. Pero las crisis económicas también crean oportunidades. Cuando el proceso del Brexit se materialice finalmente el año que viene, los mercados de derivados de EEUU podrían conseguir más operaciones europeas.

En el tira y afloja que ha desencadenado el Brexit entre Londres y otros centros financieros europeos, se nos olvida un potencial ganador: EEUU. Se realizan más operaciones de los mercados de capitales europeos en Londres que en cualquier otra ciudad. Parte de dicha actividad tendrá que cambiar de ciudad a finales de año, cuando finalicen los acuerdos transitorios cerrados cuando Reino Unido se marchó de la Unión Europea.

Brexit Bolsas Reino Unido Nueva York Unión Europea
El redactor recomienda