La resaca poselectoral en EEUU: teorías de la conspiración, amenazas y espionajes caseros
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
campaña de Trump

La resaca poselectoral en EEUU: teorías de la conspiración, amenazas y espionajes caseros

“Esto me parece horrible”. Acusaciones falsas en la red fomentan violencia potencial en el condado de Gwinnett, Georgia

placeholder Foto: EC.
EC.

En medio del tercer recuento de votos de las elecciones presidenciales del mes pasado en Georgia, el republicano B. J. Van Gundy vio algo que le pareció extraño: un técnico insertando un USB en uno de los puestos de trabajo de las elecciones antes de insertarlo en un ordenador portátil.

Lo que no esperaba era que un vídeo de dichas acciones se haría viral horas después, lo que provocó que acusaran erróneamente al técnico de manipular votos, le amenazaran con colgarle y se publicara su dirección personal en foros de mensajes de extrema derecha y redes sociales. “Me parece horrible”, declara el señor Van Gundy, subsecretario del Partido Republicano en Georgia. “No creo que tuviera que vivir eso… Los linchamientos no son algo permitido”.

El técnico, que fue enviado para ayudar en el recuento del condado de Gwinnett por la empresa de equipos de elecciones Dominion Voting Systems, no ha podido ser contactado ni por teléfono ni por correo, y Dominion se negó a que fuera entrevistado. Dominion se negó a hacer declaraciones para este artículo. Testificando ante los legisladores de Michigan este martes, su CEO, John Poulos, declaró: “Dominion ha aparecido en el punto de mira nacional como parte de una campaña de desinformación peligrosa e imprudente que persigue sembrar dudas y confusión sobre las elecciones presidenciales de 2020”.

Foto: Georgia ha tenido que recontar casi 5 millones de votos manualmente (Reuters/Brandon Bell)

Como la votación anticipada de la segunda vuelta del Senado empieza en Georgia el 5 de enero, los acontecimientos en el condado de Gwinnett muestran lo rápido que pueden hacerse virales acusaciones falsas sobre las elecciones, con posibles consecuencias violentas en el mundo real.

Mientras las autoridades más altas de Georgia están bajo protección policial tras recibir amenazas relacionadas con las elecciones impulsadas por las afirmaciones en internet, las consecuencias afectan ya a personas fuera de la esfera pública.

El 1 de diciembre, dos técnicos telefónicos llamaron a la policía para denunciar una camioneta negra que los había seguido durante 30 minutos cuando salieron de un centro electoral del condado. El conductor de la camioneta, según un informe policial del condado, era un hombre de Ohio que había leído teorías conspiratorias en Twitter y creía que los hombres estaban manipulando la marcha de las elecciones como parte de una cortina de humo.

Foto: Manifestantes pro-Trump protestan contra el recuento de votos en Atlanta, Geogria. (Reuters)

Dominion, antes desconocida más allá de los círculos electorales, se ha convertido en un nombre familiar en el resultado de las elecciones presidenciales. Los sistemas de voto de la empresa fueron utilizados en 28 estados en las elecciones, y las autoridades federales y estatales los han alabado diciendo que estaban libres de manipulación.

El presidente Trump y sus seguidores se han inventado acusaciones de que las máquinas de voto de Dominion destruyeron millones de votos suyos o que cambiaron votos para el presidente electo Joe Biden. Trump ha tuiteado y retuiteado comentarios sobre Dominion y ha declarado que sus equipos no son “ni buenos ni seguros”.

El presidente y sus votantes han perdido decenas de impugnaciones en tribunales federales y estatales, así como en el Tribunal Supremo. El mes pasado, la máxima autoridad de ciberseguridad en el Departamento de Seguridad Nacional respaldó una declaración de un grupo de funcionarios electorales federales y estatales que decía que las elecciones del 3 de noviembre fueron las más seguras en la historia de EEUU.

placeholder El todavía presidente de EEUU, Donald Trump. (Reuters)
El todavía presidente de EEUU, Donald Trump. (Reuters)

Varios empleados de Dominion han sido arrastrados hacia la teoría conspiratoria de las elecciones. Entre los primeros está el director de seguridad de la empresa, Eric Coomer, que sigue oculto más de un mes después de haber sido objetivo de una campaña de acoso ‘online’. “No hay ningún indicio de que vaya a frenarse”, declara. Coomer se niega a dar detalle de las medidas de seguridad que ha adoptado en respuesta a las amenazas o de si está implicada la policía.

“El técnico de Dominion que protagonizó el vídeo no cometió ningún error y solamente hacía su trabajo”, declara el portavoz del condado de Gwinnett, Joe Sorenson, a ‘The Wall Street Journal’ en un ‘e-mail’. Sin embargo, las imágenes se propagaron rápidamente por internet.

Van Gundy afirma que vio a Launa Hartsell, supervisora electoral republicana, grabar el vídeo, y una cuenta llamada ‘launa_usa’ reclamó la autoría en Twitter. Las hojas de registro del centro electoral del condado de Gwinnett muestran una firma de Launa Hartsell como supervisora electoral del Partido Republicano el 30 de noviembre, el día que se grabó el vídeo. Hartsell, asistente ejecutiva de una empresa de asistencia médica de Atlanta de 46 años, no respondió a reiteradas solicitudes por ‘e-mail’, redes sociales, teléfono y correo postal para este artículo.

Por la noche, el ‘clip’ del técnico de Dominion se había hecho viral después de haber sido tuiteado por el destacado defensor de la conspiración electoral Ron Watkins, que engañó a sus 300.000 seguidores diciéndoles que el vídeo era una prueba irrefutable que mostraba “a un representante de Dominion manipulando los datos de tabulación del condado de Gwinnett”.

Foto: EC.

Watkins, exadministrador del foro de mensajes de internet ‘8chan’, rebautizado después como ‘8kun’, declara a ‘WSJ’ que recibió el vídeo por privado de la cuenta ‘launa_usa’. Por lo demás, se niega a hablar del vídeo y su representación de lo que aparecía en él. Empezaron a aparecer difamaciones y amenazas de muerte contra el técnico en redes sociales y foros web. “Es hombre muerto”, dice una de esas publicaciones en ‘4chan’, foro de mensajes.

Watkins publicó simultáneamente otro vídeo que mostraba un primer plano de la credencial del técnico, lo que provocó que su nombre circulara por internet. Un vídeo de YouTube anunció su muerte “por causas desconocidas” y publicó su dirección. El vídeo ha sido eliminado. Una publicación de Twitter reclamaba que el técnico fue “pillado cometiendo traición”, e incluía una imagen de una soga balanceándose. Tras una solicitud de ‘WSJ’, Twitter suspendió la cuenta “por repetidas violaciones de nuestra normativa sobre comportamiento abusivo”, indica la empresa en una declaración.

El recuento finalmente confirmó por tercera vez que Biden consiguió 75.000 votos más que Trump en el condado de Gwinnett. Van Gundy ha condenado el acoso ‘online’ y las amenazas contra el técnico, pero ha culpado a las medidas de distanciamiento social del estado de obligar a los monitores electorales a vigilar el recuento desde demasiada distancia, lo que crea un clima de sospecha.

“Cuanto más se alejan las cosas, más difícil es observar lo que sucede… así que nadie sabe lo que está pasando”, declara Van Gundy. “Ninguno somos profesionales en esto”.

En medio del tercer recuento de votos de las elecciones presidenciales del mes pasado en Georgia, el republicano B. J. Van Gundy vio algo que le pareció extraño: un técnico insertando un USB en uno de los puestos de trabajo de las elecciones antes de insertarlo en un ordenador portátil.

Extrema derecha Elecciones EEUU Redes Sociales Ciberacoso
El redactor recomienda