El éxodo interminable de Silicon Valley: Elon Musk se muda a Texas
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
ya está empadronado

El éxodo interminable de Silicon Valley: Elon Musk se muda a Texas

El director de Tesla se encuentra entre los directivos tecnológicos de perfil más destacado que dejan Silicon Valley durante la pandemia, criticando el trato que da a los innovadores

placeholder Foto: EC.
EC.

El CEO de Tesla, Elon Musk, dice que se ha mudado a Texas, señalando Silicon Valley con el dedo y convirtiéndose en uno de los directivos más destacados que dejan California en medio de la pandemia del coronavirus.

Musk explica que tenía sentido mudarse cuando la nueva fábrica de Tesla se está construyendo en Texas. Lamenta que California, bajo su punto de vista, se haya dormido en los laureles respecto a sus innovadores.

Las empresas de Musk siguen teniendo extensas instalaciones en California, y otras firmas tecnológicas se están expandiendo al valle. Pero su decisión de marcharse subraya un creciente descontento, especialmente entre los profesionales tecnológicos más ricos, con el coste de vida en el estado, la crisis inmobiliaria prepandemia y las calles congestionadas.

Foto: EC.

Empezar a residir en Texas tiene beneficios personales para Musk: el estado no recauda impuestos sobre la renta o la plusvalía de individuos. El directivo recibió este año miles de millones de dólares a modo de retribución mediante opciones a acciones, como parte de un acuerdo remunerativo, lo que le convirtió en la segunda persona más rica del planeta.

En primavera, cuando Musk discutía sobre las órdenes de quedarse en casa por el covid-19 que cerraron su fábrica cerca de San Francisco, el gobernador de California, Gavin Newsom, comunicó a la CNBC que “no estaba preocupado por si Elon se marchaba pronto” y que el estado estaba comprometido con el éxito del fabricante de coches. “Puede que no seamos el sitio más barato para hacer negocios, pero somos el mejor sitio para hacer negocios”, declaró Newsom, demócrata. Silicon Valley sigue hospedando algunas de las empresas más candentes —Airbnb y la empresa de comida a domicilio DoorDash están preparadas para su admisión a cotización oficial este mes por miles de millones de dólares, y ambas tienen su sede en San Francisco—.

La oficina de Newsom no ha respondido inmediatamente ante el movimiento de Musk.

placeholder El gobernador de California, Gavin Newsom. (Reuters)
El gobernador de California, Gavin Newsom. (Reuters)

La pandemia ha cambiado algunos de los aspectos más codiciados al trabajar en Silicon Valley: la relativa facilidad de hacer ‘networking’ y trabajar con tecnólogos afines, fundadores de ‘startups’ e inversores, quedando en el bar a cerrar acuerdos, o las ventajas de comida, servicios de lavandería, masajes y clases de 'fitness' gratis en lujosos campus empresariales.

Desde que golpeó el covid-19, directivos y empleados han huido de la bahía de San Francisco para buscar sitios más baratos cuando se instaló el teletrabajo para muchos. La semana pasada, Hewlett Packard Enterprise, cuyo origen se remonta a la fundación de Silicon Valley, declaró que planeaba trasladar su sede a Texas. Las salidas han llevado a muchos líderes y observadores de la industria a cuestionarse si la región geográfica está perdiendo su posición como centro tecnológico líder del país.

Palantir Technologies, fundada en la bahía en 2003, ha trasladado este año su sede a Denver. Su CEO, Alex Karp, que cofundó la empresa, relacionó el traslado con lo que afirma ser una visión en Silicon Valley que ha perdido el contacto con los principios norteamericanos y las necesidades sociales.

Foto: EC.

Musk ha retomado ese sentimiento este martes, argumentando que el área de la bahía de San Francisco “tiene demasiada influencia sobre el mundo”. Ese poder está cambiando, afirma. “Creo que vamos a presenciar cierta disminución de la influencia de Silicon Valley”. Musk ha realizado estos comentarios desde Texas durante la cumbre anual ‘CEO Council’ de ‘The Wall Street Journal’, en una entrevista con el editor jefe, Matt Murray.

Joe Lonsdale, cofundador de Palantir e inversor de capital de riesgo, se ha mudado a Austin este año. La ciudad se ha convertido en una alternativa atractiva a Silicon Valley para los profesionales de la industria tecnológica. Escribió en un artículo de opinión del ‘WSJ’ el mes pasado que California se ha convertido en un lugar en el que “las malas políticas desincentivan los negocios y la innovación, ahogan las oportunidades y convierten la vida en las grandes ciudades en algo horrible y desagradable”.

Otros dos importantes inversores conservadores, Peter Thiel y Keith Rabois, han mencionado lo que ven como las políticas liberales de Silicon Valley como motivos para mudarse. Rabois dice que se marcha a Miami. Thiel se ha mudado a Los Ángeles.

Los impuestos sobre la renta de California son de los más altos de todo el país

Los impuestos de California dan pie a la mayoría de quejas. Su impuesto sobre la renta se sitúa en un máximo del 13,3% sobre cantidades por encima del millón de dólares anual, el más elevado en el país. Los impuestos sobre el patrimonio son similares. Muchos de los que llaman al área de la bahía su hogar han expresado alivio ante la marcha de profesionales tecnológicos que han sido acusados de aumentar el coste de vida y el tráfico en las autopistas.

Está programado que la nueva fábrica de automóviles de Tesla, la primera fuera de Silicon Valley, abra en Austin el año que viene. La empresa espacial de Musk, SpaceX, tiene instalaciones en el sur de Texas, lo que lleva a Musk a pasar mucho tiempo en el estado. A finales de octubre, rellenó los documentos necesarios para cambiar su padrón de California a Austin, según registros locales. El movimiento ha sido publicado por Bloomberg.

Musk equipara California con un equipo con una racha vencedora, alegando que “empiezan a confiarse, a creer que tienen privilegios, y después ya no vuelven a ganar el campeonato”. California, dice, “lleva ganando mucho tiempo, y creo que lo están empezando a dar por hecho”.

Musk ha vivido gran parte de su vida en California, donde eligió Fremont, al sureste de San Francisco, para la primera fábrica de Tesla en EEUU. Ha tenido casas en el sur de California y en el área de la bahía.

Foto: Elon Musk (EFE)

Muchos son reacios a darle un ultimátum a Silicon Valley. Las previsiones anteriores de que la élite tecnológica acomodada se iría en masa a estados con impuestos bajos no se han cumplido. Grandes empleadores como Alphabet, matriz de Google, y Facebook han alquilado últimamente más espacios de oficinas en la región, incluso durante la pandemia.

Y continúa la supremacía de la bahía de San Francisco como sede para ‘startups’. Durante la pandemia —desde abril hasta principios de diciembre—, la región ha sido sede del 26,6% de todas las ‘startups’ en etapa inicial que han recibido financiación de capital riesgo, según la empresa de datos PitchBook. Eso está ligeramente por debajo de la media del 27,4% desde principios de 2017.

Musk ha acusado ampliamente a las regulaciones gubernamentales de reprimir la creación de ‘startups’ y favorecer los monopolios o duopolios. Ha pedido que el Gobierno simplemente “se mantenga al margen” de los innovadores.

La normativa ambiental ha apoyado su empresa de coches eléctricos. Tesla se ha beneficiado de los programas gubernamentales de créditos de emisión que han ayudado a su balance. La empresa ha ganado en lo que va de año 1.180 millones de dólares vendiendo créditos de emisión a otros fabricantes de coches.

Musk ha criticado a los reguladores en el pasado. Amenazó con trasladar las operaciones de Tesla fuera de California mientras discutía con las autoridades estatales en mayo, después de que las leyes de quedarse en casa le obligaran a cerrar su única fábrica de coches en EEUU como parte de las medidas para ralentizar la propagación del virus. Entonces criticó que las autoridades locales estaban “vulnerando las libertades personales” imponiendo las restricciones.

En pleno confinamiento, Musk denunció a la Administración por obligarle a cerrar

Más tarde, el directivo puso una demanda contra el condado de Alameda, sede de la fábrica de Tesla, y desafió a las autoridades locales al proceder a reabrir la planta, retándoles a que le arrestaran. Finalmente, el condado permitió la reapertura de la planta y no le arrestó.

El mes pasado, Musk dijo que había dado positivo por covid-19 tras haber minimizado en repetidas ocasiones los riesgos de la enfermedad. Investigadores de salud pública le han criticado por difundir desinformación sobre el coronavirus de forma imprudente.

Las críticas de Musk hacia Silicon Valley llegan a pesar de un año de éxito para Tesla. La empresa ha declarado este martes que levantaría hasta 5.000 millones de dólares a través de la venta de nuevas acciones, la segunda vez en este año que recauda tal cantidad para financiar sus planes de expansión. Musk declara que Tesla planea fabricar alrededor de 20 millones de coches al año en pocos años, un aumento desde los 500.000 fabricados en 2020. Los fondos ayudarán a pagar deuda, dice Musk, y a proporcionar a la compañía más recursos.

Musk afirma que tanto Tesla como SpaceX mantendrán muchas operaciones en California.

El CEO de Tesla, Elon Musk, dice que se ha mudado a Texas, señalando Silicon Valley con el dedo y convirtiéndose en uno de los directivos más destacados que dejan California en medio de la pandemia del coronavirus.

Elon Musk Silicon Valley Tesla Motors Texas