La detención de un emprendedor en China hace saltar las alarmas de las empresas privadas
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
junto con otros directivos de su empresa

La detención de un emprendedor en China hace saltar las alarmas de las empresas privadas

Las autoridades han asumido el control de los negocios de Sun Dawu después de que su empresa y sus empleados se enfrentaran a un rival estatal

Foto:

Las autoridades chinas han detenido a un emprendedor que hablaba sin pelos en la lengua y han asumido el control de sus negocios, reviviendo un debate acerca del dominio estatal sobre la industria privada y el Estado de derecho en la segunda economía global. Sun Dawu y el conglomerado que fundó, Dawu Agricultural and Animal Husbandry Group, estaban enfrentándose públicamente a una granja estatal en la ciudad del norte de China de Baoding por un conflicto territorial que viene de largo cuando la policía les detuvo a él, a miembros de su familia y a otros directivos sénior de Dawu la semana pasada.

Sun y los demás se encuentran bajo custodia por presunto desorden público e interrupción de operaciones industriales, y las autoridades locales han intervenido para controlar al menos parte de los negocios de Dawu, incluidos un hospital y una escuela secundaria, según una fuente informada sobre el asunto. Zhao Guang, abogado consultado por el personal de Dawu, declara que las autoridades han restringido el acceso a los activos de la empresa, lo que impide a sus empleados pagar los gastos legales. No ha quedado claro cuánto durarán estas disposiciones.

La detención de Sun, que ha ganado protagonismo en China en la defensa de los negocios agrícolas y rurales, ha trascendido en las redes sociales chinas y ha inquietado a muchos dentro de los círculos legales y de negocios del país. Algunos dicen que el incidente subraya la frágil existencia de muchas empresas privadas en China, especialmente cuando se enfrentan a rivales estatales. “Se ha sentado un precedente peligroso… Una empresa que alguien construyó tan cuidadosamente podría ser completamente absorbida en un descuido”, escribió alguien que firma con el seudónimo ‘Xiao Hui’ en un comentario que se hizo viral en la plataforma social WeChat, donde ha recibido más de 100.000 visualizaciones. “Este invierno, los emprendedores de todo el país prestarán atención a la suerte de Sun Dawu y Dawu Group”.

Foto: Alumnos en una ceremonia en Wuhan. (EFE)

Desde que llegó al poder a finales de 2012, el líder chino Xi Jinping ha perseguido reforzar el control del Partido Comunista sobre la economía, aumentando su apoyo a empresas estatales y frenando algunos de los instintos capitalistas irresponsables que han alimentado el ‘boom’ del sector privado chino en las últimas décadas. A pesar de que Jinping ha prometido consolidar el Estado de derecho y ofrecer más apoyo a los emprendedores, hay gobiernos locales que han intervenido en conflictos comerciales en favor de empresas estatales, por ejemplo, utilizando herramientas legales para presionar a sus rivales del sector privado, según abogados nacionales.

Los cargos precisos contra Sun y el personal de Dawu siguen sin estar claros. La policía de la ciudad de Gaobeidian, controlada por el Gobierno de Baoding, declaró en un comunicado que adoptaba ‘medidas coercitivas penales’ contra Sun y otros empleados de Dawu el 11 de noviembre por presuntamente “provocar disputas y causar problemas”, así como “sabotear la producción y operaciones comerciales”. No dieron muchos detalles.

Exsoldado convertido en granjero y emprendedor, Sun, de 66 años, ha chocado en varias ocasiones con el Gobierno desde que fundó Dawu Group a mediados de los años ochenta como negocio de cría de cerdos y pollos en su provincia natal de Hebei. En 2003, fue detenido y condenado a una sentencia condicional por financiación irregular tras hablar sobre las dificultades a las que se enfrentan los negocios rurales a la hora de obtener un préstamo —un discurso en la prestigiosa Universidad de Pekín que le procuró una gran aclamación—. Más recientemente, Sun ha manifestado su apoyo a los abogados de derechos humanos y criticado a las autoridades locales por lo que describió como un trato injusto hacia su empresa, cuyos intereses se han ampliado hasta los fertilizantes y el turismo. El año pasado, acusó a las autoridades de Hebei de negarse a reconocer la propagación de la peste porcina africana en la provincia, escribiendo en su microblog de Weibo que 15.000 cerdos de su granja habían muerto por la enfermedad.

Las reflexiones de Sun sobre cuestiones sociales le han otorgado el respeto de intelectuales liberales, mientras que las escuelas de negocios han mencionado sus innovadoras prácticas corporativas en estudios de casos. “Sun Dawu no es solo un emprendedor, también es un pensador”, escribió Wang Jiangsong, académico de la China University of Labor Relations, en una publicación de WeChat que ha sido eliminada. “Si destruyen a Sun Dawu como persona y al Dawu Group, sería realmente una destrucción violenta de creaciones divinas”.

El último aprieto de Dawu parece vinculado a un conflicto territorial entre la población rural y una granja estatal, según Zhao, el abogado consultado por Dawu, y las publicaciones en las redes sociales de la empresa. Dichas publicaciones explican que el origen del conflicto se remonta a los años sesenta, cuando la granja estatal alquiló cerca de 50 hectáreas de terreno del pueblo Langwuzhuang, aldea natal de Sun. Más tarde, el pueblo también alquiló terreno a Dawu.

Los habitantes de Langwuzhuang han acusado a la granja estatal de ocupar más de 150 hectáreas de su tierra, excediendo la cantidad arrendada

Los habitantes de Langwuzhuang han acusado a la granja estatal de ocupar más de 150 hectáreas de su tierra, excediendo bastante la cantidad arrendada, según publicaciones en las redes sociales de Sun y Dawu Group, cuyos empleados se enfrentaron a contrapartes de la granja estatal durante la disputa. La discusión se intensificó a principios de agosto, cuando empleados de la granja estatal presuntamente intentaron derribar una oficina de Dawu en mitad de la noche. La policía local intervino cuando los trabajadores de Dawu y los aldeanos se enfrentaron al personal de la granja, incidente que dejó más de 20 heridos, según la narración de los hechos de Dawu Group.

Más tarde, ese mismo día, Sun compartió en Weibo una publicación de Dawu Group que acusaba a un oficial de la policía local de dar órdenes a sus compañeros de golpear a los trabajadores de la empresa y a los habitantes. En una publicación del 19 de agosto, escribió: “Hay quien dice que la policía son los agentes del orden imparcial del Gobierno, pero cuando intervienen en un conflicto económico, se convierten en matones a sueldo que protegen la propiedad de algún grupo de interés o persona concretos”.

El director general de la granja gestionada por el Estado de Baoding, Zhang Hongsheng, ha declarado a los medios que la granja derrumbó la estructura basándose en la premisa de que Dawu la había construido incumpliendo la regulación. Dijo que llamaron a la policía después de que Dawu presuntamente realizara más intentos de interrumpir sus operaciones. Zhang no ha querido hacer declaraciones para este artículo y colgó cuando se le contactó por teléfono.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Sun y miembros de su núcleo familiar, incluido su hijo mayor y presidente de Dawu, Sun Meng, se encuentran entre los casi 30 detenidos, según Zhao, el abogado consultado por el personal de Dawu. Varios de los detenidos fueron liberados el mismo día, afirma Zhao. Los departamentos de Propaganda y de Policía de Baoding se han negado a declarar para este artículo. La policía de Gaobeidian también. No se ha logrado contactar con Sun y su familia. Un directivo de la empresa, contactado por teléfono, se negó a hacer declaraciones. El personal del hospital y el de la escuela secundaria de Dawu declaran que sus instalaciones funcionan con normalidad, pero se negaron a hacer más declaraciones.

El caso ha provocado un debate entre abogados sobre si el Gobierno se ha excedido al tomar el control de sus negocios. “Cuando se aplican métodos y medidas legales a una empresa, se tiene que ver si la propia empresa ha actuado de forma ilegal”, escribe Liu Changsong, abogado asentado en Pekín que no está involucrado en el caso, en un comentario publicado en las redes. “No podemos pensar que, como Sun Dawu ha hecho algo mal, podemos aplicar cualquier medida contra su empresa porque están relacionados”. Otros han instado a que no se saquen conclusiones precipitadas. Ran Xiaoyi, un conocido bloguero legal, escribe en Weibo que algunos abogados están prejuzgando la investigación al especular sobre lo que se le está haciendo a Sun. “Demos tiempo al tiempo, el resultado llegará de forma natural”.

Las autoridades chinas han detenido a un emprendedor que hablaba sin pelos en la lengua y han asumido el control de sus negocios, reviviendo un debate acerca del dominio estatal sobre la industria privada y el Estado de derecho en la segunda economía global. Sun Dawu y el conglomerado que fundó, Dawu Agricultural and Animal Husbandry Group, estaban enfrentándose públicamente a una granja estatal en la ciudad del norte de China de Baoding por un conflicto territorial que viene de largo cuando la policía les detuvo a él, a miembros de su familia y a otros directivos sénior de Dawu la semana pasada.

Social Partido Comunista Noticias de China We Chat Xi Jinping Emprendedores Activos Derechos humanos
El redactor recomienda