De 'paria' a 'estrella del rock': así pasó BioNTech a liderar la carrera por la vacuna contra el covid
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal

De 'paria' a 'estrella del rock': así pasó BioNTech a liderar la carrera por la vacuna contra el covid

La alemana BioNTech rebajó su salida a bolsa el año pasado debido al poco interés inversor, pero la carrera por la vacuna contra el covid-19 ha disparado sus acciones

Foto: EC.
EC.

El año pasado, Ugur Sahin voló a Nueva York para seducir a los inversores con la oferta pública inicial de su empresa. El CEO de la compañía biotecnológica alemana BioNTech impresionó con sus planes para utilizar una nueva tecnología para desarrollar vacunas y tratamientos para el cáncer.

Después, los inversores empezaron a investigar. BioNTech se fundó en 2008, pero apenas había pruebas de su trabajo, concluyeron algunos inversores. En ese momento, solo 250 pacientes habían recibido la vacuna de la compañía. Otros dudaban de que BioNTech fuera mejor que Moderna, rival que utilizaba una tecnología similar cuyas acciones cojeaban. Finalmente, los inversores decidieron que BioNTech no era capaz de justificar el alto valor que estaba otorgando a sus acciones.

“Tenían un buen pedigrí, buenos inversores y buenos fundadores científicos”, declara Jeffrey Jay, cofundador de Great Point Partners, firma de capital privado y fondo de cobertura de servicios sanitarios que participó en la salida a bolsa. “Pero me hubiera gustado ver más información”.

Tras debatir si descartar la oferta, el Dr. Sahin y BioNTech redujeron el precio y el tamaño del acuerdo, consiguiendo 150 millones de dólares, la mitad de lo que habían previsto. Incluso con eso, se derrumbaron en su primer día en bolsa el 10 de octubre de 2019, cayendo más de un 5% a 14,24 dólares la acción.

No ha importado. Cuando el coronavirus golpeó, la empresa empezó a centrarse en desarrollar una vacuna con Pfizer, su socio desde 2018 en un tratamiento contra la gripe. El lunes, los inversores descubrieron que los primeros datos mostraban que su vacuna tenía una efectividad superior al 90%.

Foto: Foto: Reuters

Ahora, las acciones de BioNTech cotizan a 101,63 dólares la acción, un 614% más que en el cierre de su salida a bolsa el año pasado. La empresa vale más de 24.000 millones de dólares, un cambio de suerte que es el último recordatorio del mundo contradictorio de la biotecnología.

“En la biotecnología, cuando las cosas se empiezan a cumplir, las acciones se pueden disparar”, dice Akash Tewari, analista en Wolfe Research, que añade que la tecnología de BioNTech le permitió responder rápidamente a la pandemia global.

BioNTech eligió un momento difícil para salir a bolsa. En el mismo periodo, la compañía de alquiler de oficinas WeWork se estaba hundiendo y la guerra comercial China-EEUU se estaba calentando, lo que alteró los mercados. Otros valores biotecnológicos estaban sintiendo la presión.

Que el Dr. Sahin sea un hombre más de ciencias que de ventas no ayudó. Publica artículos científicos y asesora a alumnos de doctorado mientras dirige su empresa, y era reacio a presumir o hacer predicciones esperanzadoras ante los inversores. Algunos en su equipo notaban que el moderado ejecutivo estaba ansioso por retomar su rutina de ir en bicicleta a su laboratorio cerca de las ruinas romanas en la ciudad alemana de Mainz.

Los especialistas en biotecnología lo adoraban, pero no lo pasaba tan bien con quienes no tenían una base científica. El Dr. Sahin no era tan persuasivo como Stéphane Bancel, CEO de Moderna, afirman algunos.

Foto: EC.

“Moderna tenía de CEO a un MBA de Harvard”, dice el Dr. Jay, inversor de Great Point. “BioNTech tenía a un científico brillante, pero de perfil bajo, que iba en bici al trabajo… el contraste entre los CEO no podía ser mayor”.

Cuando llegó la crisis del covid-19, BioNTech todavía no tenía ningún medicamento aprobado. Pero tenía a más de 500 científicos centrados en inmunología, la rama que estudia el sistema inmunitario del cuerpo.

Estaban perfeccionando el ARNm (ARN mensajero), la estrategia de enviar instrucciones genéticas que ayudan al cuerpo humano a defenderse frente a virus y otras amenazas como el cáncer. En el caso del coronavirus, las células se programan para replicar una versión sintética de la espícula viral que emerge de la superficie del virus. La nueva espícula viral provoca que el sistema inmunológico aprenda a generar una defensa frente al virus real cuando este infecte el cuerpo.

El anuncio del 17 de marzo de que trabajaría junto a Pfizer en una vacuna contra el covid-19 disparó las acciones de BioNTech por encima de los 90 dólares, pero rápidamente cayeron por debajo de 40 dólares. BioNTech y Pfizer iban por detrás de Moderna en los ensayos con pacientes. Pero las dos empresas recuperaron terreno y adelantaron a Moderna. Consiguieron pacientes y llevaron a cabo los ensayos a mayor velocidad, y han recibido los primeros resultados de los ensayos de fase 3 esta semana. Los resultados de Moderna se esperan dentro de poco.

Foto: EC.

Ahora, según algunos inversores, el precio de la acción de BioNTech ya refleja el éxito potencial de su vacuna, cuya duración y seguridad no han sido probadas. Todavía se esperan los resultados de pacientes mayores e inmunocomprometidos. Existen numerosos desafíos de producción y logística para una vacuna que necesita ser suministrada a una temperatura extremadamente fría. Puede que las dosis de la competencia sean más efectivas. Algunos inversores advierten de que tanto las acciones de BioNTech como otras podrían sufrir si se reprime la pandemia y las vacunas proporcionan una inmunidad duradera, lo que reduciría la necesidad de dosis complementarias.

Por su parte, BioNTech dice que mientras se centra en la vacuna del covid-19, se mantiene optimista sobre su investigación del cáncer. “Deseamos llegar al otro lado de esta crisis y esperamos estar entre los que lo harán posible”, declara la compañía. “Al mismo tiempo, las necesidades de los pacientes de cáncer siguen existiendo y utilizaremos la experiencia que hemos ganado en este esfuerzo para seguir desarrollando nuestros programas para el cáncer”.

El año pasado, Ugur Sahin voló a Nueva York para seducir a los inversores con la oferta pública inicial de su empresa. El CEO de la compañía biotecnológica alemana BioNTech impresionó con sus planes para utilizar una nueva tecnología para desarrollar vacunas y tratamientos para el cáncer.

Coronavirus Acciones Inversores Vacuna