Los planes de Biden para el banco central más poderoso del mundo
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
escenario a partir de enero

Los planes de Biden para el banco central más poderoso del mundo

La elección de personal y las decisiones de gasto podrían reformar el banco central, pero no se esperan cambios de política a corto plazo

placeholder Foto: EC.
EC.

El presidente electo Joe Biden podría remodelar la Reserva Federal (Fed) durante los próximos cuatro años mediante designaciones de personal y políticas fiscales, a pesar de que es improbable que las acciones de la Administración tengan consecuencias inmediatas en la política de tipos de interés del banco central.

La decisión principal es elegir al próximo presidente de la Fed, uno de los formuladores de política económica más poderosos del mundo. Biden decidirá si ofrecer un segundo mandato al actual líder, Jerome Powell, o elegir un sucesor para dirigir las políticas del banco central sobre tipos, créditos y regulación financiera.

Foto: El presidente Donald Trump y Powell en una foto de 2017. (Reuters)

Falta mucho para esa decisión, ya que el mandato de cuatro años de Powell como presidente termina en febrero de 2022. Hasta entonces, es probable que Powell disfrute de una relación más civilizada y menos hostil con Biden que la que mantuvo con el presidente Trump.

Powell entró en el Consejo Superior de la Fed en 2012, tras haber sido elegido por el presidente Obama cuando Biden era vicepresidente. Trump nombró presidente a Powell en 2018. Durante la mayoría del mandato de Powell como presidente, Trump intimidó a la Reserva Federal por sus políticas de tipos de interés, primero diciendo que prefería menos aumentos y luego recortes más agresivos.

Esto es lo que significa la victoria de Biden para la Fed:

Designación de personal

La mejor forma que tiene un presidente de influir sobre la política de tipos es a través de la elección del consejo de siete miembros de la Reserva Federal. Cuando Biden asuma su cargo el 20 de enero, podría tener hasta tres puestos disponibles.

Ahora, el consejo tiene dos vacantes, y los candidatos de Trump —la asesora económica Judy Shelton y el economista principal de la Reserva Federal de Saint Louis Christopher Waller— están a la espera de la aprobación del Senado.

No está claro que el Senado vaya a aceptar a alguno de los dos antes de que el periodo actual termine a principios de enero, debido a que los senadores republicanos han manifestado su preocupación por las opiniones políticas poco ortodoxas o incoherentes de Shelton. Las candidaturas terminarían si no se vota antes de enero.

Si el Senado no aprueba los nombramientos de Trump, Biden tendría dos asientos a su disposición. Si nombra a la gobernadora de la Reserva Federal Lael Brainard como su secretaria del Tesoro, tendría tres.

Foto: Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal. (Reuters)

El control del Senado, que podría depender del resultado de dos segundas vueltas electorales en Georgia, también tiene un papel importante. Si los republicanos conservan su mayoría en el Senado, podrían tener un mayor poder sobre los nombramientos retrasando o frenando la aprobación de los candidatos de Biden.

La presidencia

Powell, republicano y exsocio de capital privado, es generalmente muy apreciado por legisladores de ambos partidos por cómo manejó las críticas de Trump en 2018 y 2019, así como por la manera en que ha gestionado la política monetaria antes y durante la pandemia del coronavirus.

En 2018, Powell fue elegido presidente en el Senado con 84 votos a favor y 13 en contra, incluido el de la vicepresidenta electa Kamala Harris, entonces senadora demócrata por California. Si el Senado se mantiene en manos republicanas, podrían aumentar las posibilidades de una reelección de Powell.

Biden podría recibir presiones de su propio partido para reemplazar a Powell por un demócrata, sobre todo por las diferencias políticas con Powell sobre la regulación bancaria. Pero algunos demócratas le han pedido que lo vuelva a elegir, decisión que seguramente contaría con el respaldo de los senadores republicanos.

Brainard parece ser la principal candidata para el puesto si no es elegida secretaria del Tesoro. Otros nombres barajados como candidatos potenciales por analistas externos incluyen a la predecesora de Powell, Janet Yellen, al presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, y a Jason Furman, que presidió el Consejo de Asesores Económicos durante la Administración de Obama.

Foto: Jerome Powell. (Reuters)
Juan Ramón Rallo Opinión

Política crediticia

Cuando la pandemia del coronavirus sacudió los mercados financieros en marzo, la Reserva Federal lanzó una serie de programas de préstamos de emergencia que requerían la aprobación del secretario del Tesoro. La Administración de Biden podría reconfigurar potencialmente estos programas, sujetos a las negociaciones con Powell y el consejo.

Antes de que eso ocurra, la Fed tiene que decidir si prorroga los programas, la mayoría de los cuales finalizan el 31 de diciembre. Los programas se posicionan en gran medida como servicios de apoyo y, a pesar de que el volumen de préstamos es pequeño, se espera que el banco central prefiera prorrogarlos al menos tres meses, durante un periodo donde parece probable que aumente la tasa de contagios.

Posibles complicaciones: el Departamento de Tesorería de la Administración Trump declaró el mes pasado que no apoyaba la extensión de al menos uno de ellos —la línea de liquidez municipal, que concede préstamos a corto plazo a ciudades y estados—. Pat Toomey, senador republicano por Pensilvania, que está en la cola para ser el próximo presidente del Comité del Senado sobre Banca si los republicanos conservan su mayoría en el mismo, está a favor de dejar que los programas finalicen este año.

Si la Administración Trump no prolonga los programas, el Departamento del Tesoro de Biden podría decidir reactivarlos.

Política monetaria

Las autoridades de la Fed acordaron en agosto una renovación de su estrategia de definición de políticas que permite mantener los tipos de interés más reducidos durante más tiempo. En septiembre, anunciaron nuevas directrices que establecían tres condiciones relativas a la inflación y el empleo que debían cumplirse antes de considerar aumentar los tipos desde cero.

Por tanto, hay pocos motivos para esperar que cambie la política monetaria, sin importar quién se incorpore al consejo de la Reserva Federal el año que viene. En las previsiones de septiembre, la mayoría de autoridades esperaba que la economía necesitara tipos de interés próximos a cero durante al menos tres años para que el banco central cumpliese su nuevo objetivo: periodos de inflación ligeramente superior al objetivo del 2% para compensar los subimpulsos pasados.

Foto: (Reuters)

Lo que suceda con la política fiscal será un comodín, que también podría depender del resultado de las elecciones al Senado pendientes. Una mayor ráfaga de gasto federal que impulse el crecimiento y la inflación podría provocar una vuelta más rápida a los objetivos de la Fed.

Por ejemplo, los economistas de Goldman Sachs estiman actualmente que la primera subida de tipos de la Fed se producirá a principios de 2025, pero declaran que un paquete de gastos más agresivo favorecido por los demócratas podría adelantar esa primera subida a 2023.

Foto: El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters)

Regulación bancaria

Un área que sí que puede verse alterada por la elección de Biden es la regulación bancaria. Los republicanos han buscado aliviar las regulaciones impuestas tras la crisis financiera de 2008 a un ritmo mayor del que la Fed de Powell ha ejecutado, mientras los demócratas se han quejado de los pasos dados por Randal Quarles, vicepresidente de supervisión bancaria de la Fed designado por Trump, para atenuar dichas leyes poscrisis. El mandato del republicano como jefe de supervisión bancaria termina en octubre de 2021.

El presidente electo Joe Biden podría remodelar la Reserva Federal (Fed) durante los próximos cuatro años mediante designaciones de personal y políticas fiscales, a pesar de que es improbable que las acciones de la Administración tengan consecuencias inmediatas en la política de tipos de interés del banco central.

Joe Biden Jerome Powell Tipos de interés Reformas