Lo que el dólar te da, el dólar te lo quita: el riesgo de un resurgir del billete verde
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Un septiembre volátil

Lo que el dólar te da, el dólar te lo quita: el riesgo de un resurgir del billete verde

Las posiciones extremas que están adoptando algunos inversores sugieren que el dólar se podría recuperar de su desplome en verano, para perjuicio de las acciones y materias primas

Foto: Lo que el dólar te da, el dólar te lo quita: el riesgo de un resurgir del billete verde
Lo que el dólar te da, el dólar te lo quita: el riesgo de un resurgir del billete verde

Lo que el dólar te da, el dólar te lo puede quitar.

A pesar de un septiembre malo, el tercer trimestre de 2020 ha sido amable con la mayoría de activos. El S&P 500 ha ganado más del 8%, al mismo tiempo que los valores refugio como el oro avanzaban un 5%. El petróleo se ha aferrado a la mayoría de sus ganancias del segundo trimestre. En el extranjero, los mercados emergentes han tenido tres meses buenos, pero las acciones de la eurozona no lo han hecho tan bien como se esperaba.

En medio de todo ello, se encuentra el único activo que ha tenido un trimestre nefasto: el dólar estadounidense.

El 'billete verde' ha vivido un año frenético. En los primeros compases de la pandemia, el desmantelamiento del 'carry trade' —la estrategia que consiste en endeudarse en divisas con tipos de interés bajos para beneficiarse de unos tipos de interés más elevados en EEUU— lo hundió violentamente. Sin embargo, el dólar en efectivo es el activo con mayor liquidez en tiempos de dificultad, y pronto llegó esa necesidad de liquidez. En un punto de abril, la divisa estadounidense había recuperado casi un 7% desde mínimos respecto a una cesta de grandes divisas globales. En junio, sin embargo, había perdido todas sus ganancias, y retomó sus caídas.

Foto: El euro se debilita y pasa el testigo de las subidas al dólar ante la escalada del covid

Lo que sucedió a partir de ahí podría ser la clave. Un dólar fuerte suele asociarse a rentabilidades más bajas para el índice MSCI World. Desde 2010, este índice de valores de mercados desarrollados ha tenido un rendimiento del -0,9% en los meses en que el dólar ha subido, y de un 2,4% en los meses en que este ha caído, según una investigación publicada esta semana por JP Morgan.

Cuando a la economía global le va mal, la moneda estadounidense tiende a reforzarse, provocando más problemas para los países en desarrollo, que dependen del dólar. Las multinacionales estadounidenses reportan automáticamente cifras menos atractivas en el extranjero cuando las divisas de esos mercados son débiles. Del mismo modo, la mayoría de materias primas se denomina en dólares, así que sus precios primarios fluctúan en su contra. Incluso si tales fluctuaciones son en parte superficiales, los inversores podrían llevarse un buen susto por unos bajos precios del petróleo en el caso de que el dólar vuelva a subir.

¿Entonces, por qué se debilitó tanto la moneda estadounidense este verano? Este es un movimiento que suele ocurrir en periodos en que los inversores con ganas de riesgo buscan gangas en el extranjero. Pero este año, sus miradas se posaron en lo viejo conocido, como los gigantes tecnológicos estadounidenses.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)

Un motivo pueden ser los casos de coronavirus, que han evolucionado peor en EEUU que en Europa. Además, la Reserva Federal recortó los tipos de interés más que el Banco Central Europeo y otros que llegaron a la crisis con el coste del endeudamiento en mínimos históricos. Mientras el banco central en EEUU intervino en marzo, puede que a los mercados les haya costado más descontarlo por todo lo que estaba sucediendo. Ahora, los inversores utilizan el dólar para financiar los 'carry trades'.

Aun así, los movimientos de los especuladores parecen algo forzados. Los datos de la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de EEUU sugieren que la mayoría de los cambios que han experimentado las principales divisas este último trimestre estaban provocados por una postura agresiva de los fondos de cobertura y otros gestores de activos. Las apuestas en contra del dólar frente al euro parecen especialmente extremas si se miran datos históricos.

Septiembre ya ha dado señales de que esos movimientos no se correspondían con los fundamentales del mercado y se podían revertir. Santuarios de valor como el yen japonés y el franco suizo han caído, a pesar de un mayor pesimismo inversor, y el dólar estadounidense ha recuperado más del 1,5%. En este contexto incierto —con el número de casos por covid en aumento y el sector servicios tambaleándose en Europa—, un movimiento de aversión al riesgo en torno de las elecciones estadounidenses podría terminar consolidando el incipiente repunte del dólar.

Desgraciadamente, eso sería negativo para todos lo demás.

Dólar Inversores Divisas Economía