Las OPV desafían al covid: 2020 va camino de ser el año con más salidas a bolsa de la historia
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
mucha actividad bursátil

Las OPV desafían al covid: 2020 va camino de ser el año con más salidas a bolsa de la historia

Incluso en medio de una recesión, los inversores están invirtiendo mucho dinero en empresas que cotizan en bolsa a niveles similares a los de la era de las 'puntocom'

placeholder Foto: EC.
EC.

Muchas empresas están en apuros. Millones de estadounidenses están sin trabajo. Pero el mercado de las OPV es el más emocionante que ha habido en años, y 2020 podría ser el año más importante de su historia.

Con tres meses restantes en el calendario, las ofertas públicas de venta en EEUU han recaudado casi 95.000 millones de dólares hasta el miércoles, según el proveedor de datos Dealogic. Eso ya supera los totales de todos los años anteriores excepto de 2014, desde que empezó la burbuja tecnológica en 2000. Está pisando los talones del 2014, cuando las OPI recaudaron 96.000 millones de dólares, más de una cuarta parte por Alibaba Group.

Banqueros, abogados y ejecutivos dicen que, si el ritmo frenético se mantiene, 2020 eclipsará los años de auge tecnológico de 1999 y 2000, cuando los inversores inyectaron dinero febrilmente en las florecientes acciones de Internet antes de que se desplomaran totalmente.

Foto: (Reuters)

Los inversores están devorando estas nuevas entradas en bolsa, y las OPV de este año registraron las mayores ganancias durante sus debuts comerciales desde el año 2000, siendo un 22% hasta el miércoles. De media, las firmas que han salido a bolsa en 2020 han avanzado aproximadamente un 24% con respecto a sus precios originales.

La suerte del mercado de las OPI nunca ha sido tan divergente con el estado de la economía estadounidense. La pandemia del coronavirus puso a las empresas en caída libre, lo que llevó el desempleo a su nivel más alto esta primavera. Pero también provocó un cambio en la economía. Dado que todos confiaban más en la tecnología para el trabajo, los colegios y las comunicaciones diarias, el valor de las empresas que brindan servicios relacionados con todo ello aumentó. Y con las bajas tasas de interés que limitan el rendimiento de las inversiones tradicionalmente seguras como los bonos, los inversores buscan formas de ganar dinero donde se pueda.

Este año, más del 80% del dinero recaudado por las ofertas públicas de venta se divide en tres categorías: atención médica, tecnología y compañías de cheques en blanco, que se han hecho populares recientemente, firmas fantasma cuyo único propósito es adquirir una empresa privada como objetivo y hacerla pública. Este es el mercado de OPV más concentrado desde 2007, según Dealogic, cuando nuevas entradas en bolsa de bancos e instituciones crediticias inundaron el mercado antes de la crisis financiera.

Más de 235 empresas han salido a los mercados en EEUU este año, la mayor cantidad desde que en el año 2000 hicieran lo propio hasta 439 firmas

Más de 235 empresas han salido a los mercados públicos de EEUU este año, la mayor cantidad posible desde que 439 empresas salieran a bolsa en 2000, según Dealogic. Pronto se les unirán los gigantes Airbnb y Palantir Technologies, que saldrán a bolsa a finales de este año después de largos trayectos como empresas privadas.

Incluso Warren Buffett, el inversor en valores más conocido de Estados Unidos, que normalmente evita invertir en empresas de nueva creación, está participando.

Berkshire Hathaway, que pertenece a Buffett, compró aproximadamente 735 millones de dólares en acciones de la oferta pública inicial de la empresa de almacenamiento de datos Snowflake. Las acciones terminaron su primer día de cotización el 16 de septiembre a más de 250 dólares cada una, más del doble de su precio de salida a bolsa, lo que la convierte en la mayor salida a bolsa de una tecnológica de este año. Al final de ese primer día, la compañía tenía un valor de mercado de 70.000 millones de dólares. La apuesta de Buffett tenía un valor de casi 1.600 millones de dólares.

El estado del mercado de las OPV supone una gran reversión con respecto a hace unos años, cuando muchos capitalistas de riesgo y directores ejecutivos habían declarado que la oferta pública inicial estaba prácticamente muerta. Durante más de una década, las empresas optaron por recaudar cantidades gigantescas en los mercados privados, gracias a grandes fondos como el Vision Fund de 100.000 millones de dólares de SoftBank Group. Mantenerse como empresas privadas permitió a las nuevas empresas evitar las molestias de las cláusulas regulatorias y tener que responder a los accionistas públicos. En 2016, las OPI y sus inversores recaudaron menos de 25.000 millones de dólares.

placeholder Wall Street, en Nueva York. (Reuters)
Wall Street, en Nueva York. (Reuters)

Ahora las empresas son cada vez más prudentes en cuanto a permanecer privadas demasiado tiempo, tras ver a algunas OPV importantes, como Uber y Lyft, pasarlo mal el año pasado. Los inversores también están recompensando a las empresas en crecimiento con altas valoraciones que es poco probable que obtengan en los mercados privados, siendo este un cambio con respecto a hace unos años. Las empresas ahora están tratando de llegar a un punto óptimo, saliendo a bolsa después de haber tenido la oportunidad de madurar un poco, pero antes de que su fuerte trayectoria de crecimiento se haya desacelerado.

El mercado está menos eufórico que la burbuja tecnológica febril que inyectó enormes cantidades de capital a empresas de internet como Pets, que luego quemó el efectivo y colapsó unos meses más tarde, devastando el mercado de valores. Aun así, las empresas que anteriormente habían cancelado una oferta pública inicial en 2020, están avanzando este año, con la esperanza de aprovechar la ola. Otras están planeando debuts públicos en la primera mitad de 2021.

Nuevas alternativas

El proceso de salida a bolsa también está cambiando, después de permanecer prácticamente igual desde la década de 1980.

“Solía ​​ser una conversación habitual, hablar sobre cómo salir a bolsa”, dijo Bennett Schachter, quien dirige soluciones alternativas del mercado de capitales en Morgan Stanley. Esas etapas tendían a ser una serie de rondas de recaudación de fondos, quizás una colocación privada para inversores preseleccionados, una llamada ronda de financiación cruzada que involucra a inversores que trabajan principalmente con empresas públicas, seguida de una oferta pública inicial. "Ahora existe este espectro de alternativas más amplio y cada vez más aceptado".

Las compañías de cheques en blanco se han disparado este año como una alternativa a la OPV tradicional, representando más del 40% del dinero recaudado en las OPV este año. Eso se compara con un promedio del 9% durante los 10 años anteriores, según Dealogic.

Las compañías de cheque en blanco se han disparado como una alternativa frente a los desembarcos bursátiles más tradicionales

Kevin Hartz, cofundador de Eventbrite, fue uno de los primeros inversores en Airbnb, Uber y Pinterest. Este año decidió lanzar una empresa de cheques en blanco.

Su primera reunión oficial con banqueros para hablar de su empresa fue a mediados de junio, dijo. Menos de dos semanas después, dijo, se presentó de manera confidencial a la Comisión de Bolsa y Valores y, a finales de julio, su presentación se hizo pública. Aproximadamente 60 días después de esa reunión de junio con los banqueros, la compañía de cheques en blanco de Hartz había recaudado 200 millones de dólares y casi de inmediato comenzó a comunicarse con los fundadores de empresas con las que tal vez quiera fusionarse. Dijo que le sorprendió la rapidez con la que pudo convertir su idea de una empresa de cheques en blanco, también conocida como una empresa de adquisición con propósito especial, o SPAC, en realidad.

"Las SPAC tienen la posibilidad de ser líderes en el futuro", dijo, y señaló que uno de los mayores beneficios para los fundadores es que, en una fusión invertida, una 'startup' puede proporcionar a los accionistas proyecciones de ganancias y crecimiento para el futuro. En una oferta pública inicial tradicional eso no está permitido.

Foto: EC.

Otra alternativa que cada vez más empresas están explorando es cotizar en bolsa a través de cotizaciones directas, en las que entran las acciones existentes de empleados e inversores en el mercado abierto, lo que les permite retirar potencialmente sus participaciones. Eso permite a las empresas evitar las grandes comisiones de los bancos de inversión por suscribir una OPV, pero no les permite recaudar dinero adicional.

Palantir, la compañía de Big Data cofundada por el multimillonario Peter Thiel, planea realizar una cotización directa a finales de este mes en uno de los debuts de mercado más importantes del año, con un valor esperado de 22.000 millones de dólares. La compañía de 'software' Asana también planea salir a bolsa a través de una cotización directa a finales de este mes.

Anteriormente, solo dos grandes empresas se habían hecho públicas de ese modo. Spotify, que salió a bolsa en 2018, pasó gran parte de sus primeros dos años cotizando por debajo de su precio inicial, aunque sus acciones se han disparado desde esta primavera. Slack, que salió a bolsa en 2019, permanece por debajo de su nivel de cierre del primer día.

Foto: Fachada de Wall Street con el logo de Spotify, el día del debut bursátil. (Reuters)

La otra firma de gran éxito que saldrá a bolsa este año, el gigante de viviendas compartidas Airbnb, también había planeado una cotización directa para su oferta pública inicial de 2020. Tuvo que cambiar de planes cuando la pandemia obligó a los ejecutivos a recaudar dinero adicional, según personas familiarizadas con el asunto. Un portavoz de Airbnb se negó a hacer comentarios.

Las reglas podrían cambiar pronto. A finales de agosto, los organismos reguladores aprobaron una propuesta de la Bolsa de Valores de Nueva York para permitir que las empresas recauden capital a través de cotizaciones directas, aunque su aprobación se encontró recientemente con un escollo debido a las objeciones de un gran grupo de inversores. Esta opción eliminaría una barrera clave para las empresas, haciendo que las cotizaciones directas sean aún más atractivas, según dicen personas familiarizadas con el tema. Nasdaq ha presentado una propuesta similar.

"Ha habido más innovación en los últimos dos años que en las últimas dos décadas", dijo Stacey Cunningham, presidenta de la Bolsa de Valores de Nueva York. "Hay un renacimiento en el mercado de las OPV".

placeholder Fachada de la Bolsa de Nueva York. (Reuters)
Fachada de la Bolsa de Nueva York. (Reuters)

Las medidas de distanciamiento social para evitar el virus también han sacudido el proceso. El típico 'roadshow' de las OPV se prolongó de 8 a 10 días agotadores en los que los ejecutivos viajaban por todo el mundo y vendían sus productos a posibles inversores en salas de conferencias. Ahora, suelen ser más cortos y completamente virtuales, lo que permite que participen más inversores que nunca.

Cuando el corredor de seguros 'online' SelectQuote cotizó sus acciones en la NYSE en mayo, hizo uso de una gira virtual de cuatro días. "¿Quién hubiera pensado que podrías recaudar 350 millones de dólares en pijama desde la comodidad de tu casa?" dijo el CEO de la empresa, Tim Danker.

Cambios en el mercado

Los cambios inducidos por la pandemia en los mercados públicos y privados ayudaron a marcar el comienzo de las OPV. Cuando EEUU se confinó a principios de este año, la disponibilidad de fondos privados se volvió más escasa. Algunos ejecutivos lucharon por recaudar dinero con las valoraciones que querían. En el segundo trimestre, hubo un fuerte aumento en el número de 'startups' en el mercado privado que completaron las llamadas 'down rounds' o rondas de financiación en las que la valoración basada en el precio de la acción caía en comparación con la ronda anterior.

Los mercados de financiación pública, incluido el mercado de las OPV, también se paralizaron brevemente a principios de marzo, pero los rápidos movimientos de los bancos centrales de todo el mundo reiniciaron el flujo de dinero. Después de que el S&P 500 alcanzara su mínimo de 2020 a finales de marzo, una intervención en la compra de bonos de la Reserva Federal ayudó a las empresas a recaudar efectivo, y las apuestas entusiastas de los inversores individuales ayudaron a impulsar las acciones de las grandes empresas tecnológicas e impulsar a los principales índices al alza. Los banqueros y los grandes ejecutivos se aprovecharon del optimismo y sacaron adelante a toda prisa empresas que habrían estado saliendo a bolsa a principios de la primavera.

Para garantizar que estas OPV se desarrollaran sin problemas, las empresas y sus banqueros alinearon a los inversores institucionales, incluidos T. Rowe Price Group y Fidelity, para comprometerse a comprar grandes porciones de la empresa antes de la salida a bolsa o como parte de la oferta pública. Los administradores de fondos explicaron a 'The Wall Street Journal' que tras una primavera agitada que golpeó algunas de sus carteras, estaban encantados de poder comprar en los debuts, que tienden a superar al mercado de valores en general.

Foto: (Reuters)

Las acciones de empresas que salieron a bolsa a finales de mayo y principios de junio se dispararon, liderando un grupo de nuevas emisiones de este verano. La Bolsa de Valores de Nueva York dijo que agosto, que suele ser una época de letargo para las OPV, fue el mes más activo desde octubre de 2013.

Esta primavera también trajo un aumento en la financiación para las compañías de cheques en blanco, una señal de que hay más demanda de OPV este año que empresas capaces de entrar rápidamente en bolsa.

Si bien el nicho ha existido durante muchos años, a menudo no se lo tomaba en serio. Su legitimidad se reforzó durante el año pasado después de que empresas prominentes como Virgin Galactic y DraftKings se hicieran públicas mediante "fusiones invertidas" con empresas de cheques en blanco.

Su estructura tiende a ofrecer un gran pago a los patrocinadores de la compañía de cheques en blanco, incluso si las acciones caen. Por lo general, a esos patrocinadores se les otorgan acciones equivalentes a alrededor del 20% al 25% de lo que se recauda en la operación en el momento en que se compra la empresa objetivo. Algunas nuevas ofertas de empresas de cheques en blanco están reduciendo su parte de beneficios. Las OPV de cheques en blanco no siempre han tenido un buen rendimiento. Históricamente, muchos cotizaban por debajo de los precios de salida y los acuerdos que logran no siempre son aprobados por los accionistas. La nueva generación de patrocinadores (de empresas) de cheques en blanco dice que quiere cambiar esto.

placeholder Wall Street. (Reuters)
Wall Street. (Reuters)

El caso de la 'startup' de camiones eléctricos Nikola muestra cómo persisten los riesgos. Una de las OPV de mayor éxito de este año, por medio de una compañía de cheques en blanco, ahora está envuelta en problemas legales y comerciales, y el Departamento de Justicia examina las acusaciones de afirmaciones exageradas sobre su tecnología. Una portavoz de Nikola se negó a hacer comentarios. Las acciones cayeron, pero permanecen por encima del nivel de cotización que hubo cuando se anunció su acuerdo de fusión.

Mientras tanto, el servicio de video en 'streaming' Quibi está considerando una "fusión invertida" con una compañía de cheques en blanco para salir a bolsa, informó 'The Wall Street Journal' el lunes.

Vivek Ranadivé no es ajeno a sacar provecho de un boom de una OPV. En 1999, el empresario tecnológico hizo pública su empresa, Tibco Software, y vio cómo las acciones se duplicaban durante su primer día de cotización. Desde entonces, vendió Tibco a una firma de capital privado en 2014, permaneció involucrado en el mundo de la inversión tecnológica y se convirtió en propietario mayoritario de los Sacramento Kings de la NBA.

En febrero, Ranadivé asistió al All Star de la NBA y se encontró con algunos inversores que le dijeron que debería probar suerte en una empresa de cheques en blanco. Al principio, se mostró escéptico. "Una SPAC era algo despreciable hace 20 años", dijo. Luego, la pandemia golpeó con toda su fuerza y ​​el momento pareció perfecto para lanzar una SPAC propia. Así lo hizo.

Este verano, Ranadivé recaudó más de 480 millones de dólares para su nueva compañía de cheques en blanco. Ahora está a la caza de un objetivo para comprar.

Muchas empresas están en apuros. Millones de estadounidenses están sin trabajo. Pero el mercado de las OPV es el más emocionante que ha habido en años, y 2020 podría ser el año más importante de su historia.

Venta Acciones Inversores Mercados