Asientos giratorios, superficies autolimpiables... Así serán los coches del futuro
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Prototipos automovilísticos

Asientos giratorios, superficies autolimpiables... Así serán los coches del futuro

Hyundai, Volvo y otras marcas han desarrollado conceptos que reinventarán el interior del automóvil y la experiencia de los pasajeros

Foto: Asientos giratorios, superficies autolimpiables... Así serán los coches del futuro
Asientos giratorios, superficies autolimpiables... Así serán los coches del futuro

El espacio del interior del coche que está diseñado para su conductor y pasajeros se concibe en torno de los requisitos mecánicos del motor, la transmisión y otros componentes del vehículo. Los asientos todavía parecen los de un carruaje, aunque más cómodos, y el motor tiene más potencia.

"No se puede decir que durante los últimos 100 años el coche se haya diseñado en torno a las personas; se quedaban con el espacio que sobraba", dice Adrian van Hooydonk, de 56 años, jefe de diseño en BMW.

Mientras que la industria automovilística contempla el impacto de la tecnología -desde los coches eléctricos, la conectividad a internet y, en última instancia, los coches autónomos-, los diseñadores están reinventando el interior del automóvil y la experiencia del trayecto para los pasajeros. Uno ya no tiene que imaginar un futuro fantástico con inventos de los 'Supersónicos' dando vueltas por el suelo y por el cielo porque el futuro ya ha llegado a las mesas de trabajo de los fabricantes de coches.

Foto: Volkswagen, Porsche y BMW paran la producción hasta el 19 de abril

Y aunque sea demasiado pronto para saber cómo afectará la pandemia del covid-19 al interior de los coches del futuro, los diseñadores creen que ahora se hace más hincapié en los coches como un espacio seguro. El mes pasado, Hyundai presentó su último 'concept car', bautizado simplemente como Hyundai 45, un coche totalmente eléctrico con asientos delanteros giratorios. Las puertas se deslizan para descubrir un interior espacioso con líneas limpias y sencillas.

"Se trata de un entorno tranquilizador y relajante solo para ti", dice SangYup Lee, diseñador jefe en Hyundai, en un vídeo presentación del nuevo vehículo 45 EV Concept, que describe el efecto calmante de la luz amarillo claro que ilumina el interior: "es casi como si estuvieras sentado en un jacuzzi".

Un 'concept car' es un prototipo, un coche real construido para mostrar de lo que la industria es capaz y a dónde piensa que se dirige el futuro de sus vehículos. Aunque puede que no se fabrique el prototipo exacto, la tecnología finalmente se integrará en coches concebidos para la fabricación en serie.

Foto: La industria del automóvil tiene un problema y se llama 1,1 billones de deuda

Algunas prestaciones del 45, como los asientos más cómodos que se reclinan y giran, podrían estar en los modelos en dos o tres años. Con más coches eléctricos en el mercado, tales características se vuelven importantes para proporcionar confort al conductor y a los pasajeros, que tienen que esperar largos tiempos de carga.

Los diseños que transformen por completo el interior del coche en un espacio de trabajo o de 'relax' solo se podrán conseguir cuando los vehículos autónomos salgan al mercado. Los coches con volante replegable o asientos que giran para que el conductor pueda ver a los otros pasajeros mientras la máquina conduce están hoy sobre el tablero de dibujo, pero no son viables todavía. El bombo del coche autónomo de los últimos años ha dado paso a la cruda realidad: llevará tiempo desarrollarlo e implementarlo. Y la pandemia del coronavirus ha suspendido parte de la inversión de los fabricantes.

"Los vehículos autónomos van a ser una verdadera revolución que ofrecerá nuevas formas de utilizar los coches y nuevos modelos de negocio", dice Frank Rinderknecht, de 64 años, fundador y director general de Rinspeed, diseñador suizo de vehículos prototipo y firma de consultoría automovilística.

Rinspeed ha desarrollado una serie de prototipos denominados Oasis para probar una idea nueva de diseño modular que puede aplicarse a una amplia gama de vehículos. Rinspeed describe el concepto Oasis, presentado hace unos años en salones de automóviles, como un "santuario sobre ruedas". Incluye una atmósfera 'lounge', con asientos giratorios para que los pasajeros se puedan sentar cara a cara una vez que el conductor autónomo coja el volante. "Oasis solo se hará realidad cuando tengamos vehículos autónomos", dice Rinderknecht. "Van a pasar cinco o 10 años hasta que veamos implementar coches autónomos".

"Si el coche se vuelve tan inteligente que conduce de forma autónoma, tienes tiempo para otras cosas"

El señor van Hooydonk dice que BMW está pensando más allá del tablero, donde las ventanas se convierten en el lienzo, incluso más allá de la pantalla de visualización frontal actual, en la que la información del salpicadero como la velocidad, el kilometraje o la carga restante de la batería del coche eléctrico se proyecta en el parabrisas a la altura de los ojos, permitiendo al conductor verla sin quitar la vista de la carretera.

"Si se traza una analogía entre el interior del coche y tu salón, puede que necesites arte digital. Si el coche se vuelve tan inteligente que conduce de forma autónoma, tienes tiempo para otras cosas", afirma.

Detrás de dichos conceptos está la creencia de que el coche se convertirá en lo que la industria llama el 'tercer espacio', un nexo entre el tiempo en la oficina y el tiempo en casa, un espacio en el que en el futuro la gente podrá utilizar los mismos servicios digitales que los que usa ahora en casa. Para los diseñadores, significa crear un espacio dentro del coche que mejore esa experiencia.

Foto: El órdago de Volvo por la tecnología híbrida enchufable

"Si nos deshacemos de los cuadrantes y utilizamos una pantalla de visualización frontal, podemos hacer muchas cosas con ese espacio. Pero si nos deshacemos del árbol de dirección, ahí es cuando de verdad se abren las puertas", dice Lisa Reeves, de 39 años, directora de diseño del programa de interiores en Volvo. Volvo, el fabricante de coches sueco propiedad del grupo chino Geely, está desarrollando un modelo que podría ajustarse a las necesidades de los conductores, al igual que sucede con los camiones y furgonetas de reparto hoy en día.

Reeves afirma que, cuando la compañía empezó a pensar en diseñar coches autónomos, desarrollaron un prototipo llamado 360c, que tiene cuatro funciones específicas: la oficina, el salón, el coche fiesta y el coche cama. "Fue un concepto fantástico", declara Reeves. "Seleccionabas una habitación cuando configurabas el coche en tu dispositivo. Realmente permite que una persona tenga su propio espacio".

Ahora, Volvo fabrica coches para el grupo Uber, que la empresa de servicios de transporte puede adaptar con su propio 'software' y características. Volvo también tenía en mente este modelo de negocio cuando desarrolló el proyecto del 360c. El coche oficina tendría una mesa interactiva que automáticamente conectaría el ordenador del coche con tu móvil cuando este estuviera sobre la mesa.

El prototipo de coche cama de Volvo se asemeja más a una cabina de avión de primera clase que al carruaje con motor que condujo Bertha Benz o incluso a un Mercedes Clase S de hoy. Como un entorno de 'lounge' cómodo, el interior se puede convertir en cama para distancias largas, o en una lanzadera para una reunión a cierta distancia.

Los daños económicos a nivel mundial provocados por el coronavirus han obligado a muchas industrias a recortar

"Con el coche cama la idea era competir con los viajes en avión domésticos", señala Reeves. "Te recogería en tu puerta y estaría diseñado alrededor de conceptos de servicio de transporte". Incluso antes de la pandemia, se dejó a un lado el horizonte de vehículos completamente autónomos en las calles a manos de conductores normales. Los daños económicos a nivel mundial provocados por el coronavirus han obligado a muchas industrias a recortar, y para los fabricantes de coches puede significar que en un futuro cercano prioricen reducir costes a desarrollar ventanas como obras de arte.

Dicho esto, puede que el covid-19 decida qué avances llegan primero. Las superficies inteligentes, con materiales que reemplazarían a los cuadrantes y botones del salpicadero como dispositivos de entrada, podrían ser autolimpiables. Dicha función podría ser esencial para el 'car-sharing' y los vehículos de servicios de transporte que son utilizados por muchas personas.

Eva García Lecina, directora de investigación de ingeniería de superficies en Cidetec, instituto de investigación en San Sebastián, España, dice que en el futuro las superficies del interior de los vehículos serán más inteligentes. Cidetec está trabajando con revestimientos que contienen sensores para crear superficies digitalizadas que puedan mandar información al ordenador del coche para informarle de que intervenga, que active una alarma si hay un problema de seguridad o que alerte al coche de una avería o cambio en el entorno.

A los fabricantes de coches les interesa utilizar materiales inteligentes que repelan huellas en las pantallas de visualización o pigmentos que puedan manchar interiores de lujo. Otra área de investigación son las superficies autorreparables -como el robot de la película 'Terminator' que puede regenerarse y cambiar de forma-. "Todas estas nuevas funcionalidades en los vehículos son muy atractivas, pero si se pueden reparar ellos mismos, eso sí sería un valor añadido", dice García.

Diseño Industria automóvil Innovación Coche inteligente Coche Autónomo
El redactor recomienda