El golpe de realidad que espera a los bancos este otoño
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
cierre de ejercicios duro

El golpe de realidad que espera a los bancos este otoño

Los bancos se enfrentan a un duro segundo semestre, en el que los gobiernos irán revisando los programas que suavizaron el golpe inicial de la crisis del coronavirus

Foto: EC.
EC.

Los datos del segundo trimestre de los bancos europeos no serán buenos, pero será en el otoño cuando el sector enfrentará la prueba más difícil.

Los beneficios de las entidades crediticias ya se han estrellado por las consecuencias económicas de la pandemia mundial. Aun así, la magnitud real de los daños se empezará a ver en los próximos meses, a medida que las economías europeas se pongan en marcha y los gobiernos empiecen a dar por terminadas parte de sus ayudas extraordinarias.

Reino Unido ha anunciado esta semana un plan de estímulo de 38.000 millones de dólares para impulsar a los negocios y disolverá el programa de conservación de empleo entre agosto y octubre. Los programas de ayuda europeos, que contribuyen al salario de más de 40 millones de trabajadores en Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y España, han evitado hasta ahora un pico de desempleo oficial como el visto en EEUU. Un colchón de trabajadores listos para volver ayudará a las empresas a reabrir más rápidamente y seguramente haya salvado algunos empleos viables, pero otros desaparecerán. La aseguradora Allianz calcula que, de esos 40 millones de empleos, nueve millones son 'empleos fantasma' que habrán desaparecido a finales de año.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

Eso significa que vienen tiempos difíciles para los bancos europeos ya en apuros. Los bajos tipos de interés y las reducciones de comisiones han devastado los beneficios de las entidades en el segundo trimestre, aunque algunos como BNP Paribas y Barclays esperan anunciar sólidos beneficios bursátiles y de mercados de capital para compensarlo. Habrá reservas para insolvencias, pero las cifras serán, como mucho, aproximadas. Los paquetes de ayudas salariales siguen amortiguando la caída económica en muchos países europeos. Hasta que estos finalicen, los bancos solo pueden hacerse una idea del nivel subyacente de dificultades personales y empresariales.

En el segundo semestre, probablemente una ola tardía de impagos afectará de forma considerable a los escasos beneficios de los bancos europeos. Los más afectados serán aquellos bancos con muchos créditos al consumo sin garantía y aquellos que confieran préstamos a industrias afectadas como el turismo, los productos de lujo y el petróleo y el gas. Por ejemplo, la exposición a saldos de tarjetas de créditos de Barclays en EEUU y Reino Unido podría ser una carga.

Foto: Clientes comprando en un local. (EFE)

El colchón financiero de los bancos europeos podría salir mal por ambas partes. Las pérdidas en préstamos reducirán el saldo de capital básico (tier 1), a la vez que la reducción de la calificación crediticia de los prestatarios aumentará la ponderación del riesgo de los préstamos. Los niveles de capital caerán y los inversores se queden sin dividendos lo que queda de año. Puede que eviten capitales pasivos, sin embargo: los reguladores europeos han sido amables y flexibles a la hora de aplicar sus normas en esta crisis.

Los rendimientos de acciones tangibles seguramente se mantengan en un solo dígito -muy lejos del coste medio del capital en el sector del 11 %, según estima UBS-, con poca probabilidad de aumentar. Los tipos de interés se mantendrán obstinadamente bajos durante años. Puede que haya que hacer más recortes, incluso tras años de reestructuración. Digitalizar servicios adicionales es un elemento clave, pero requiere una inversión y a menudo conseguir resultados lleva su tiempo.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters)
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters)

La integración puede ayudar. La política y el entramado de regulaciones en Europa todavía hacen inviables fusiones transfronterizas, pero se podrían dar acuerdos domésticos en mercados fragmentados como Alemania e Italia. Puede que incluso esto sea difícil a corto plazo, sin embargo, ya que muchos bancos no conocen el valor de sus registros de préstamos, sin mencionar el valor de objetivos potenciales.

Los inversores bancarios no estarán muy satisfechos con el próximo período de resultados. Lamentablemente, es mejor que se vayan acostumbrando.

Bancos europeos Coronavirus Tipos de interés Créditos