¿Qué hacemos con los 'bambini'? El cierre de colegios dificulta el retorno al trabajo en Italia
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
desescalada con la educación parada

¿Qué hacemos con los 'bambini'? El cierre de colegios dificulta el retorno al trabajo en Italia

Muchos trabajadores están volviendo a sus puestos en Italia, pero, con los colegios cerrados hasta otoño, tienen el problema de quién va a cuidar de sus hijos

Foto: EC.
EC.

Más de cuatro millones de italianos están volviendo a sus puestos de trabajo tras ocho semanas de confinamiento. El problema es que, con los colegios y las guarderías cerrados hasta otoño, muchos padres se encuentran con un dilema: ¿quién cuida de sus hijos?

Morena Quarte, una vendedora de un concesionario al norte de Brescia, es una de ellas. Empieza a trabajar el lunes, mientras que su marido, que es mecánico, lleva dos semanas trabajando.

“Va a ser difícil”, dice, preguntándose con quién dejar a su hija de ocho años. De momento, los padres de su marido se quedarán con ella, pero le preocupa que eso les haga vulnerables a un contagio, y solo es una solución temporal. “Piense en la solución que piense, todas tienen muchos inconvenientes”, lamenta.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

Desde el 4 de mayo, las fábricas y las obras están funcionando con ciertas medidas de prevención. El día 18, se sumarán las tiendas, museos y otros espacios públicos, y será el 1 de junio cuando reabrirán restaurantes, bares y otros servicios que requieren un contacto personal.

Pese a que en la mayoría de casos los niños no desarrollan la enfermedad, los expertos creen que pueden contagiarla, aunque no saben durante cuánto tiempo. Por eso, las autoridades italianas han decidido mantener cerradas las escuelas mientras reactivan la economía.

Los padres que no pueden trabajar desde casa tienen algunas opciones. Los abuelos, un pilar en el cuidado de hijos en Italia, deberían mantener la distancia porque son población vulnerable. Podrían contratar niñeras, pero muchos están preocupados por el coste y las posibilidades de que esa persona tenga el virus sin saberlo.

Foto: Primer día de la fase 2 en Milán, Italia. (EFE)

El Gobierno italiano ha aprobado una serie de ayudas para que las familias puedan contratar cuidadores, además de concederles más días por baja maternal, pero para muchos no es suficiente.

El problema se va a repetir en toda Europa y en Estados Unidos, donde los colegios tampoco abrirán hasta septiembre pero las economías empiezan a reactivarse poco a poco.

En Italia, el problema está causando frustración, tanto, que está poniendo a prueba hasta dónde se puede llegar en la desescalada.

“Estamos muy preocupados. Los padres se ven entre la espada y la pared. Están cansados, son momentos difíciles y estresantes”, explica Antonio Affinita, director general de Moige, un grupo de ayuda en la protección de padres y niños.

Personas pasean ante el Panteón de Roma. (Reuters)
Personas pasean ante el Panteón de Roma. (Reuters)

Caterina Burgisano, una abogada de Bolonia, se está planteando dejar su trabajo para cuidar a sus hijos de ocho y 10 años. “Temo que si vuelvo a la oficina ganaré lo justo para pagar a la niñera”, explica, añadiendo que no ha tenido ingresos los dos últimos meses por la cuarentena.

Su pareja es un ingeniero de telecomunicaciones autónomo que trabaja fuera de casa y que no puede cuidar a los niños durante el día. Burgisano explica que han decidido no pedir a sus respectivos padres ayuda, para así no exponerles a un contagio.

Eso mismo le preocupa a la hora de contratar niñera. “En estas condiciones, es un acto de fe. ¿Cómo voy a saber si está sana? Y si lo está, ¿con quién está cuando no está aquí?”, explica.

Marie-Eve Ciparisse, una consultora de Roma, asegura que su marido y ella han decidido buscar a una persona para cuidar a su hijo de 14 meses, incluso si tienen la opción de trabajar desde casa en un futuro cercano.

Foto: Foto: EFE
Empieza el baile con el virus hacia la 'nueva normalidad': dos pasos adelante y uno atrás
Antonio Villarreal Ángel Villarino Enrique Andrés Pretel

Cuidar a un bebe requiere mucho tiempo y energía. Trabajar a la vez es difícil, los niños vomitan o cogen el móvil y el ordenador”, dice.

Está intentando encontrar canguro para que cuide de su hijo y de los gemelos de una amiga suya, de la misma edad. Eso permitiría a ambas familias compartir gastos hasta que reabran las guarderías. Pero la búsqueda no está dando frutos.

Las canguros son un bien muy preciado, asegura. Hay falta de personal cualificado y con experiencia. A la vez, muchas familias prefieren evitar a canguros de elevada edad, porque son más vulnerables al virus. Eso reduce más el número de candidatas.

Psicólogos y padres aseguran que los niños veían el inicio del confinamiento como unas vacaciones. Niños y adultos estaban contentos por poder pasar tiempo juntos.

Pero tras el periodo inicial, muchos padres han tenido problemas para ayudar con el colegio y jugar con sus hijos mientras teletrabajan. “Tener esos roles diferentes ha sido complicado para muchos padres”, explica la psicóloga Rosella de Bello. “Muchos de los que vuelvan a sus trabajos lo sentirán como un alivio, mientras que otros tendrán cierta ansiedad tratando de resolver el problema de quién cuida a los niños”, cuenta.

Paola Bragagnolo, una consultora de Padua, cuenta que su hija de cinco años al principio no entendía por qué sus padres estaban tanto en casa pero no podían jugar con ella.

Bragagnolo, que está casada con un profesor de universidad que, como ella, ha estado trabajando desde casa, dice que no está claro cuándo podrá volver a su oficina. De momento, ambos seguirán trabajando desde casa, combinando videollamadas y clases 'online' con el cuidado de su hija.

“Hacemos malabares para organizarnos cada día”, reconoce.

Padres HIjos Colegios Niños
El redactor recomienda