La factura pública de mantener en casa a millones de trabajadores
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
aislamiento por el virus

La factura pública de mantener en casa a millones de trabajadores

Al menos 18 millones de trabajadores europeos están en casa porque no pueden acudir a sus puestos. Los gobiernos están gastando miles de millones en evitar sus despidos

placeholder Foto: EC.
EC.

Al menos 18 millones de trabajadores europeos están en casa desde hace un mes por culpa del avance del coronavirus y del golpe que está ocasionando al mercado laboral. Eso ha provocado que los gobiernos tengan que gastar miles de millones de dólares para afrontar ese gasto.

Las últimas estadísticas de los países europeos revelan la magnitud del daño provocado al mercado laboral, con la mitad de los trabajadores de Francia en su casa y al menos el 30% de los irlandeses sin trabajo. A eso hay que sumar los 22 millones de estadounidenses que han perdido su empleo en las últimas cuatro semanas.

Incluso con el plan de los gobiernos occidentales para reabrir las economías dormidas por el confinamiento, la posibilidad de los rebrotes provoca dudas a la hora de retomar la actividad. Es muy posible que el número de desempleados y de trabajadores enviados a sus casas siga siendo alto.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

En Europa, el coste de ese escenario para los gobiernos ya está siendo enorme.

Han intentado suavizar el golpe evitando los despidos masivos con programas para cubrir buena parte de los salarios de los trabajadores que no pueden desarrollar su actividad —aquellos que pertenecen a industrias no esenciales— mientras las empresas los mantienen en su plantilla. El coste de estos programas podría alcanzar los 135.000 millones de euros solo en Alemania, Francia y España.

Para ayudar a cubrir esa cantidad, los líderes de la Unión Europea estudian aprobar un préstamo de 100.00 millones de euros para los Estados miembros en la reunión de este jueves.

Pero incluso con el gran apoyo público, el desempleo va a seguir creciendo. Según los datos de McKinsey, hasta 59 millones de empleos están en riesgo en la UE y Reino Unido, el 26% del total. La consultora estima que un número similar, alrededor de 54 millones, también están en el alambre en Estados Unidos. Las señales de desempleo ya se están materializando en el Viejo Continente.

En Reino Unido, el Ejecutivo explicó el lunes que 1,4 millones de personas han solicitado el subsidio por desempleo en marzo, cuatro veces más que la media mensual del último año.

Foto: EC

Incluso en Suecia, donde el Gobierno ha confiado en el distanciamiento social voluntario y no ha decretado el confinamiento, los empleos se están perdiendo a un ritmo alto. Las agencias de estadística del país aseguraron que este martes había 76.000 personas menos trabajando que hace un año.

Las cifras de desempleo serían todavía más grandes sin la ayuda de los gobiernos.

Al contrario que Alemania o Italia, Reino Unido no tiene iniciativas laborales preparadas para pelear contra la pandemia. Pero sí que se han apresurado a aprobar una medida que garantiza 2.500 libras mensuales por cada trabajador —o el 80% de su nómina— para ayudar a las empresas que sin ese apoyo tendrían que despedir.

Esa regla entró en vigor el lunes y hasta 140.000 empresas solicitaron las ayudas en las primeras 24 horas. El responsable de Hacienda, Rishi Sunak, ha afirmado que se podrán salvaguardar un millón de puestos de trabajo con este programa.

placeholder Calles desiertas en el centro de Londres. (Reuters)
Calles desiertas en el centro de Londres. (Reuters)

Otras estimaciones apuntan a que la cifra será todavía mayor. Resolution Foundation, un 'think tank' que se enfoca en el empleo, considera que se podrían pagar costes por 8,3 millones de trabajadores, evitando que el número de parados se eleve hasta los 11,7 millones.

James Timpson, director ejecutivo de Timpson Group, una cadena británica con más de 2.000 tiendas en las que reparan calzado y copian llaves, ha asegurado que 5.300 de los 5.500 empleados de la firma están en sus casas. El programa de subsidios servirá para que todos ellos reciban su sueldo completo hasta que puedan reabrir sus locales.

“El responsable de Hacienda es como un cirujano que está haciendo una operación a vida o muerte, pero que te dice que confía en mantenerte vivo y que estarás bien cuando te despiertes”, dice Timpson.

El Gobierno francés dijo el viernes que ya ha ayudado a 785.000 empresas a pagar los costes de 9,6 millones de trabajadores, casi la mitad de todos los que trabajan en el sector privado. En Italia, 250.000 empresas que emplean a cuatro millones de personas habían solicitado la ayuda hasta el 7 de abril.

Foto: Muriel Pénicaud, ministra de Trabajo de Francia (Reuters)

Alemania, por su parte, había recibido peticiones de 725.000 empresas para unirse a su programa hasta el 15 de abril. La asociación del sector del metal, donde están incluidos los trabajadores de la industria del automóvil, estima que 1,2 millones de empleados de su sector están cubiertos, y que otro millón se unirá pronto.

Irlanda está más cerca de Estados Unidos que de Europa en su legislación laboral y ha visto cómo su tasa de desempleo se ha disparado pese a aprobar un programa de trabajo temporal. El Gobierno explicó el lunes que 46.000 empresas se han unido a dicho programa, y que 584.000 reciben beneficios para paliar los despidos. Eso significa que el 40% de la fuerza de trabajo de Irlanda cuenta con una u otra ayuda pública.

“Más de un millón de personas están recibiendo algún tipo de apoyo económico estatal, una situación sin igual en la historia de nuestra nación”, decía Regina Doherty, ministra de Empleo.

placeholder La ministra de Empleo de Irlanda, Regina Doherty. (Reuters)
La ministra de Empleo de Irlanda, Regina Doherty. (Reuters)

A través de su Programa de Desempleo por la Pandemia, el Ejecutivo irlandés paga 350 euros a la semana, una cantidad bastante por encima de los subsidios por desempleo habituales.

“El enorme número de peticiones sugiere que las generosas cifras del programa han provocado que muchos trabajadores, sobre todo aquellos que están a tiempo parcial, hayan dejado su empleo de forma voluntaria, acentuando el daño al mercado laboral”, explica Conall Mac Coiller, economista jefe en Davys.

El coste de estos programas es enorme. Según la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria de Reino Unido, si 8,3 millones de trabajadores recibieran la ayuda pública durante tres meses, el coste sería de 42.000 millones de libras. No está lejos de todo lo que pide prestado el Gobierno británico, provocando que la deuda pública se eleve hasta cotas sin precedentes en tiempos de paz.

En cualquier caso, da igual lo mucho que tengan que gastar los gobiernos. Muchos empleos, en sectores como el turismo o la restauración, no volverán.

“Dependerá de si hay cambios a largo plazo en los hábitos de consumo”, explica Susan Lund, socia de McKinsey en Washington. “No sabemos cuánto tiempo pasará antes de que nos sintamos cómodos pasando la noche en un hotel. Vamos a pasar por un cambio estructural”, dice.

Al menos 18 millones de trabajadores europeos están en casa desde hace un mes por culpa del avance del coronavirus y del golpe que está ocasionando al mercado laboral. Eso ha provocado que los gobiernos tengan que gastar miles de millones de dólares para afrontar ese gasto.

Reino Unido Economía Coronavirus