¿Sobrevivirán los bancos a la crisis de la Covid-19?
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
pese al apoyo del bce

¿Sobrevivirán los bancos a la crisis de la Covid-19?

Los gobiernos europeos están apoyándose en unos sistemas bancarios todavía débiles y que no han conseguido sacudirse los efectos de la crisis sufrida hace ahora una década

Foto: EC.
EC.

Los bancos de todo el mundo están prestando billones para mantener las economías a flote. En Europa, con la crisis de hace una década todavía presente, algunas entidades corren el riesgo de no resistir la presión.

Osvaldo Melon ha conseguido una moratoria de seis meses en los pagos de un préstamo de 12.000 dólares. Desde hace 24 años, regenta un sólido negocio de componentes que vende a los fabricantes de avión en Turín, al norte de Italia. El coronavirus le ha obligado a detener la producción. Todavía no sabe cuándo podrá arrancar de nuevo y si sus clientes volverán. Los bancos que le dieron el préstamo están ahora expuestos a un impago.

Andreas Rademacher consiguió un crédito de seis cifras para no tener que cerrar sus dos hoteles. Los establecimientos, en la localidad alemana de Baden-Baden, deberían estar hasta los topes por las vacaciones de Pascua. Sin embargo, no tiene huéspedes ni reservas para los próximos tres meses. "Si la situación se mantiene, habremos gastado el crédito en poco tiempo. ¿Y luego qué?", se pregunta.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

Los bancos europeos son tan vulnerables como vitales en el sistema. Los mercados de bonos están menos desarrollados que en Estados Unidos, por lo que las entidades son las que se encargan de dotar de financiación a las empresas. El problema es que los bancos continentales han tenido muchos problemas para conseguir beneficios, ya que los tipos de interés se mantienen negativos y hay mucha competición. Su retorno medio sobre el capital —una métrica para saber cómo de rentable es un banco— estaba el año pasado en el 5%, la mitad que en EEUU.

Las firmas de 'rating' ya vigilan a los bancos para posibles rebajas en sus calificaciones. Los más expuestos a pérdidas podrían no ser capaces de satisfacer la demanda del mercado en España o Italia, donde muchos tienen a pymes como clientes y todavía mantienen créditos tóxicos de la anterior crisis. Los bancos alemanes, como Deutsche Bank o Commerzbank, también están bajo presión por el superpoblado sector bancario, que ya es el menos rentable de la eurozona.

Foto: Sede del BCE en Fráncfort. (EFE)

Ejecutivos, reguladores y analistas ya han dicho que los bancos pueden sobrevivir a un 'shock' de corta duración tras más de una década reconstruyendo sus límites de capital y gracias a la relajación de ciertas normas.

Pero si ese 'shock' dura más de unos meses, aparecerán las sombras. "Será el beso de la muerte para los países y la estabilidad de sus sistemas financieros. Las entidades en las zonas más afectadas necesitarán ayuda del Gobierno", dice Emilios Avgouleas, profesor de banca en la facultad de Derecho de la Universidad de Edimburgo.

Los gobiernos ya están dando garantías sobre más de 1.200 billones de euros en créditos y en algunos países incluso pagan subsidios laborales y retrasan el pago de tasas. En España, la demanda está siendo tan grande que los primeros 20.000 millones en avales se agotaron al momento. En Portugal, el primer paquete de 400 millones también se ha agotado.

Sede del Banco de España, en Madrid. (EFE)
Sede del Banco de España, en Madrid. (EFE)

Los bancos también están prestando sin garantías y ofreciendo más créditos para evitar que sus clientes colapsen. Unicredit, la entidad más grande de Italia por activos, ha recibido más de 100.000 peticiones de moratoria en préstamos a empresas y particulares, que suman un total de 10.000 millones de euros. De momento, el banco ha concedido la mayoría. Banco Santander, el mayor de España, ofrece 20.000 millones con facilidades y pago de intereses un año después.

Para mantener la rueda girando, el Banco Central Europeo está inyectando a los bancos 2.300 billones en créditos baratos.

"Los bancos son hoy parte de la solución. Somos mucho más fuertes y estamos preparados para capear desafíos globales como el coronavirus", explicó la presidenta de Santander, Ana Botín, a los inversores en su junta anual en Madrid, que esta vez se celebró por videoconferencia.

Foto: Ana botín (EFE)

Botín también ha advertido de la falta de instrumentos fiscales que tienen los países. Muchos otros ejecutivos de banca han pedido a la eurozona un programa de mutualización de deuda que ayude a los países más débiles. Los ricos Estados del norte siguen resistiéndose a implementar algo así.

En España, el Gobierno ha ofrecido 100.000 millones en avales para mantener vivas empresas cuyo negocio se haya congelado por la cuarentena. Pero solo garantiza el 70% o el 80% de los créditos, dejando el resto para los bancos. Por el contrario, el Ejecutivo alemán anunció la semana pasada que cubrirá el total de capital que demanden las pequeñas y medianas empresas, que son las que sostienen su economía.

"Las consecuencias de este escenario nos dejarán bancos más débiles en el sur de Europa, por mucho que algunos de ellos sean incluso más rentables que sus homólogos alemanes", explica Karel Lannoo, director ejecutivo de CEPS, un 'think tank' con sede en Bruselas.

Sede del BCE, en Fráncfort. (EFE)
Sede del BCE, en Fráncfort. (EFE)

El director del departamento de Mercados de FMI, Tobias Adrian, ha advertido de que la situación en muchos países europeos ya se asemeja a los escenarios más pesimistas que simulan los test de estrés, un examen que tienen que pasar las entidades desde la crisis financiera.

En España, en cuarentena desde mediados de marzo, alrededor de 900.000 personas, el 5% de la fuerza de trabajo, han perdido su empleo en dos semanas. En Francia, la confianza de las empresas está en su nivel más bajo desde 1989, cuando se empezó a medir. "Hay sistemas bancarios que tienen que ser reestructurados", dice Adrian, apuntando a fusiones.

Muchos economistas ya esperan que la economía de la eurozona se contraiga hasta un 20% en el segundo trimestre y que a final de año el retroceso sea del 10%. Para los bancos, ese escenario podría significar que los préstamos tóxicos, que ahora suponen el 3% en sus balances, se eleven hasta el 15%, tal y como explica Jack Allen-Reynolds, analista sénior en Capital Economics, una firma con sede en Londres.

Foto: Nueva York, centro financiero global, cerrada por el coronavirus. (Reuters)

"Los reguladores están haciendo todo lo que pueden para proteger a la banca, porque saben la importancia que tendrá en la recuperación. Cuanto más duradera sea la pandemia, mayor será la posibilidad de una crisis bancaria", explica.

Italia es un país especialmente frágil. Ha acumulado mucha deuda durante años con bajo crecimiento, lo que ha disparado su nivel deuda-PIB hasta colocarse solo por detrás de Grecia en la eurozona. Pertenece al euro y, al contrario que EEUU o Reino Unido, no puede controlar su divisa. Gran parte de su deuda pública, además, está en manos de sus bancos, lo que significa que, en esencia, son las entidades las que financian un Ejecutivo que garantiza sus préstamos.

A menos que los países de la eurozona decidan compartir la carga, "vamos camino de una crisis bancaria de proporciones significativas en unos 18 meses", dice Avgouleas.

Sede de Unicredit, en Milán. (Reuters)
Sede de Unicredit, en Milán. (Reuters)

En marzo, Italia, España y otros siete países pidieron la creación de un instrumento de deuda que permitiese a los socios más débiles recibir dinero sin que su deuda se dispare. Pero Alemania, Países Bajos y el norte se negaron a mutualizar la deuda.

Los créditos bancarios a familias y empresas ya rozan el 90% del PIB de la eurozona, según los datos del BCE. En Estados Unidos, esta métrica se queda en el 50%.

Umberto Carriera, dueño de cinco restaurantes ahora cerrados en el centro de Italia, asegura que las empresas podrían estar haciéndose un flaco favor pidiendo créditos cuando tienen pocas perspectivas de poder pagarlos. De hecho, está coordinando un grupo de miles de emprendedores a los que aconseja que no pidan nuevos préstamos.

Carriera ha conseguido una moratoria hasta septiembre de los 1.000 euros mensuales que paga de hipoteca, pero no tiene intención de pedir más ayuda financiera para sobrevivir a la congelación de la economía. "Un préstamo supone liquidez adicional, pero también deuda adicional", asegura.

Coronavirus Tipos de interés Banca Impago