China relaja el cerco de Wuhan, pero la lucha contra el virus todavía no ha terminado
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
restricciones de movilidad

China relaja el cerco de Wuhan, pero la lucha contra el virus todavía no ha terminado

Las autoridades de la ciudad han vuelto a imponer algunas restricciones a los residentes tras la confirmación de docenas de nuevos casos de personas asintomáticas

Foto: EC
EC

Líderes chinos y muchos expertos médicos han considerado a esta ciudad como un ejemplo de lo que se puede lograr mediante esfuerzos extremos para contener el coronavirus.

Ahora está claro que la batalla en Wuhan está lejos de haber terminado, y que el coste humano es mucho más alto de lo que se reconoce oficialmente.

La ciudad ha anunciado solo tres nuevos casos confirmados con síntomas desde el 18 de marzo. Las autoridades acaban de dar oficialmente por terminado el confinamiento de 77 días en la ciudad, permitiendo viajes de ida y vuelta a personas sanas, después de hacer más laxas algunas restricciones a los residentes para reavivar una economía local paralizada.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

En los últimos días, sin embargo, se han endurecido las restricciones en algunos complejos de viviendas y también se comunicó que otras medidas permanecerán como hasta ahora. Todo ello después de confirmar docenas de nuevos casos asintomáticos. Un periódico oficial dijo el lunes que podría haber entre 10.000 y 20.000 casos de este tipo en Wuhan pero este informe 'online' fue eliminado rápidamente.

Epidemiólogos, fuentes de inteligencia de EEUU y residentes de Wuhan sospechan que las autoridades chinas subestimaron sustancialmente el número de infecciones y muertes durante los últimos meses, especialmente en Wuhan, en parte para favorecer la imagen del presidente Xi Jinping. Estas dudas, combinadas con los informes de nuevos casos asintomáticos, están provocando temores de una segunda potencial ola de contagios que podría erosionar la afirmación de Pekín de haber dominado el virus.

La precisión de los datos de China, y cómo se comporta el virus en Wuhan después del 8 de abril, es fundamental para muchos otros países que se fijan en China como modelo para saber cómo manejar sus crisis, incluyendo lo que sucede cuando se levantan los confinamientos en las zonas más afectadas.

Foto: Un trabajador comprueba la temperatura de una mujer en Wuhan. (EFE)

Algunos investigadores que utilizan modelos estadísticos estiman que el número de personas que contrajo el virus en Wuhan podría ser más del doble del recuento oficial. Otros expertos y residentes creen que la cifra oficial de muertos excluye a aquellos que murieron en sus casas o que no pudieron hacerse la prueba al sufrir los primeros síntomas.

Las oficinas de información y las comisiones de salud nacionales y locales en Wuhan no respondieron a nuestras solicitudes de comentarios. Las autoridades chinas han negado haber reportado menos infecciones y muertes de las reales, y dijeron estar centrados en los casos importados del extranjero, así como en los casos asintomáticos.

Los funcionarios actuales y anteriores de EEUU dicen que las agencias de espionaje gubernamentales creen que las cifras oficiales de China sobre la pandemia son incompletas, en el mejor de los casos, y posiblemente engañosas, aunque no está claro si eso se debe al líder nacional de China o si son las autoridades locales las que intentan ocultar las malas noticias a Beijing.

Una mujer pasa ante un cartel del presidente chino, Xi Jinping. (Reuters)
Una mujer pasa ante un cartel del presidente chino, Xi Jinping. (Reuters)

Dijeron que los funcionarios locales y regionales se abstienen de informar sobre las malas noticias a los altos mandos en Pekín. Muchos epidemiólogos creen que China ha subestimado el número de infecciones y muertes, principalmente porque no se realizaron test en las primeras etapas y se diagnosticaron muchas bajas al principio como neumonía u otras afecciones.

El mes pasado, el primer ministro de China, Li Keqiang, advirtió a las autoridades locales de que debían dar información verdadera en los informes de casos. Lu Shaye, embajador de China en Francia, dijo en una entrevista televisiva que luego se compartió en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores, que el número de muertes en Wuhan por causas distintas al coronavirus en los dos meses posteriores al confinamiento fue aproximadamente el mismo que suele haber de media en enero y febrero, alrededor de 10.000.

De un modo confidencial, algunos epidemiólogos han expresado su preocupación de que funcionarios de toda China hayan sido menos estrictos con respecto a la realización de test en las últimas semanas para mantener las apariencias de que China logró reducir el número de infecciones.

Foto: Pasajeros de un aeropuerto de Pekín. (EFE)

Wang Wenjun, una ama de casa de 33 años y madre de dos hijos, dice que su tío, que murió en un centro de cuarentena el 31 de enero después de sufrir síntomas de coronavirus, fue uno de los casos no contabilizados. "Ni siquiera le hicieron el test: ¿cómo podría haber sido incluido en los datos?", preguntó.

Ella dijo que él y su padre, ambos taxistas retirados, desarrollaron fiebre poco después de que comenzara el confinamiento en Wuhan el 23 de enero. Las autoridades locales finalmente los llevaron el 30 de enero a un centro de cuarentena improvisado en un hotel, donde no se les hicieron pruebas ni fueron examinados por ningún médico, dijo. Su padre se despertó a la mañana siguiente y encontró a su tío muerto en la cama, dijo Wang.

Los funcionarios locales, que nunca confirmaron que su tío muriese de coronavirus, le dijeron a la familia que no podían recuperar sus restos, pero que podrían recoger sus cenizas transcurridos 15 días, dijo Wang.

"Sentí que fuimos abandonados por el gobierno y por la sociedad", dijo. "La ciudad entera se vio abocada a su suerte: si contraías el virus, sufrías. Nadie te iba a salvar".

Muchos países, incluidos EEUU e Italia, se enfrentan a sus propios problemas de conteo insuficiente al intentar realizar un mayor número de test y recopilar datos precisos. La cifra de muertos en Italia es mucho mayor de lo que se ha anunciado, según un análisis reciente del 'Wall Street Journal'.

Vuelta a la vida

Si bien algo de la vida normal y de tráfico han regresado a las calles de Wuhan en los últimos días, la mayoría de las tiendas y restaurantes siguen cerrados. Los funcionarios locales, con equipo de protección completo, aún vigilan las entradas a los barrios residenciales, algunos de los cuales están cercados con vallas y toldos de metal.

Las autoridades locales han dicho que las restricciones a los movimientos de entrada y salida de algunos complejos de viviendas seguirán vigentes después del miércoles, a pesar de las expectativas anteriores de que estas medidas serían más laxas.

Las autoridades, que habían reducido el número de pruebas realizadas después de que las condiciones mejorasen, lo han vuelto a incrementar, realizando test a 12.000 personas por día de media durante las últimas dos semanas, un 60% más que en la ciudad de Nueva York. El número total de test realizado a nivel nacional no se ha hecho público.

Hasta el 1 de abril, China no publicó cifras de casos asintomáticos, que se definen como personas que aún no muestran síntomas pero que han dado positivo y podrían contagiar a otras.

Desde entonces, las autoridades de Wuhan han reportado 194 nuevos casos asintomáticos. También dijeron el lunes que un total de 658 casos asintomáticos estaban bajo observación médica.

Antes de que el artículo fuese eliminado de internet, 'Health Times', una publicación afiliada al periódico oficial 'People's Daily' del Partido Comunista, citó a un médico experimentado en Wuhan diciendo que podría haber entre 10.000 y 20.000 casos asintomáticos en la ciudad, según una encuesta realizada durante los tres días anteriores.

El médico, Yang Jiong, jefe de medicina respiratoria en el Hospital Zhongnan de Wuhan, describió tales casos como "bastante aterradores", pero añadió que no parecían ser muy infecciosos. El Dr. Yang no respondió a nuestras solicitudes de comentarios.

Gente en las calles de Wuhan. (Reuters)
Gente en las calles de Wuhan. (Reuters)

"Los fuertes confinamientos en China rompieron muchas cadenas de transmisión, pero es poco probable que todos los casos hayan sido eliminados", dijo David Hui, profesor de medicina respiratoria en la Chinese University of Hong Kong. "La evidencia está en el número de casos asintomáticos en la comunidad". Y añadió: "Tenemos que estar atentos a una segunda ola de contagios en China".

Wuhan es, con diferencia, la zona más afectada del país, concentrando 50.008 casos confirmados de coronavirus (el 61% del total en China) y 2.571 muertes (el 77% del total nacional), según cifras oficiales hasta este lunes.

Las cifras reales de contagios en Wuhan podrían ser más del doble, según dos estudios recientes que estimaron que el total acumulado en la ciudad ya era superior a 125.000 personas en febrero.

Foto: La escritora Wang Fang

Un estudio realizado por investigadores de la University of Hong Kong, señaló que China cambió sus criterios de diagnóstico hasta seis veces, siendo una de ellas el 4 de febrero, cuando amplió considerablemente el rango de personas del estudio, lo que provocó un aumento en los casos confirmados.

Si la capacidad para realizar test hubiese estado al alcance durante todo el brote, y los criterios del 4 de febrero se hubieran aplicado durante la crisis en China, podrían haberse detectado 232.000 casos en el país antes del 20 de febrero, de los cuales 127.000 casos corresponderían solo a Wuhan, según estimaciones de los investigadores.

Escepticismo

Muchos residentes en Wuhan dicen ser escépticos en parte porque las autoridades locales trataron de encubrir la magnitud del problema desde el principio. La policía reprendió a varias personas que intentaron advertir a la gente a través de las redes sociales y las autoridades advirtieron a los médicos de que no hablaran públicamente sobre la enfermedad.

Las restricciones a las personas que querían recoger las cenizas de los familiares fallecidos de las funerarias antes de la ceremonia tradicional china del Día de las tumbas el sábado pasado, también despertaron sospechas. Este es un día en el que muchos chinos visitan las tumbas de sus antepasados. Las autoridades prohibieron a las personas acudir a los rituales de limpieza de las tumbas hasta el 30 de abril, diciendo que era para evitar la saturación en los cementerios.

Los cementerios y los crematorios han sido ocupados en gran medida por la policía y otros funcionarios, con carpas y escritorios improvisados en el exterior para procesar a los familiares en duelo. En el cementerio de Biandanshan, el más grande de Wuhan, un funcionario de control de epidemias dijo que habían tenido allí docenas de funerales en los últimos días, un poco más de lo normal, debido al retraso por el confinamiento, durante el cual el cementerio estaba cerrado.

Las autoridades chinas levantaron la cuarentena masiva de la provincia de Hubei, a excepción de Wuhan, su capital, el 25 de marzo. Dijeron que relajarían el confinamiento de la ciudad a partir del 8 de abril y comenzarían a alentar el reinicio de la actividad comercial.

En los últimos días, las autoridades de la ciudad aclararon que, si bien las personas sanas podrán salir y entrar a Wuhan después del miércoles, la mayoría de las restricciones a residentes se mantendrán vigentes.

"La situación de prevención y control de epidemias de nuestra ciudad sigue siendo sombría", se lee en un aviso del gobierno local publicado el viernes por la noche. Entre las amenazas que citó se encontraban casos asintomáticos y personas que volvieron a dar positivas en el virus después de recuperarse.

En el barrio Meihuachi de Wuhan, un funcionario local dijo que se habían encontrado cuatro o cinco casos asintomáticos durante el fin de semana en tres complejos residenciales cercanos, todos los cuales estaban nuevamente bajo cuarentena como resultado.

Taxis y autobuses en las calles de Wuhan. (Reuters)
Taxis y autobuses en las calles de Wuhan. (Reuters)

Dijo que algunos de esos casos habían sido descubiertos porque se les había hecho un test como requisito para poder volver al trabajo o salir de la ciudad.

El papel de los casos asintomáticos está siendo más observado recientemente en los EEUU y en Europa, donde la capacidad limitada de hacer test dificulta la detección de aquellos que no se sienten enfermos o no parecen estarlo. Los funcionarios de salud pública de EEUU han desaconsejado hacer el test a personas que no muestren síntomas. Sin embargo, conocer quién tiene el virus podría permitir estrategias de contención más específicas.

Para evaluar con mayor precisión el número de casos asintomáticos en China, las autoridades tendrían que realizar pruebas; lo ideal sería hacer análisis de sangre, bien a toda la población, para detectar anticuerpos, lo cual tendría un coste prohibitivo; o bien a muestras grandes de población, cuidadosamente seleccionadas. China dijo que había comenzado el muestreo de anticuerpos para comprender mejor las tasas de infección.

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)

Lin Xihong, profesora de Harvard T.H. Chan School of Public Health, colaboró en un estudio reciente que estimaba que Wuhan tenía un total acumulado de 125.959 casos antes del 18 de febrero, y que al menos el 59% de ellos quedaban "sin determinar" diariamente, muy probablemente porque no tenían síntomas o eran solo leves.

El alcance de una segunda oleada "dependerá de qué estrategia se implementará para detectar y aislar esos casos sin síntomas", dijo. "Esta es la pregunta del millón".

La Comisión Nacional de Salud de China dijo que 1.033 casos asintomáticos estaban siendo monitoreados hasta este lunes, pero aún no se han proporcionado cifras o estimaciones de antes del 1 de abril.

Otra incertidumbre es el número total de personas a las que China ha testeado en todo el país. Wuhan ha dicho que ha realizado 777.000 pruebas, suficientes para cubrir el 7% de la población de la ciudad y más de cinco veces la cantidad en Lombardía, la zona más afectada de Italia.

El volumen de test parece ser mucho más bajo en otras partes de China. Algunos epidemiólogos se preocupan de que los funcionarios locales hayan reducido deliberadamente el número de test para satisfacer las demandas políticas y demostrar que tienen la pandemia bajo control y culpar de los repuntes de casos a los importados del extranjero.

Dentro de la Casa Blanca, existe un amplio consenso entre los principales asesores del gobierno de que los informes públicos de China sobre los datos del coronavirus no son fiables. Las autoridades advirtieron que los analistas de inteligencia de Estados Unidos han concluido inequívocamente que el gobierno de Xi conoce el verdadero alcance de su pandemia de coronavirus y está tergiversando deliberadamente esas cifras. Un portavoz de la Casa Blanca no respondió de inmediato a nuestra solicitud de comentarios.

Un exfuncionario dijo que existe cierta tensión entre la Casa Blanca y los analistas de inteligencia, quienes creen que algunos funcionarios de la administración Trump están realizando una recopilación selectiva de informes del servicio de inteligencia para perjudicar a China.

Un funcionario estadounidense hizo una pregunta retórica sobre si el problema radicaba en la ofuscación por parte del gobierno de China, o si los funcionarios locales le quitaban importancia al problema.

"La respuesta es: todo lo anterior es cierto", dijo.

Coronavirus Hong Kong Wall Street Journal