Por qué el país más rico del mundo no tiene mascarillas disponibles
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
se disparan los contagios en el país

Por qué el país más rico del mundo no tiene mascarillas disponibles

EEUU gasta más en atención sanitaria que ningún otro país, pero los errores del pasado y las cadenas de suministro han dejado al país sin el equipamiento para proteger a sus habitantes

Foto: EC.
EC.

En un nuevo desafío a la sabiduría de la globalización, la lucha de Estados Unidos por conseguir mascarillas quirúrgicas, respiradores N95 y ventiladores mecánicos está poniendo de relieve los inconvenientes derivados de confiar en las complejas cadenas de suministro de hoy en día para la compra de productos médicos esenciales.

El martes, los estadounidenses se enteraron de que, incluso con el país casi totalmente cerrado, las muertes causadas por el nuevo coronavirus podrían sumar entre 100.000 y 240.000. China, la nación más poblada del mundo y una de las más densamente pobladas, ha comunicado un número total de fallecidos de menos de 4.000.

Un desastre de salud pública de esta magnitud siempre va a tener más de una causa. La más obvia es el rechazo durante semanas, por parte del poder ejecutivo de EEUU a reconocer la gravedad de la amenaza y el lento aumento de los test realizados. Sin embargo, para muchos estadounidenses, uno de los aspectos más desconcertantes consiste en no entender por qué la nación más rica y tecnológicamente más avanzada del mundo no puede proporcionar a sus ciudadanos y trabajadores sanitarios equipamiento médico para salvar vidas.

Suscripción completa a 'The Wall Street Journal' en ECPrevium

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

Años de baja inversión en planificación de pandemias parece ser, en gran parte, la razón. Pero, al igual que en el sector farmacéutico —que depende en gran medida de los productores chinos e indios—, la dependencia de las cadenas de suministro mundiales también dificulta la vida de los hospitales occidentales, que luchan por abastecerse de equipamiento.

Según Morgan Stanley, el 85% de la capacidad mundial de producción de mascarillas médicas se concentra en China, en comparación con el 50% de capacidad antes del impacto del nuevo coronavirus. También es un importante productor de fibras de polipropileno que filtran el polvo y los patógenos en los respiradores N95, en los cuales confían los profesionales médicos para protegerse. En 2018, China fue el mayor exportador de telas no tejidas, una de las cuales es el filamento de polipropileno, controlando el 18% del mercado de exportación global, según datos de Naciones Unidas. Estados Unidos, aunque es también un gran fabricante, es el mayor importador a nivel mundial.

Un aumento de demanda en los últimos dos meses —primero fue en China—, ha desencadenado una lucha mundial para asegurar la provisión de mascarillas y de materiales para fabricarlas. Las restricciones locales a las exportaciones de equipamiento médico desde Alemania, China y otros lugares han hecho que aumente la escasez. En un ejemplo reciente, el fabricante de mascarillas Medicom, con sede en Montreal, descubrió que sus fábricas con sede en China no podían obtener materiales de la zona, ya que los funcionarios los habían desviado con el fin de producir mascarillas para uso nacional. El Departamento de Salud y Servicios Sociales de EEUU dijo a principios de marzo que el país tan solo tiene alrededor de un 1% de las mascarillas médicas que necesitaría para combatir una epidemia de un año de duración.

Un médico sentado en un banco de un parque de Nueva York. (Reuters)
Un médico sentado en un banco de un parque de Nueva York. (Reuters)

Los ventiladores, necesarios para ayudar a respirar a los pacientes gravemente enfermos con coronavirus, también se producen a partir de piezas que se obtienen con frecuencia de distintas partes del mundo. En una entrevista con la revista Fortune publicada la semana pasada, el director ejecutivo de Hamilton Medical dijo que las restricciones rumanas de exportación de suministros médicos habían impedido brevemente que la compañía recibiera las piezas de los humidificadores necesarias para los ventiladores. Otros componentes, como tubos y mascarillas, a menudo provienen de China o de otros países asiáticos.

Al mismo tiempo, las empresas chinas que fabrican ventiladores están teniendo dificultades para conseguir algunas piezas como turbinas y sensores de Europa, según publica el South China Morning Post. Las fábricas en China ya están por fin acelerando en producción a medida que la epidemia se atenúa en el país, pero la capacidad de carga aérea ha disminuido y la mano de obra europea se está confinando cada vez más en sus hogares, al igual que sucede en los EEUU.

Los fabricantes de automóviles de EEUU, como General Motors y Ford, han expresado su interés en ayudar a aumentar la producción de ventiladores, pero si no se pueden asegurar el abastecimiento de piezas especializadas, quizás no puedan hacer demasiado. Actualmente, EEUU posee alrededor de 160.000 ventiladores, según la Society of Critical Care Medicine, muchos de los cuales ya están en uso. La American Hospital Association estima que cerca de un millón de pacientes podrían necesitar ventiladores en el transcurso de la epidemia.

Foto: Una pieza del respirador diseñado con colaboración de Mercedes. (James Tye / UCL)

Las nuevas tecnologías como la impresión 3D pueden ayudar a superar algunas dificultades, y los millones de estadounidenses que ponen en práctica el distanciamiento social en este momento, con suerte, ayudarán a evitar algunos de los peores escenarios.

Pero cuando termine la pandemia, uno de los cambios duraderos resultantes podría ser una importante reevaluación de las complejas cadenas de suministro existentes a nivel global para productos médicos esenciales. Las batallas de la administración Trump por el comercio mundial ya han puesto de relieve los riesgos políticos de la deslocalización de bajo coste y de los inventarios básicos de productos de consumo como automóviles y teléfonos móviles. Ahora las debilidades han aparecido en otro sector que potencialmente tiene un coste humano mucho mayor.

Muchos estadounidenses, como suponemos que haría también 'el tío Sam' [personificación de la patria para los estadounidenses], estarían dispuestos a pagar algo más por tener una cadena de suministro más fiable con el consiguiente coste añadido.

Coronavirus
El redactor recomienda