Los bancos pueden hacer más, pero deben tener cuidado
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Ante la crisis del Covid-19

Los bancos pueden hacer más, pero deben tener cuidado

Puede que bancos centrales como la Fed tengan que levantar ciertas restricciones, pero tienen que hacerlo de una forma que aleje todo lo posible el riesgo sobre el sistema

Foto: EC.
EC.

Si la última inyección masiva capital de la Reserva Federal no funciona en condiciones, es posible que su presidente, Jerome Powell, tenga que enfrentarse a una cuestión compleja: ¿hay que dar más libertad a los bancos?

El anuncio de la compra de activos sin límites afecta a los bancos, encargados de facilitar créditos y financiación a los pequeños negocios, unas medidas que de momento parecen haber calmado al mercado. El siguiente cable de seguridad con el que tendrá que lidiar la Fed puede obligar a la entidad a modificar algunos de los diques colocados durante la crisis del año 2008.

Foto: Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Reuters)

Las compras del banco central estadounidense han sido masivas, con intervenciones muy importantes en mercados como los 'repos', pero en la mayoría de ocasiones estos movimientos han sido como echar cubos de agua por un embudo: los verdaderos beneficiarios del programa apenas notaban sus efectos.

El embudo en esta metáfora son los bancos. Las operaciones de 'repos' diarias de la Fed, que en ocasiones alcanzaban el billón de dólares ofertado, apenas han cambiado, por mucho que eso no sea necesariamente buena señal. Que el mercado tenga liquidez es algo necesario, pero es mucho más complejo que ese capital se mueva correctamente a través del mercado y que pase de los grandes bancos, como JP Morgan Chase, Bank of America, Wells Fargo o Citigroup, hasta compañías más pequeñas.

Estas operaciones de 'repos' no son simple papeleo. Obligan a los bancos a expandir sus balances para poder aprovecharlas. Por ejemplo, estas entidades pueden verse en algunas ocasiones tomando posiciones de compensación con la Fed y con sus clientes, algo que aumenta todavía más su exposición y que no deja de ser una forma de apalancamiento.

El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters)
El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters)

Los bancos tienen límites regulatorios, tanto los que se ponen a ellos mismos como los que el mercado les impone en cuanto a sus niveles de apalancamiento. Eso afecta a la cantidad de 'repos' que son capaces de canalizar.

Por eso, por mucho que la oferta de la Fed sea ilimitada en algunos casos, es posible que tenga que liberar a los bancos de algunos de los límites establecidos sobre sus balances, como ya ha hecho con sus niveles de liquidez. A día de hoy, y sirva como ejemplo, las entidades que hacen compras de activos de fondos pueden sacar de sus balances dichas operaciones. Es algo que tiene sentido, sobre todo ahora que hay activos que no tienen ningún riesgo, por la garantía que ofrecen la Fed y, por extensión, el Gobierno estadounidense.

Para asegurarse de que los bancos no se apalancan en exceso, la Fed tiene que asegurarse de que todo lo que cargan en sus balances por el bien del sistema no acaba provocando daños a ese mismo sistema. En esa labor ayudarán el Congreso y el Departamento del Tesoro, que tendrán que dotar de medidas de protección. En este mundo poscrisis, los bancos no son almacenes de riesgos ilimitados.

Foto: (Reuters)

Para los inversores bancarios, relajar las reglas de endeudamiento para comprar activos respaldados por el Gobierno provoca una sensación agridulce. Pueden preocuparse menos por las alarmas que provoquen los movimientos de las entidades, pero también ven cómo sus inversiones tienen rentabilidades más bajas.

En el futuro inmediato, conseguir un modelo de rentabilidad de los bancos va a ser extremadamente difícil. Esa dificultad es, en cualquier caso, mucho mejor que preocuparse por la supervivencia de las entidades bancarias.

Reserva Federal Activos Jerome Powell Citigroup
El redactor recomienda