Por fin vuelven las salidas a bolsa
  1. Mercados
  2. Secretos del Private Equity

Por fin vuelven las salidas a bolsa

Después de más de cuatro largos años de sequía en los mercados de renta variable, parece que los inversores institucionales empiezan a retomar la confianza

Después de más de cuatro largos años de sequía en los mercados de renta variable, parece que los inversores institucionales empiezan a retomar la confianza y a suscribir órdenes de compra para poder llevar a cabo emisiones de acciones de nuevas compañías en el mercado.

La semana pasada se completó con éxito la salida a bolsa de Intelsat, el operador de satélites controlado por los fondos de Private Equity BC Partners y Silver Lake, que captó 500 millones de dólares. Esta cifra representa una cuarta parte de la capitalización bursátil de la compañía, que cuenta con un endeudamiento de 15.000 millones de dólares, lo que supone una valoración estimada de siete veces el EBITDA de los últimos doce meses.

Desde la irrupción de la crisis no se había sacado a bolsa una compañía con tanto apalancamiento, prueba del apetito creciente de los inversores por apostar por buenas compañías valoradas de forma razonable, aunque cuenten con niveles de apalancamiento elevados.

En la misma semana, también tuvo lugar la admisión a cotización de SeaWorld Entertainment, operador de grandes parques acuáticos en Estados Unidos, captando 700 millones de dólares entre inversores institucionales y valorando la compañía en 2.500 millones de dólares. La gestora americana Blackstone adquirió SeaWorld en 2009 a Anheuser Busch y ha estado barajando la venta de la compañía a otro fondo de Private Equity, aunque se decantó finalmente por la salida a bolsa, lo que le ha permitido multiplicar por más de dos veces el capital invertido en un periodo de cuatro años.

A lo largo del 2013, se han llevado a cabo tanto en Estados Unidos como en Europa 17 salidas a bolsa de compañías propiedad de fondos de Private Equity, lo que supone un aumento considerable respecto al año anterior. Especialmente en Europa, donde a lo largo de 2012 se materializaron cinco operaciones, una menos que las registradas en lo que llevamos de ejercicio.

Hay que destacar, además, que en 2013 se han llevado a cabo con éxito siete salidas a bolsa de compañías con valoraciones superiores a los 1.000 millones de dólares, donde se han captado más de 250 millones de dólares y que cuentan con niveles de apalancamiento superiores a tres veces el cash-flow operativo, superando en cuatro meses las operaciones de los últimos cuatro años.

El buen comportamiento de las acciones colocadas en las últimas semanas está animando a inversores y gestores a considerar nuevas colocaciones de compañías en las carteras de fondos de Private Equity. Son los casos deMerlin, el operador de parques temáticos de Lego, el fabricante de carretillas alemán Kion, la compañía de cable francesa Numericable o el fabricante de lentes de contacto americano Bausch&Lomb.

No es fácil llevar a cabo con éxito este tipo de operaciones y requieren que las valoraciones de las compañías sean razonables y se ajusten a criterios de valoración de mercado para atraer el apetito de los inversores que buscan desesperadamente oportunidades de obtener retornos atractivos.

La agresiva política de cada vez más autoridades monetarias de inyectar liquidez en el sistema y mantener tipos de interés muy bajos está despertando el apetito de un número creciente de inversores por activos de riesgo que les proporcionen rendimientos a sus carteras de inversión. Constituyen muy buenas noticias para los gestores de Private Equity, que, por fin, pueden explorar los mercados de renta variable como alternativa para obtener liquidez de sus inversiones.